Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 Noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Disney, como Warner, se olvida de Hulu y ofrece películas gratis por internet

Escrito por el 11 Junio, 2008 – 6:03Sin Comentarios

El anuncio, esperado, ha aparecido esta madrugada disperso en sitios no habituales, a excepción de Hollywood Reporter que es toda una fuente de la industria. Dénse cuenta de la dimensión: Buscando a Nemo por la auténtica face mientras el ruido por la piratería continúa:

“La industria cultural se enfrenta a una amenaza gravísima derivada de la piratería y de los accesos incontrolados”

La cuestión es si la amenaza gravísima supone la desaparición de la cultura (imposible, la evidencia lo niega) o si supone una transformación radical de un negocio (cultura, negocio, dos cosas diferentes aunque se crucen) como lo ha sido la transformación de la siderurgia o el textil. Las palabras anteriores proceden del Director General de Política e Industrias Culturales, Guillermo Cremades, en el Foro Iberoamericano de Propiedad Intelectual.

En cambio, Disney dice que los suyo es una evolución en su estrategia online. No lo dice la nota, pero es de cajón, es la mejor protección contra la denominada piratería: Buscando a Nemo se emite en ABC en abierto un día. ¿Qué puede pasar? Mejor, ¿qué pasará? Pues que unos la grabarán en su TiVo, quedándosela para toda la vida (gratis, por cierto, y podrán invitar a sus amiguitos a verla: gratis, por cierto). Otros, que la habrán grabado, en vez de verla con sus amiguitos la terminarán colgando en la red y la verán otros amiguitos, también gratis. Excuso decir que la emisión original es gratuita.

¿Dónde reside el problema? ¿En la gratuidad? No, en que Disney no tiene previsto un sistema para monetizar una distribución gratuita de la misma forma que sí la tiene en la emisión original en televisión. La estrategia actual pasa porque la película esté una semana disponible en la web, con lo que el efecto me la perdí queda compensado y se puede cobrar publicidad. El dolor de cabeza es que la misma Disney confiesa que no tiene un modelo claro de explotación. Se habla de pre-rolls y de pocas cosas más: las notas de prensa son escuetas. Pero lo cierto es que el único dolor de cabeza es que aún no tiene el sistema para sacarle dinero.

Ahora le hago la pregunta al señor Director General de Política e Industrias Culturales: el día en que Disney haga lo mismo para el mercado español (en español) y distribuya o emita directamente sus películas desde su web suprimiendo el circuito de DVD y cierren las empresas que han vivido de esto, ¿también es una amenaza para las industrias culturales o sólo una amenaza para una industria que no tiene sentido permaneciendo el aspecto cultural en una industria nueva? Como no habrán sido tan gentiles de pinchar el enlace, no habrán advertido que el titular del diario El País es la amenaza de la pérdida de ¡trescientos mil empleos! por culpa de la maldita piratería. La diferencia actual entre ver en streaming Buscando a Nemo entre el pirata y el no pirata se reduce a que en la primera Disney se pone a explotarlo.

El capitalismo, al menos en su vertiente teórica, se basa en que la destrucción de empleos en un sitio termina generándoles en otro, porque aunque haya recesiones, en el largo plazo la economía crece. Así la pregunta es qué deben pensar los que tienen empleos creados en el sostenimiento de redes, si sus empleos cuentan o no y si son culturales o no por el hecho de transportar los bits de magnas obras de la cultura.

Dejando el morbo de un lado, entremos en la lógica de negocio de Disney: ¿y por qué no ir a Hulu dirán? Pues habría que preguntárselo a Bob Iger, que no me consta que lo haya dicho, pero a mí se me ocurren dos poderosas razones la una derivada de la otra: Disney es un pedazo de marca, es ese sueño que todas las productoras han querido y ahora desean las televisiones. Es probablemente el único caso real de productos audiovisuales que se consume casi por la marca. Si ponen una de Disney, ya sé que es familiar, no tengo que pensar, los niños la verán igual y yo no me aburriré. Así que, ¿qué necesidad tienen de darse a conocer si la gente puede acercarse de modo directo? La segunda: aprendo a ganarle dinero yo solito.

¿Y Warner? Menos marca, mismo intento. Ya tengo la invitación para la beta (¡soy uno de los 13.000 afortunados!). Me pregunto que cuántos de esos 13.000 son como yo que lo hemos hecho colando una IP falsa (soy un pirata). Lo probaré y contaré.

Los comentarios est&án cerrados.