Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 Noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

ADN/Filmax: ¿dónde reside el valor de la presencia del cine español en la red?

Escrito por el 4 Febrero, 2008 – 9:133 Comentarios


Error500 es una página tecnológica que dedica un considerable espacio a hablar del video en la red. Además, tiene el detalle de referenciar este blog con una frecuencia y regularidad que no puedo por menos que agradecer. Hace cosa de un par de días publicó un titular absolutamente sugestivo, Cine gratis de Filmax en ADNStream al que siguió un interesante debate de los lectores, que es al que me quiero referir, pues plantea cuestiones agudas acerca de cómo se ha de configurar la monetización futura del video en la red y, de modo especial, qué sucede con el mercado español y, venturosamente, “en español”.

Antes de nada, es honesto decirles que mantengo relación profesional con ADNStream, con lo que todo el mundo puede interpretar mis comentarios de la forma que crea más conveniente, si bien aquí la clave no es tanto ADN como qué y cómo debe situarse un productor de cine – ¿español? – en la red. Un problema sobre el que se sitúan muchas variables, como la piratería (el top-manta es piratería), las redes P2P (compartir no es delito, pero afecta al modelo de negocio), el tamaño de mercado (este es un negocio de volumen) y, claro está, la reputación y valoración del público del cine español, que ya saben que es controvertida.

La crítica que se hace en los comentarios de Error500 se centra, por resumir, en la supuesta pobreza de contenidos, por antiguos o poco atractivos, que Filmax estaría ofertando al mercado (aunque no sé qué opinan de American Psycho, que no es nada desdeñable o, para cinéfilos, Bocaccio 70; incluso para niños, El Cid). Esta circunstancia haría poco decidida la apuesta de esta casa de producción (de las pocas que se puede decir que tiene un verdadero enfoque industrial del negocio del cine) por internet. Lo que les voy a argumentar es que una percepción limitada y algo injusta y que deben verlo con otros ojos: esencialmente, lo que ha hecho Filmax es un gran salto que pone la distribución de cine por internet en España en una posición completamente nueva.

Para entenderlo, vayámonos a la cola larga: precisamente se llama larga porque reúne todos los contenidos de baja demanda que no caben en las estanterías de una tienda, o que son poco visibles, y que en conjunto sus ventas no sirven para engordar las cifras del negocio tradicional. Es la ley del ochenta/veinte: el ochenta por ciento de las ventas la hacen el veinte por ciento de los títulos. Lo que se descubre en el mundo online al no existir limitación de espacio, es que el valor conjunto de las ventas de los títulos de baja demanda es no sólo grande, sino que esa ley de Pareto se cumple con parámetros mejores para la parte larga de la distribución: a lo mejor, en vez de ochenta-veinte hablamos de setenta-treinta o sesenta-cuarenta.

Para una productora/distribuidora como Filmax, lo que permite internet es explotar su fondo de catálogo de baja demanda (porque ha terminado su ciclo de explotación, porque no ha generado un público muy grande) de modo integral consiguiendo un ingreso que de otra forma sería difícil de conseguir. Entre tener cintas muertas de risa en un cajón mejor juntarlas todas y sumar los ingresos que el goteo de espectadores de ellas pueda generar de por vida: las lecciones de la cola larga incluyen que, por muy minoritario que sea un contenido, siempre termina viéndolo o comprándolo alguien al menos una vez por trimestre: esas son las lecciones que Anderson saca de Amazon y, mucho más interesante de Netflix, que es una referencia clara en el negocio del vídeo en la red.

¿No debieran poner algún título atractivo para atraer más público? Aparte de lo que hemos comentado, Filmax es dueña de su catálogo, no de todo el cine. Alguien dirá que a la vista de la ofensiva de Apple con iTunes y sus títulos recientes, junto con la “amenaza” de que el servicio se lanzará internacionalmente a lo largo de este año, algo debieran hacer. La verdad es que, personalmente, creo que todavía no tiene sentido. Verán mis razones: a) el negocio online tiene una monetización muy baja, por lo que no hay forma de mejorar los ingresos que puede suponer la explotación convencional hasta que esté agotada y esto es un negocio, hay que recuperar el dinero invertido: un pase en televisión, aunque sea barato, va a dar más dinero que el mundo online durante bastante tiempo aún; b) el público no está educado suficientemente como para aprovechar un lanzamiento en la red de la clase de títulos que maneja Filmax, no todo el mundo tiene acceso a red de banda ancha ni tiene costumbre de ver estas cosas por la red, especialmente no tantos saben como llevarse la imagen de ADN al televisor convencional donde puedo decir que las cosas se ven muy bien y c) hay que dejar margen para que gente que se juega mucho dinero experimente, aprenda y saque conclusiones sobre cómo se explota mejor un catálogo como el suyo en la red. Alguien que sigue su ejemplo es Paramount España, que ha puesto un interesante fondo de catálogo en Joost con películas de Jack Lemmon incluídas dobladitas al castellano.

