Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Joan Planas y la television 2.0

Escrito por el 19 septiembre, 2007 – 7:053 Comentarios

Anoche entre asombrados y entusiasmados unos cuantos nos vimos el show en directo de Joan Planas. La excusa era formidable: tenía recién adquiridos unos micrófonos inalámbricos de prometedora calidad y alcance que decidió probar asaltando las calles. Así, medio perplejos todos, y mientras Cristina tomaba la cámara desde la terraza de su casa, veíamos a Joan en plena calle (¡a oscuras!) probando la distancia hasta la que el sonido seguía siendo recibido por todos nosotros en nuestras casas a millas de distancia. Tal era el resultado y el entusiasmo que aprovechó para decirle a los paseantes que se cruzaban con él que miraran que estaban en la tele. Y ahí estaba la televisión 2.0.

¿Pero qué es la televisión 2.0? No voy a filosofar sobre los conceptos de participación y creación de contenidos. Lo interesente de la reflexión, para mí, se centra ahora en otros puntos: como Héctor Milla anda enfrascado en construir un debate sobre el futuro de la televisión (PVR y yo seguimos cambiando correos, algo bueno puede salir), voy a proponer un punto de discusión. David Letterman hizo hace años algo parecido a lo de Joan Planas anoche con un éxito de audiencia impresionante: mandó una ENG a la calle y desde el estudio pedía a gente que pasaba por la acera cosas como que le enseñara lo que tenía en los bolsillos, o entraban en una tienda de revelado y le pedían a los clientes que enseñaran sus fotos. Otra vez se asomó a la ventana y le pidió al primero que pasó que subiera al estudio. La diversión residía en la cantidad de situaciones inesperadas y la perplejidad del espectador al ver el desconcierto del directo, eso de “sí, le están viendo millones de personas”. Emilio Aragón intentó copiarlo hace años, pero no le salió tan gracioso. A Joan le veíamos once (por algo se empieza) pero la espontaneidad y la interactividad (otros concepto para la televisión 2.0) crearon una dinámica espectacular: Joan terminó invitando a cenar a todos.

El punto esencial de lo ocurrido no estaba en la bajada a la calle, ni en la interacción (hasta hoy, el público llamaba por teléfono, ahora manda SMS’s, ya chateamos, pronto mandaremos todos nuestra cámara del movil o la de casa…). Para mi reside en la disponibilidad. Es decir, David Letterman precisaba una infraestructura carísima (eso sin contar su sueldo) que exige la posesión de lo que la legislación española llama “título habilitante” que, dicho con malas palabras, es la patente de corso que le permite a usted el disfrute de ser uno de los pocos privilegiados con derecho a decir con imágenes lo que le dé la gana e, incluso, cobrar por ello a otros.

Quizá es reiterado, pero en mi opinión la verdadera dimensión de lo que ocurre con la tecnología es la libertad de emitir. Un fenómeno de profundas consecuencias sociales y políticas que ya se palpan: la supresión del intermediario hace que el poder de los tenedores de títulos habilitantes disminuya (vaya, que va a disminuir) al permitir que el ciudadano elija la fuente directa donde se produce la información y el ocio. Esto, sin embargo, no es el paraíso del productor de contenidos, pues encontrar la escala de espectadores que rentabiliza los costes de una producción sistemática y regular de cosas como las que hizo Joan anoche no es sencillo. A pesar de que bajan precios y escalas. Es verdad que el micronicho, el aficionado, las estrellas y las masas van a convivir, y que la subida por la curva de Chris Anderson está al alcance de casi cualquiera, el problema es que no le ocurre a cualquiera.

En definitiva, lo que gana la sociedad es un espacio de libertad para acudir en igualdad de condiciones de partida a la busca de espectadores. El problema de la televisión desde el punto de vista político y social ha sido la limitación del espectro, eso de que hay un número de frecuencias cerrado y nadie más puede entrar. Circunstancia que proporciona a los gobiernos un poder extraordinario al decidir y condicionar su reparto. ¿Tendría sentido con la extensión en este siglo XXI de las redes el que las marcas actuales de la televisión cedan su espacio radioeléctrico para que pueda ser usado por todo el mundo como garantía de accceso a los contenidos de modo itinerante y que se refugien sus marcas en las redes convencionales? Es decir, si por un cable o una red inalámbrica entro a al red y puedo acceder a cualquier contenido, ¿tiene sentido que parte del espectro esté en usufructo de por vida de una empresa determinada o debe forzarse la igualdad de condiciones y que las “emisoras” compitan en igualdad de condiciones en la red?

Sumado al concepto “on demand” como base del patrón del consumo de ocio, y el directo para acontecimientos o el desarrollo de talk-shows interactivos, puede que este aspecto caiga por su peso. Especialmente porque por la red la medición de audiencia y su segmentación es mejor y mayor. En este punto volveríamos al valor que le damos aquí al poder de los filtradores y las recomendaciones. Lo que parece que será lo mismo es que para hacer Los Soprano hace falta mucho tiempo y mucha pasta: cambiará la forma de darlo a conocer y su explotación, pero la necesidad de contar con poderosos padrinos (nunca mejor dicho) para grandes contenidos me temo que no va a desaparecer.

Aquí se lo dejo para su asueto y reflexión privada (o pública si se animan a contestarme aquí).

