Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

La Sexta eleva la puja de las televisiones en internet

Escrito por el 30 mayo, 2008 – 16:065 Comentarios


Orgullosamente, presentan sus nuevas webs anunciando la presencia de sus mejores programas en doble versión, la convencional definición estándar y nada menos que alta definición, señoras y señores. No sólo la presencia de calidades visuales superiores a lo normal es lo que diferencia la estrategia web de La Sexta, sino que puede decirse que, dentro de todas las que nuestras televisiones han puesto en marcha es la más… ¿cómo explicarlo?: si digo 2.0, queda no sólo gastado y oportunista, aunque sí es un término aplicable, pero se queda corto en la expresión de las sensaciones. En realidad, sentados frente a nosotros todos los padres físicos y putativos de la criatura, me quedé con la sensación de que había fans de internet tras mesa y micrófonos y que tenían grandes aspiraciones para el recién nacido.

No es únicamente el gusto de José Miguel Contreras – gran manitú de LaSexta – de presentar su televisión y la manera de entender televisión de su cadena como más avanzada que la de sus colegas ex-clientes (será porque alguien no para de llamarles aficionados), ni porque sea una toma de partido que reitera en internet. Es también el aroma que se percibe de palabras gestos y detalles como más nuestro, como más de gente de la red: aquí no hay figuras que se ponen la web en favoritos, aquí hay bloggers que hacen blogs sobre su oficio y no para sustituir a su oficio. Aquí se presenta una apuesta que no pretende ganar dinero desde el primer día y con mucha sensación de que se tiene que aprender por el camino. Un proyecto que busca estar posicionado antes de que se sepa bien de dónde viene el dinero por el principio de que hay que innovar. Y hasta el hombre que coordina la prensa es hipertextual (gracias, Arturo).

Por el lado estratégico, Antonio García-Ferreras (director general del tinglado) hablaba de ir a por ese público moderno y urbano que parece presentarse como la aspiración de la audiencia de su cadena, ese toque irreverente que adquieren entre Buenafuente y Sé Lo Que Hicisteis y llevarlos a internet además de, claro, cómo no, ser los más listos de la clase: lo difícil es pasar de las ideas abstractas a los hechos, y de los conceptos a las acciones prácticas para que la nube en la que más o menos vive internet se traduzca en cosas bien tangibles. El ejercicio de paso de la teoría a la práctica:

  • La estructura de La Sexta en internet queda desglosada en tres dominios: www.lasexta.com, convertida en la web informativa y promocional de la contenidos de la cadena gestionada por Imagina, www.lasextanoticias.com que ofrece lo que su nombre indica incluyendo los blogs de varios de sus periodistas más destacados, y www.misexta.tv destinada a lo que ya todo el mundo llama televisión a la carta.
  • ¿Por qué alta definición? Porque se desea acercar las sensaciones de la televisión al espectador de internet, una estupenda calidad de imagen y sonido que, además, permite provocar titulares y hacer eso tan televisivo de competir, ser los primeritos en España, seguramente Europa y tengo mis dudas de que en el mundo, de transmitir vídeos en alta definición con el apellido de una licencia de televisión de toda la vida.
  • Que la gente participe en los programas. La Sexta se hace por todos. Cada programa tiene su portal. No sólo se puede comentar con todo el entusiasmo y todas las funcionalidades que esperan los bloggers (también tags y widgets), sino que se crea una “comunidad la Sexta” que Contreras presenta como la forma de ir creando marca (otro síntoma de la profundidad conceptual que buscan), pues se entiende que la gente hasta ahora ha visto programas y no cadenas y que se trata de crear un público propio afín a unos contenidos y a la forma de relacionarse con ellos.

Llevarse a la presentación a blogueros prestigiosos (y no lo digo por mí, sino por los de seguimiento y reputación ubicua) tiene ciertos riesgos. Me da que somos más incisivamente preguntones que los redactores de guardia y que, al menos eso nos dicen en los pasillos, decimos con más claridad los elementos que gustan y no gustan. Así, César Calderon expresó el lamento de los creadores de la red que no son citados de modo directo (nos quedamos en “un vídeo de YouTube”) y arrancó la promesa de la cadena de ser citados como fuente.

No había declaraciones sobre publicidad y modelo de ingresos (tampoco se arrancó mucho de rtve.es no hace tanto): al preguntarlo se nos dijo que tenían previstos algunos sistemas de pre-roll (al visitar las páginas se pueden ver espacios previstos para insertar banners y cosas por el estilo) pero que el diseño basado en flash no va a ser un gran generador de páginas. Es aquí donde se nos explica que prevalece la idea de presencia y posicionamiento sobre la de rentabilidad más que nada, me parece a mí, porque nadie sabemos dónde está aún.

Se quería saber sobre la presencia de archivo consultable. En una respuesta muy de red, se nos dice que será el público el que decida qué vídeos conservar y qué vídeos desaparecerán: para eso sirve la “comunidad”. Por otro lado, y aún siendo una cadena que por su juventud no tiene un archivo espeluznante, sí son muchas las horas que se han generado ya. Esperar que todo el histórico de Buenafuente esté consultable así como así, pues seguramente es pedir demasiado en un momento de mercado como éste: para una cadena que es conceptualmente tan agresiva, los puristas nos podemos poner añorantes del lugar que queda para la larga cola, pero sin publicidad a la vista, la expectativa de monetización es lejana y los costes de ancho de banda, alojamiento y servicio no son nada desdeñables. Se da buen servicio aunque no todo el servicio posible o deseable: el sueño de internet contra los números ¿del corto plazo?.

