Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Coalición de productores de cine, SGAE, Promusicae et al para presionar por el modelo francés anti descargas

Escrito por el 10 junio, 2008 – 0:124 Comentarios


No he asistido a los screenings (“proyecciones”, pero en el cine todo tiene su jerga cuando se trata de un encuentro industrial) celebrados ayer en Madrid (antes era en Canarias y es una plataforma para la venta internacional de cine español), pero Variety cuenta en perfecto inglés y no difiere mucho del perfecto castellano de Cine y Tele, que los productores españoles (Egeda) se alían con entes generalmente tan poco queridos por el público como SGAE, Promusicae, la FAP, Adircae y Adican para presentarse el próximo día 17 de junio como un nuevo lobby que aspira a imponer a las descargas en España los mismos controles que los franceses han puesto a las suyas. Hablo de los gobiernos, claro.

Confieso que con el calor retórico que suscita esta cuestión, y ser quienes son algunos de mis clientes, cualquier cosa que diga sin la presencia de mi abogado puede conducirme a algo más que la cárcel de papel. Pero a ellos mismos les cuento que la distribución digital es un hecho y que más vale subirse a la ola que ponerle puertas al campo. El problema, debe admitirse porque es cierto y entraña serios fundamentos, es que en medio de la transición de modelos de negocio existen verdaderos damnificados: adquirir películas para su distribución en España con los cuantiosos anticipos que se pagan a los productores internacionales para ver que no tienes el control y que, decepcionantemente, la gente decide verlas sin importarle el grado de calidad, no sólo pone los pelos de punta, sino que conduce a serias dificultades económicas a bastantes organizaciones.

Primera consecuencia: los derechos de las películas no valen lo que valían. La cuestión es si uno se pica en plena subasta y quiere el título a toda costa. Pero supongo irreversible hoy por hoy, 3D mediante, el que el precio de los derechos debe o tiene que bajar, que constato que ha ocurrido. Se queja Enrique González Macho de que las televisiones no quieren títulos antiguos porque llegan machacados, pero eso ya venía ocurriendo por el sistema de explotación en ventanas sucesivas. Se quejan también de la reducción de ventas de DVD. Al tiempo, Filmax anuncia que lanzará su propio portal para ofrecer las películas en streaming. En ADNStream piensan que el streaming canibaliza al pirata pues ofrece la posibilidad de ver la película de modo controlado y financiada con publicidad (evitando el prolongado tiempo de descarga en un entorno verdaderamente on demand), pero la publicidad aún no mueve todos los dineros que se esperan para cambiar unos ingresos por otros: de nuevo, la paradoja de cambiar duros por pesetas. Del otro proyecto, Filmin, con El Deseo (Almodóvar) entre sus socios llega un silencio demasiado estruendoso.

El mundo tecnológico y de la red dirán que el método francés (suena a el mal francés, de la gonorrea a aquél ensayo que en España se llamó El mal latino) no servirá para resolver los problemas de los productores, pues los bits son libres: la comercialización del negocio audiovisual (he dicho negocio, porque aquí enseguida se habla de cultura y otras cosas que confunden – en mi opinión – la naturaleza del debate) ya nunca será la misma y me apuesto algo a que grandes como Filmax, sean cuales sean los eternos rumores sobre su salud, seguirán allí en los nuevos negocios.

Quizá también conviene, para poder pensar, que el propio mundo industrial aclare sus conceptos de una vez: seguir diciendo que las descargas son un delito, cuando todo lo más en que se ponen de acuerdo unos cuantos juristas (Andy Ramos, save me) es en que se trata (puede tratarse) de un ilícito civil, no parece ser la manera de mirar la realidad, sea cual sea la diferencia legislativa con otros territorios. Los periodistas recogen así unas declaraciones de uno de los panelistas: “El papel del Gobierno es fundamental en la lucha contra la piratería. En España hay políticos que dicen que descargarse películas no es un delito y eso es un problema para nosotros”. Pues no lo es, y están los parlamentos votando, además, en contra de cosas como el cánon, con lo que parece que el clima social y político, con la gasolina subiendo, el paro escalando el Himalaya y muchas tormentas económicas en marcha, no es el mejor para decirle al pueblo soberano que se olvide del ocio ¿por la cara?.

No hace muchas fechas un fabricante de electrónica de consumo me relataba que en la crisis del 93 ellos se inflaron a vender: un 30% más. La reflexión consistía en que si no te comprabas un coche, ni un chalé, ni te ibas de viaje, al menos te comprabas una tele para ver bien los deportes. Este año, esas ventas están cayendo entre el 20 y el 30%. Parece que ni siquiera una Eurocopa, unos Juegos Olímpicos o la promesa de un mundo mejor con la TDT estimulan lo que tiene que estimular, y que la gente se quita de todo incluída la cacharrería electrónica. La diferencia es que hoy se pueden descargar las cosas.