3 Comentarios »

  • Anonymous dice:

    Realmente la experiencia estuvo muy bien. Mientras esperábamos que Joan terminara de configurar el equipo, los espectadores del evento chateabamos y hacíamos bromas sobre lo que podía estar haciendo el protagonista del show. En la televisión de toda la vida nos hubiesen puesto unos “minutos musicales”, publicidad o cualquier otra cosa, pero aquí nos entreteníamos por nuestra cuenta. Planas había dicho por twitter que iba a ser una cosa muy breve para enseñar sus nuevos micros y yo no esperaba lo que ocurrió. Cuando ví que Joan estaba en la calle, exclamé, ¡se ha bajado a la calle! Llevo tienpo diciendo que para mí lo principal de la TV 2.0 no es la interactividad sino que podemos hacerla todos, la gente de la calle, sin depender de las grandes cadenas de TV. Me alegra mucho que tu recalques esa importancia en este post. Y el siguiente paso es el que ya ha dado Joan, conquistar la calle. Si Letterman sorprendía a la gente con su directo, cuanto más se sorprenderá la gente de la calle cuando un vlogger con una cámara doméstica le diga que está en directo en internet. Hay que aprovechar este momento en que aún es sorpresa. En un momento de la transmisión de ayer se escuchó a Joan saludar a un vecino que salía del portal de casa, y le comenté en el chat que entrevistara a la gente que bajara la basura. Que cara pondría un vecino que baja la basura y se ve en un directo televisivo emitido por internet para todo el mundo emitido por su vecino del cuarto. Esas situaciones hay que explotarlas y tomar definitivamente las calles. Anoche fuen un pequeño paso para Joan y un gran paso para la tv 2.0 🙂

  • guell dice:

    Bueno veo que dos micros inalámbricos, dos petacas y un showman como Joan (con la ayuda de Cristina off course) vana a dar mucho que hablar y debatir…sólo por eso ya se puede decir que lo de ayer fue un éxito fantástico.

    Aunque ya que se quiere abrir un debate voy a meterme en los puntos más conflictivos del tema, sin antes decir que hacía tiempo que no me reía, disfrutaba e interactuaba tanto por culpa de la TV, como se dijo en el chat, ayer Joan superó a Buenafuente de mucho.

    Pero puestos a fomentar el debate quiero plantear una pregunta ¿Fue lo de ayer TV 2.0? ¿Todo lo que sale en internet tiene que ser 2.0? Bueno han sido dos preguntas, pero no nos pondremos tiquismiquis a estas horas de la mañana, tengo que decir que desde mi punto de vista lo de ayer no fue TV 2.0, tampoco se que número ponerle, pero lo dejaría en TV 1.8. Evidentemente el show de ayer va más allá de lo que ofrecen las TV denominadas normales, pero le faltaba algo que creo que es muy importante y que en los directos es imposible cumplir, es decir, el CUANDO quiero verlo, es la pega del directo, que sino estás disponible te lo pierdes, ventaja que si que ofrece el contenido on-demand, y que creo que es uno de los puntos fuertes, aunque Joan lo grabó y una vez este colgado será tv 2.0 en estado puro.

    El tema del chat sólo es novedoso en el hecho que los presentadores pueden interactuar, como sucede en marcianos.tv, y el espectador pude comunicarse con ellos de forma directa y pedir cosas, pero sólo eso, el hecho de poder hablar entre nosotros no me parece novedoso, hay muchas cadenas o series que disfrutan de chats para que los fans comenten cosas durante la emisión del mismo.

    Otra evolución es que hace que lo de ayer supere a la TV 1.0 es el hecho de que se emita por internet, con eso se consigue romper las barreras de emisión impuestas por los estados, y el show de Planas se podía ver desde Japón a NY, cosa que en un directo de Buenafuente eso sería imposible, y eso le da un valor añadido al Show Planas.

    Aunque vistas del debate que quiere abrir Gonzalo, esto requiere un post elaborado y más reflexionado.

    Esperemos que Joan nos deleite con más directos de estos…..y que los grabe por si alguien en ese momento no puede estar on-line 🙂

    Un abrazo
    Güell

  • Pvrs dice:

    Comparto el análisis de Gonzalo.

    Para mi lo más interesante de Internet 2.0 es la democratización de los medios de producción audiovisuales y del espectro televisvo online. Desde hace bien poco, cualquiera puede producir contenido audiovisual (y de muy alta calidad) y ponerlo a disposición de todos los que cuenten con banda ancha, a un coste muy asequible para todos los agentes.

    Lo interesante es ver como va a afectar esto cambio revlucionario a todo lo que ya está montado, industria audiovisual, hábitos de consumo, ocio, industria de la atención….y entre otras cosas, a la TV, que sigue siendo de las pocas actividades de ocio que compartimos todos los seres humanos.

    Esta explosión de producción audiovisual va a encontrar la manera de llegar a su entorno natural, que es la televisión (TV 2.0?), como la corriente de un río.

    Lo apasionante es discernir el cómo? y el cuándo?. Uno de los temas clave para nosotros, que venimos discutiendo con Gonzalo, es el de la aparición de una industria infomediaria (como Google en su momemto con las urls) que actúe como filtro para el usuario, ordenando, facilitando, agregando valor y monetizando según los distintos modelos existentes (publicidad, cuota o bundle con otros servicios).

    Muy interesante digresión!. Me salen miles de temas relacionados: nueva publicidad, cadena de valor audiovisual (que se está meneando que no veas), audiencias, agregadores de atención…. uff!

    Creo que lo de ayer no será 2.0 hasta que llegue al salón de casa de la gente. Es más un 1.8..! 🙂