Creo que a todos los presentes nos gustó mucho la fuerza del player, el visor (excelente nombre) de su televisión a la carta y sentimos que había esa querencia por buscar un punto diferencial y, al menos, ganar la batalla de la imagen sobre quién da más en la red. El producto es bueno, se siente diferente en lo que puede ser diferente y, sobre todo, confirma que ésta es una carrera que adquiere velocidad y en la que el tirón de las televisiones y sus organizaciones de ventas empezarán a dar forma a un mercado que parece que tenemos ahí delante, como un elefante al que no pudiéramos ver y sólo palpáramos algunos pedazos de su piel.

Actualización: Me escribe Pau Llop para un tema que sí tiene su trascendencia y que no he comentado: la cuestión de la alta definición. Si hay algo confuso a nivel popular, es qué es alta definición. Un comentarista en la página de Pau habla de timo y de denominación de marketing con la idea de HD (alta definición) a 480p y no 720p, que es el estándar aunque se suele decir que lo verdaderamente estupendo es 1080p. Vimeo, un agregador de vídeo en la red ofrece calidad 720p, numerito que cualquiera puede encontrar en los televisores de las tiendas que se venden para alta definición. 480p para televisión no son admisibles, pero en la red no es infrecuente que a este nivel de definición se emplee en muchos tráilers de películas y se le llame alta definición. Por ejemplo, pueden ver este tráiler de Indiana Jones en 480p presentado comercialmente como alta definición y me dicen qué tal se ve: al final, la cuestión de percepción esencial es que el cuadrito es más pequeño. Lo que hacen cada una de las resoluciones se puede consultar aquí. En la televisión a la carta de La Sexta se dice que HD480p es un formato reconocido por Apple (Quicktime) y Adobe (flash). Se emplea el códec H.264 que, astutamente, se precisa que es el empleado para tratar la señal de alta definición del broadcast, lo que suena a protección frente a críticas. En definitiva, no es la alta definición que se espera cuando se habla de alta definición entre profesionales, pero sí es un formato de excelente resolución para la web (una transferencia entre 1,5 y 2 Mb por segundo, que está pero que muy bien) y que permite dar una calidad de imagen bastante mejor que lo que veo muchas veces en la TDT: miren los vídeos de Buenafuente que nos acaben de poner y vayan luego a YouTube y comprueben la diferencia de experiencia. ¿Y pues? Pecado venial. ¿Si Vimeo lo hace a 720p por qué La Sexta no? Que lo digan ellos, pero una razón es el coste del ancho de banda y, otra, que la tasa de transferencia no sería buena para todas las conexiones. Ahora suena un poco oportunista, pero si no he titulado con las palabras alta definición es precisamente porque no lo es del todo, aunque sea estupendo.

Actualización 2: FórmulaTV ha titulado magníficamente que La Sexta cuelga todos sus vídeos “en alta resolución”. Creo que es la manera de decirlo.

Actualización 3: Una corrección. Arturo me cuenta que no es el responsable del tema de prensa, pero que sí he encargado de juntar unos cuantos amigos de la red con algún criterio a la par que amistad. En todo caso, sigue siendo válido el agradecimiento, señor.

5 Comentarios »

  • Enrique Castro dice:

    http://www.akamai.com/html/forms/reply/online_video_channel.html

    Esto si es HD y no lo que dice la cadena esta. (Mirar las demos al final de la web)

    Un poquito de por favor, que esto es como lo de la web 2.0 y todo el mundo va y se lo creé después.

    Contrastar las fuentes por favor.

    Un saludo

  • Gonzalo Martín dice:

    Si tienes razón, Enrique: pero lo cierto es que hay dos marcas como Apple y Adobe que a esto lo llaman HD480p. Y que en muchos sitios incluyen este estándar en “alta definición”. Desde luego no para broadcast. Es una denominación de marketing, cierto y, desde el punto de vista linguístico, ¿quién dice que no al lado de lo que se suele ver? Además no engañan a nadie: ponen HD480p a la vista.

  • Enrique Castro dice:

    Pues entonces Gonzalo llevo más de 3 años haciendo “HD” en formato 400 kbps y sin saberlo.

    🙂

    Será cuestión de hacerlo en formato 700 kbps.

    Aunque me llama poderosamente la atención el grado de credibilidad que otorgamos a diferentes tipos de iniciativas. Si es grande, gran credibilidad…si es pequeña…

    Tu al menos te has tomado la molestia de contrastar.

    Un saludo y gracias por contestar.

  • Gonzalo Martín dice:

    En realidad, y no tengo la certeza de decir algo técnicamente irreprochable pero no me alejo, es que nos están poniendo calidad DVD, que está bien. Si dos marcas grandes, que es en lo se amparan, que mueven dos estándares tan potentes y utilizados como Quicktime y Flash desarrollan una denominación comercial que es HD480p pues no podemos decir que mientan. Pero sí que fuerzan las cosas para crear un impacto noticioso que marque la diferencia: es la mejor manera de explicar que ellos se ponen por delante en la experiencia visual por delante del resto. Vanguardia no soportada por un modelo de ingresos consistente.

    Al final, estos son los dilemas de gestión: avanzar tomando decisiones (apuestas) de más riesgo o más conservadoras. La decisión, el usuario: si esto mueve tráfico, los demás irán detrás. Si se puede vender el anuncio más caro, ni te cuento. Esa es la prueba del algodón.

  • Enrique Castro dice:

    Cierto.