Cabe preguntarse hasta que punto la innegable crisis económica que ya se vive va a provocar un descenso aún mayor de las visitas a los cines (antes el escapismo de la dura realidad siempre le daba al ocio social una puerta de crecimiento) y de las ventas de DVD’s al tener la alternativa libremente en tu ratón más cercano. Cine y Tele precisa que Julio Fernández, el hombre fuerte de Filmax, “quiso aclarar la confusión creada por el Canon Digital, que ha llevado a la gente a creer que como lo paga puede descargarse películas gratuitamente”. La pregunta que me hago es si se le va a poder explicar al público, que va a pagar por un DVD sea cual sea su uso y precisamente para compensar la copia privada… que antes se hacía del disco de un amigo.

No hay tema, vaya al foro que vaya, que no suscite más pasiones que éste. Y, frente a lo que dicen los productores (que las telecos son culpables), yo he visto siempre a los representantes de Telefónica llevar la contraria al público y defender el modelo vigente de propiedad intelectual. Aún así, debe decirse que no me parece que el mundo audiovisual haya hecho sus deberes en el Ministerio de Industria como debiera haberlos hecho. No hablo de un momento en concreto, sino de algo histórico y prolongado. Encerrados en el Ministerio de Cultura como defensor de sus posturas, las batallas de intereses son épicas y el temor reverencial a la SGAE, algo más que el poder del anillo: no lo dirán en público, pero muchos de los lobbys de fabricantes de electrónica tienen verdadero espanto a la presencia de artistas en los aledaños del Palacio de La Moncloa. Y no parece nada interesante tener que transformar las estructuras industriales de este negocio teniendo como opositor a todo el entramado de fabricantes que presentan liquidaciones a la seguridad social, declaraciones de iva y sociedades como las que presentan estas empresas mientras uno de los objetivos políticos del Gobierno, las telecos y los fabricantes es la extensión de la sociedad digital sí o sí. ¿Tiene que ser un choque de trenes?

Nada como retornar a Gramsci: “El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”.

P.D.: en este contexto, merece la pena echarle una ojeada a Re:frame, un nuevo portal impulsado por la Tribeca de Robert de Niro y con Amazon apoyando para vender las películas amontonadas en los cajones… muchas de ellas de mucha calidad y poco vistas. Vía descarga.

Créditos: fotografía de Calamur, bajo licencia CC de atribución no comercial sin obra derivada.

4 Comentarios »

  • Anonymous dice:

    No te quepa la menos duda, gonzalo, amigo, de que ni por un momento Filmax va a tener un momento de descanso en su bien engranada maquina de negociosm por lo tanto apoyará en cada momento aquello que convenga mejor a sus intereses. Por otro lado la cita de Gramsci es perfecta, aunque yo le añadiria el epigrafe goyesco”EL SUEÑO DE LA RAZON CREA MOSTRUOS”.En esas estamos. Para que se van a comprar televisores mas o menos de ultima generacion si la seleccion-y hoy se estrena-no mueve a nadie dada la naturaleza borde de su entrenador?..En todo caso cuidado con el perro. La Sgae es la Sgae.

  • Andy Ramos dice:

    Hola Gonzalo 🙂

    Bueno, pocos a día de hoy siguen considerando que las descargas son un ilícito penal (sólo aquellos cercanos a ciertos sectores de sobra conocidos por todos, y también me callo que todos tenemos clientes…), pero te digo sinceramente que no me he leído en mi vida un libro/artículo/etc. doctrinal que no considere las descargas p2p un ilícito civil si no cuenta con la autorización del titular de derechos.

    Además, este sarao es la introducción de un nuevo ente que pretenden que pronto empiece a dar sus frutos. Si algún día coincidimos en algún sarao te contaré…

    Por cierto, estaré por esas jornadas (no soy organizador, voy como público), no sé si nos veremos…

    ¡Un saludo!

  • tyfal93 dice:

    Que no se preocupen tanto, que cuando todos los ISP españoles metan el límite de X GB al mes, las descargas bajarán mucho.

    La cifra (10 GB, 20 GB,..) da igual: el caso es crear la conciencia de que ya no es infinito, y que la gente se lo piense antes de bajarse algo. Volveremos al intercambio de CD/DVD.

    Pero me juego el meñique de Gonzalo, que los ingresos de cine no crecerán ni el 10% (mucha gente se baja películas y las ve, pero nunca pagaría en el cine); quizá algo más el DVD y el videoclub. Y sobre todo, mucha “manta”, por la crisis económica de los próximos 2 años.

    La oportunidad será para los VoD, porque las operadoras sacarán el modelo de pago 2-sided: los bits de Hulu/ADNStream/Disney los pagarán ellos, no se descontarán de tu cuota. Al tiempo…

  • Gonzalo Martín dice:

    Estoy de acuerdo. Además, con un VOD masivo financiado con publi (es decir, con todos los catálogos en red) entonces ya no hay necesidad de descargar ni almacenar nada.