Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Cambiar duros por pesetas, ¿la mayor amenaza de la televisión convencional?

Escrito por el 30 enero, 2008 – 18:252 Comentarios


Lo decimos casi todos, pero si lo dice él, entonces es mucho más serio. Todos decimos que el modelo de negocio, el funcionamiento de la industria de la televisión, está seriamente herido por el advenimiento de la tecnología. Los más crueles van más allá y dicen que está muerta. El caso es que él es Jeff Zucker, el jefe de la NBC, que llevan meses escudriñando, ponderando e incluso luchando fieramente contra los nuevos entrantes (léase Apple) todo lo que tiene que ver con la digitalización del negocio.

Exactamente lo que dice Zucker es: tenemos que monetizar de modo efectivo todos los nuevos proyectos no vaya a ser que estemos cambiando dólares analógicos (más que duros) por pennies (céntimos) digitales. Él no lo dice, pero déjenme suponer las causas de esto: a) la publicidad no funciona igual: se paga más por éxito (es decir, por pinchazo, por espectador atento) que por situarse (que es lo que se hace con la tele: se pone un anuncio y sólo tengo que prometer volumen de televisores encendidos, no que lo vean), b) los precios no son los mismos, no se puede cobrar igual en la red que desde un monopolio de facto de las ondas: la gente no paga por ver la tele ni por navegar, pero tu contenido no vale lo mismo: es menos que el alquiler de un video club, es menos que una entrada de cine y ni siquiera puedes conseguir tanta gente viendo algo a la vez. Es decir, publicidad y descargas en la red son puro menudeo, es casi ganarse cliente a cliente: como si hacer televisión para la red fuera venta al detalle y para las ondas un negocio de mayoristas.

El otro día Enrique Dans reproducía un interesantísimo artículo del igualmente famosísimo Seth Godin: venía a santificar un fenómeno evidente, no puedes cobrar lo que se está cobrando por descarga. En vez de unos pocos dólares, Godin habla de unos pocos céntimos: alquileres a 0,50 dólares. Uno está convencido de que si los precios son muy bajos en la red, a nadie le importa pagar a cambio de garantías de servicio y disponibilidad, de ayuda en la localización de títulos y recomendaciones útiles. La pena es que eso vale poco, por lo que se requiere volúmenes muy grandes: es como vender botellas de leche en un país que no tiene hipermercados, has de llegar hasta la última tienda de barrio con tu camión y, encima, ser simpático.

El espectáculo y la cultura (se dice que eso es el cine y la tele) siempre han sido cosas consideradas como más bien lujosas. Las colecciones de discos eran un bien preciado y frágil, se guardaban las cintas de ¡betacam! con mimo con las grabaciones imperfectas de las películas que ponían las televisiones, orgullosos de los tesoros acumulados. Todo eso se ha desvanecido a golpe de click, es menos escaso y, por tanto, más barato: los economistas enseñan que el precio es la medida de la escasez de algo, y algo cuya copia tiene coste cero y cuya accesibilidad vía redes es universal, tiene un verdadero problema para defender márgenes.

Hablábamos ayer de cómo se las arreglaría Telecinco para mantener el desempeño financiero que tiene si tuviera que reestructurarse como la NBC dice que tiene que hacer, “de arriba a abajo”, from top to bottom. Si ese el reto para uno de los más grandes del mundo, si es ese el reto para el que más gana en toda Europa, mayor es para los que no lo hacen tan bien. Por si acaso, la presión de los lobbies de la televisión privada no deja de insistir en reducir la publicidad de las televisiones públicas: tengo menos tarta, expulsemos comensales. Pan para hoy, hambre para mañana y más problemas para el futuro de la televisión pública a golpe de déficit. Si, efectivamente, el mundo digital condena a vivir céntimo a céntimo, la reestructuración va a ser dolorosísima. Sería bueno que Antena3 nos contara (ya, ya sé que es secreto) cómo ha monetizado su lanzamiento de los hombres de Paco y si cabe deducir que hablamos de cacahuetes y no diamantes… lo malo es que siempre fueran cacahuetes.