Primero fue Filmotech, una iniciativa de los productores agrupados en Egeda para la venta de descargas “legales”, con los serios inconvenientes, en mi opinión, de los DRM que le vinculan al ordenador en el que se ha descargado y una experiencia de usuario no demasiado fluida. Ahora ADN ha puesto el cine a cambio de ingreso compartido. En marzo se anuncia la salida Filmin, una iniciativa que se presenta como “más de red” que Filmotech en la que se encuentran nombres ilustrísimos del cine español como Pedro Almodóvar (El Deseo), Gerardo Herrero (Tornasol) y distribuidoras como Cameo, Golem, Alta Films… lo más granado del cine de autoría e independiente.

¿Qué significa entonces la presencia de Filmax en ADN? Pues que se plantea de modo abierto el que en el cine español haya dos modelos de negocio visibles en la red, la descarga pagada y el ingreso compartido. Segundo, que consolida un movimiento que tenía y tiene que ocurrir dentro del mundo de la producción española y que inició Filmotech: la inevitabilidad de ir a la red y de encontrar las formas de monetización que financien el negocio. Añádanle algo más: aunque no cabe esperar que se pueda competir con Holywood de tú a tú, y que como decíamos hace poco aquí lo que parece que está por decidir es cómo se gestiona el modelo de ingresos para no cambiar duros por pesetas, una esperanza y un mercado posible es poder llegar en condiciones a todo el mercado en español, un problema verdaderamente serio ante el poco peso publicitario de América Latina y la dificultad de gestionar esa publicidad y de gestionar gustos tan diferentes.

Una última conclusión: se inicia una competencia entre agregadores de contenidos de vídeo para demostrar quién es capaz de dar mejores opciones de explotación, aunque puede que lo interesante para un productor, por el momento, es estar presente en todas partes y succionar dinero de todo tipo de usuarios: no todo el mundo trae todo el tráfico, no todas las experiencias de uso son vistas igual por todos, hay quien no quiere publicidad y, especialmente, en un negocio de acumulación de muchos pequeños pinchazos es la oportunidad de hacer volumen.

3 Comentarios »

  • PVRs dice:

    Muy esclarecedore el artículo, Gonzalo. 🙂

    Miles de preguntas. Yo soy partidario de un modelo freeview, sustentado en la publicidad. Por eso me parece muy interesante lo de ADN Stream. He visto los títulos y es cierto que no son para tirar cohetes, pero lo importante es que el catálogo esté ahí y que haya publicidad. Enhorabuena a Filmax.

    No he visto aún nada de publi en ADN Stream. ¿Quién está comercializándola? Qué modelo se está usando? CPM? Patrocionios? Venden en directo o es una central?

    Cuéntanos…!

  • Gonzalo Martín dice:

    El modelo que se ofrece a los productores es de reparto de ingresos. Se hace a través de una central, pero sobre formatos y otros detalles no puedo comentar más públicamente.

  • tyfal93 dice:

    No estoy de acuerdo que el enemigo del cine español sea la piratería ni el P2P: en ambos la presencia de películas españolas es mínima. Pásate por las mantas del metro o los mercadillos. La excepción son los “taquillazos” como “El Orfanato”, “Los Otros” o los “Torrentes”… pero esos ya recuperan suficiente.

    El enemigo son las distribuidoras, que obligan a las salas a “tragarse” muchas producciones americanas infumables, sólo por poder disponer de las “taquillazos” de la temporada. Aquí sí debería hacerse una ley protectora: si el 20% de las salas tiene películas españolas y se mantienen 1 mes como mínimo, al final los espectadores entrarán.

    Por supuesto, habría que recuperar el “buen rollito” con los espectadores, pidiendo perdón por todo eso de que el P2P es robar, etc. Si te han visto en la puerta de la SGAE defendiendo el canon, es probable que se acuerden de tu cara cuando miren la cartelera.

    Mejor cambiarlo por campañas positivas, del tipo: “en medio de la publicidad de la película XXX en ADN Stream, aparecerá un código que podrás canjear por un par de entradas para YYY”.

    PD.- felicidades por el excelente blog