Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

¿Cuál es rol de las televisiones públicas en la televisión digital?

Escrito por el 16 agosto, 2007 – 11:17Un Comentario


A este comentarista que les habla hace tiempo que le llama la atención el que considero difícil e incierto papel de las televisiones públicas en el nuevo modelo televisivo que se avecina: hay cuestiones de índole política, es cierto, la mayoría de la sociedad parece satisfecha con que se empleen sus impuestos en elaborar programaciones que, en su gran mayoría, puede recibirse en el sector privado sin coste para el ciudadano o, alternativamente, son abonadas directamente por los interesados. Digamos que el déficit de las televisiones no genera protesta social de la misma forma que las debilidades de las infraestructuras.

Centrarse en aquello que el mercado no da, suele ofrecer poca discusión como razón de ser de la presencia del estado en los medios de comunicación, aunque curiosamente nadie lo reclama ni para internet, la prensa o la radio. Pero si una televisión pública se centra en todo aquello que el mercado no puede sostener por su carácter minoritario o insuficientemente masivo como para soportar los costes de producción que colleva, resulta un juguete demasiado caro como para justificarlo frente a los ciudadanos. Piénsese en la audiencia de La2, que seguro que una encuesta a pie de calle considera masivamente necesaria su existencia, pero que parece no dispuesta a verla. Paolo Vasile suele decir que hay dos televisiones: la que se ve y la que no se ve. Que cada uno saque conclusiones.

Independientemente de cuál sea la opción que cada uno elija, sí parece evidente que hay determinados aspectos que han desarrollado las televisiones públicas, especialmente por su historia, que merecen una serena atención desde el punto de vista de las nuevas tecnologías y su papel de propiedad pública. Antes de seguir, tengamos en cuenta que estas televisiones generan derechos de propiedad intelectual y que compran esos derechos y que, por tanto, se enfrentan al problema de decidir cómo la gestionan en la sociedad digital. También tienen un serio problema con la estrategia a seguir para ser vistos, pero eso hoy nos interesa menos.

Y ahí vienen las preguntas. En la sociedad de la información, que el mismo gobierno que es propietario de RTVE dice defender, parecen claras una serie de cosas: los contenidos se comparten y se reutilizan, el software debe ser abierto por la sencilla razón de que el software propietario pone en manos de intereses privados una información que, por su naturaleza, debe poder consultarse por sus propietarios, los ciudadanos, sin restricciones de licencias u obligados a pagar por ella más allá del coste de su gestión. Y aún así. Lo que redacto como afirmaciones, entiédanlo como interrogantes.

Eneique Dans refiere hoy las críticas a la BBC por la arquitectura de su plataforma de distribución de contenidos online, donde se presentan una serie de lugares un tanto indignados por la sombra de Bill. Con toda seguridad debido al problema de gestión de derechos, el acceso sólo puede hacerse desde IP’s del Reino Unido y muy probablemente se hayan visto los gestores del canal público británico muy convencidos por la solidez de los DRM’s de los señores de Redmond. Esto parece inevitable, salvo que cambie el sistema de comercialización de obras audiovisuales y acontecimientos deportivos. Pero lo cierto es que tanto la BBC como RTVE y el resto de cadenas públicas tienen un considerable patrimonio en archivos de noticias, programas de ficción, retransmisiones que puede que en algunos casos estén cercanos a ser de dominio público o su valor de mantenerse encerrados en oscuras salas sea tan bajo que la pregunta es si tiene sentido que los ciudadanos puedan acceder libremente a él.

Es decir, si no es una obligación que reclame el ciudadano que ese contenido sea puesto en disposición de forma libre (exige un serio análisis de la licencia a emplear), primero para su visualización on demand sin restricciones y, segundo, para su utilización en espacios educativos, artísticos o científicos. O, simplemente, para su empleo en la web social como medio de expresión. Y, derivadamente, qué tipo de software se emplea para que sea accesible.

El borrador de mandato marco de RTVE hace una serie de menciones a este tema que parecen orientadas en esa línea. Se refiere a una plataforma multimedia, hay referencias ambiguas a licencias no tradicionales y empleo de software libre. Me parece un interesante debate para abrir en España, precisamente cuando existen gobiernos autonómicos – Extremadura, todos lo sabemos – que hacen gala de su compromiso con la propiedad intelectual libre y que precisamente es propietaria de una cadena de televisión… Al igual que su famosa red de conexión de banda ancha de sus escuelas y su parque de ordenadores por alumno… ¿pondrán a a disposición de los alumnos y los ciudadanos sus contenidos con las mismas fórmulas legales para seguir creando? ¿Debe hacerse toda la producción propia de las cadenas públicas desde ya con licencias Creative Commons?.

Un Comentario »

  • zahorin dice:

    Muy interesante Gonzalo.
    En España somos poco proclives a exigir nuestros derechos, derivados del pago de nuestros impuestos.
    Éste me parece un buen motivo para hacer campaña y lograr el acceso a contenidos públicos.
    Desde Elche.