Tambien avisaba el otro día que tenía pendiente de dejar referencia de una inquietante cita de uno de los jefazos de Paramount:

“There is revenue being created today,” said Paramount digital prexy Tom Lesinski. “It’s not a lot, but we’re not losing money.”

La pieza es de Variety y corresponde a una síntesis de un pánel de grandes productoras y su negocio de descargas: ni pueden vender toda la publicidad ni el flujo de ingresos se corresponde a la demanda que se tiene. Pero, qué gran pero, no están palmando pasta signifique lo que signifique esto. Lo que es obvio es que tampoco se hacen ricos. La última cuestión es cómo se gana el dinero y en ese mismo artículo parece que la apuesta de Holywood, a pesar de Apple y el itunes es la publicidad soportada por el contenido (vaya, la tele que conocemos) y no las descargas (eso que ahora se corresponde con la taquilla de digital plus y que nadie parece decir que es el mejor negocio del mundo).

Otra incertidumbre más que añadir al carro que ya tenemos.

2 Comentarios »

  • Alvaro [6bloggers.com] dice:

    Godin lo dice clarísimamente claro: “At fifty cents a rental, all desire for piracy goes out the window, replaced by convenience, ease of use and a clear conscience.”

    Pero entiendo el terror de los ejecutivos de TV y productoras acostumbrados a las grandes cifras cuando esto era un oligopolio.

    Yo siempre insisto en lo mismo, descargas, con publicidad o patrocinio si se quiere, a resoluciones más bajas adecuadas a los dispositivos que se utilizan (disco duro multimedia, iPod o similar), que no compiten con las ventas de DVD, con un precio por descarga casi simbólico. Y si se desea evitar el coste del ancho de banda, usando P2P.

    Y nada de poner 20 películas, o 30, u 80… pon todo el puñetero catálogo. Se un longtailer ¡coño!. El efecto de la larga cola no es sólo la segmentación, también es un aumento del consumo.

    De este modo cobrarás al menos algo de lo que ya se está moviendo en las redes P2P, y de lo que ahora no te llevas nada. Podrías sacar dinero por esos patrocinios (web de lanzamiento de una peli de James Bond, patrocinada por el nuevo BMW…) que se suma al precio de la descarga, que da igual si son 50 cents, o en algunos casos 2€, 3€ o incluso 5€, al menos el primer día de la promoción.

    En lo que no estoy de acuerdo con Godin es en que el mercado ahora es pequeño. ¿Nadie tiene las cifras de ventas de los discos duros multimedia?… porque es el artículo estrella en cualquier gran superficie y todo el mundo parece tener al menos uno.

    ¿Y qué decir de los iPods y otros cacharros que reproducen mp4?… ¿eso es un mercado pequeño?, si hasta cualquier móvil de penúltima generación reproduce 3gp. Hablamos de millones de commuters que podrían estar ahora viendo noticias, capítulos de series, o programación específica para el soporte (con publicidad!!) mientras van y vuelven del trabajo. ¡¡¡Entre 1 y 2 horas MAS DE CONSUMO DE TV!!! al día.

    Pero claro, es más fácil intentar cobrar 10€ por una descarga a ver si cuela.

    Lo siento, no cuela.

  • tyfal93 dice:

    Estoy con Alvaro: ¡mete todo el pu.etero catálogo! El coste de distribución por Internet es ridículo, sobre todo en descarga (el streaming algo más caro por mantener el bitrate).

    Es absurdo que haya miles de hogares con la misma película ocupando gigas en un multimedia player. ¿Cuántas veces en la vida ves repetida una película? Salvo las infantiles que se tragan los peques, claro.

    Y esto va también por las cadenas de TV: además de la emisión en directo, deja en Internet la última hora o dos horas, para que la gente pueda engancharse a un programa/peli/documental que está empezado. O ver el de la semana pasada, que lo perdiste. Algo como el canal+30 o el “Te lo perdiste”, pero a lo bestia (y mejor hecho, porque el “Te lo perdiste” no corta bien los programas, y por supuesto “House” no aparece).

    Sin embargo, sigue faltando el STB adecuado para sacar partido de todo esto. Un PC es demasiado complicado de configurar, mantener “vivo”, etc. Falta que venga por aquí algo como el TiVo, pero con acceso a catálogos off-line de cine y TV.