Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Sezmi: ¿el primer asalto de la verdadera TV 2.0?

Escrito por el 2 mayo, 2008 – 9:33Sin Comentarios


Dicen los cronistas que Sezmi se pronuncia says me, una especie de viva yo que presuntamente iría a la esencia de lo que es la televisión dos-punto-cero si es que alguien se atreve a decir lo que es, que yo sí, y que digo que, en esencia, no es otra cosa que la personalización absoluta del consumo de vídeo. Ver lo que quieres, cuando quieres y como lo quieres.

Eso implica algo comentado y repetido por todos. Que el usuario, al que no le gustan nuestras palabras, ni entiende ni está interesado en nuestras reflexiones, lo que quiere es ver, y le importa una higa milenaria de dónde proceden las imágenes. Se sienta en el sofá, la silla o lo que tenga y pincha y pulsa para ver y, pensamos, participar: las llamadas a la radio siempre fueron un síntoma y en algunos sitios parecen caerse del guindo a estas alturas. Pues bien, Sezmi se anuncia como el primer servicio que integra broadcast, cable e internet en un mismo aparatito: el santo grial, una búsqueda en toda la industria – ahora les cuento algo – y que me inquieta bastante en la medida que no dicen en ningún sitio cómo resuelven el asunto de la reproducción de flash, el sistema por antonomasia del video en la red.

Hizo Sezmi, parece ser, algunas apariciones en el último NAB (hace cosa de semanas, la feria profesional más grande del mundo que se celebra todos los años en Las Vegas), un hecho sobre el que me voy a detener. No ha sido la única empresa del mundo de la nueva televisión que se ha pasado por allí. Y esto es sumamente trascendental, porque en las ferias profesionales aparecían esencialmente los profesionales del broadcast y la producción convencional, más las corbatas de la IPTV. El vídeo en la red era o es en cierta medida algo con un tono algo frikista y cuyo desarrollo tiene muchos componentes amateur y de aprendizaje de personas que vienen antes de la tecnología que del vídeo. Con esto no quiero decir que Sezmi sea un producto internetero, todo lo contrario, es un desarrollo con todos los atributos propios de la electrónica de consumo, pero meter internet en la tele, a pesar de Bravias y otras hierbas, sigue teniendo un componente algo esotérico.

¿Qué hace Sezmi? Lo hace todo, aunque no sé cómo hace algunas cosas: reproduce la televisión convencional, el cable, almacena películas y se conecta tanto wireless como recibe señal digital terrestre. Atención: el disco duro que incorpora tiene UNA TERA y dicen que pronto SERÁN DOS de almacenamiento. Y es que piensan en alta definición. Se conectan a la red para acceder al vídeo, funciona al menos como un DVR (el matiz hacia el PVR no se explicita), tienen un mando a distancia y un interfaz de usuario de lo más atractivo. Importante: no se compra, sino que uno se abona al servicio y dicen que es más barato que el acceso al cable actual.

No se queda ahí: el producto está diseñado con funciones sociales, de modo que se pueden compartir listas de reproducción con familiares y amigos. El diseño permite, además, ofrecer publicidad personalizada. Sería absurdo que no hubieran concebido este componente, más teniendo en cuenta que todos los operadores de cable están trabajando en ello: publicidad personalizada y medida de forma diferente. Por último, esto se lanza sólo y únicamente en diversos mercados de prueba.

Un aspecto esencial del proyecto es que se desarrolla comercialmente creando una ecosistema de alianzas y conexiones con proveedores de telecomunicaciones, emisoras de televisión y proveedores de contenido. Obviamente, las claves son dos para hacer lo evidente: tener un cacharro que funcione (porque lo que hace éste es lo que todo el mundo quiere que se haga) y, dos, tener acceso al contenido que la gente quiere ver. Podríamos añadir otros elementos básicos, como usabilidad y recomendaciones, pero eso son secundarios si no se tienen las condiciones suficientes: el hardware es fácilmente imitable en plazos breves, que lo que corra dentro sea atractivo diferencia a un cacharro sobre otro, especialmente en el momento de tomar la decisión de compra.

El titular se muestra entre interrogantes por la prudencia y consideración de que todo lo que tenga que ver con meter cacharros en el hogar para ver la televisión, más las dificultades históricas para que lo que esté en internet se vea en la televisión del salón, son reales y diría que colosales. Pero marca una tendencia evidente para los próximos meses y anuncia un 2009 un tanto de infarto. Miren: ahora mismo, son montones de empresas las que buscan la forma en que con un aparato no mucho más caro de doscientos euros se pueda uno conectar al televisor para ver la TDT, grabarla y entrar en la red. Las dificultades técnicas pasan por hacer eso a ese precio al tiempo que el reproductor de vídeo de Adobe – flash – funciona bien y lo hace de modo asequible. Pero los oráculos dicen que todo esto estará resuelto para el otoño.

Me envían un correo con la información del proyecto Open Screen de Adobe que tiene la evidente intención de hacer el deseado anytime, anywhere, anydevice una realidad consistente. Lo que ahora entraña dificultades al requerir pasar por la caja y el peaje de Adobe parece ser que va a ser abierto y, por tanto, propagable masivamente. A ver qué pasa con Silverlight. Veo entre los partners a NBC-Universal, y eso es casi todo lo que necesito saber: la carrera de la convergencia con el televisor se ha abierto comercialmente, la tecnología está madurando a la velocidad que acostumbra y los proveedores de contenidos están ahí. Hay una diferencia esencial entre los propietarios de derechos desde hace unos meses a ahora mismo: quizá no les guste, pero saben que no tienen más remedio que entrar en la red y en vez de luchar emocionalmente contra ello están viendo cómo entrar en ello.

Para todos, fabricantes de hardware, propietarios de contenidos, emprendedores de la red, la poderosa síntesis que el CEO de Sezmi realiza sobre de qué va la tele de los próximos años me parece un sencillo hexálogo de lo que hay que saber:

  • El televisor ha de ser el centro para experimentar el vídeo por parte de los consumidores, y la forma en que hoy se da el servicio debe ser redefinida.
  • Incluir el contenido broadcast convencional es crítico para el éxito.
  • El video a la carta y la alta definición suben, la resolución estandar y la televisión lineal, bajan
  • El acceso a redes wireless de calidad será frecuente y común
  • La publicidad será la llave para la generación de valor en el futuro
  • El coste del almacenamiento camina a ser virtualmente cero

Sencillo, breve y elementos que ya sabemos, pero está dicho hace un año.

Los comentarios est&án cerrados.