Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Twitter, tele pública y tele privada

Escrito por el 3 junio, 2008 – 23:426 Comentarios


¿Se imaginan mis encantadores lectores enganchados a ese artefacto en forma de pájaro metálico que siempre está caído- y que aún así le perdonamos la vida – empleado para interactuar con los espectadores de televisión? ¿Entrevistando, por ejemplo, cómo ya está sucediendo en los eventos, a los ponentes de forma que las preguntas y comentarios llegan desde el público directamente, incluidos comentarios y valoraciones? ¿Y que eso tuviera una sencilla aparición en pantalla para que todo el mundo lo viera, además de ser recibido en los respectivos inventos que cada uno emplea para conectarse?

En cierta forma, es lo que ya hace el SMS y su salto mortal que es twitter y que ya está aplicado a la radio, yo se lo he visto (escuchado) hacer a Marta Pastor. Marta ha iniciado un grupo en Facebook de los que de verdad pueden tener interés y crear un debate fructífero. Se llama La Pública – RTVE que se subtitula por una radio y televisión de servicio público y de calidad. Habiendo pasado casi todos mis mayores largos años empleados por el mismo ente que acaba de jubilar a tantos (no es la primera vez, van varias y jugosas), tengo una especial sensibilidad por el estado de lo que ahora es una corporación y, especialmente, por el edificio que no sé si sigue llamándose La Casa de la Radio. El debate de ese grupo en Facebook, no era difícil, se está centrando en el difícil rol de lo público en la era digital, en qué tiene que hacer una televisión pública para diferenciarse o merecer el dinero que le damos.

Precisamente, Juan Varela daba ayer un interesante toque de atención a las noticias de La1 ante la fanfarria, pompa y circunstancia de cómo han celebrado (¿informado?) sus excelentes ratings de mayo. Dice Juan: “Queremos telediarios, no informes de audiencia. El exceso es vicio, compañeros. Y es así día tras día, especialmente en el tiempo de deportes, donde la promoción y la información ya casi ni se distinguen”. En los comentarios, cruzamos algunas opiniones y me insiste “Gonzalo, ni con los últimos proyectos ni con la estrategia de la Corporación se ha querido entrar a redefinir el servicio público, que tanta falta hace. Ese debate fundamental en Gran Bretaña y otros países está ausente en España”. La BBC está pasando apuros exactamente en la misma circunstancia: éxito profesional, desdibujamiento de los objetivos de la función pública. El caso Chikilicuatre, experimento, desmitificación o como lo quieran llamar, está produciendo a nivel de opinión precisamente esa misma sensación.

El problema es, por tanto, en qué establecer una línea que separe debidamente lo que es función pública de lo que no lo es, es un asunto harto complejo. ¿Puede servirnos twitter como anécdota de cómo construir un código de conducta o, al menos, una especie de pequeño caso de estudio de cómo razonar? Tomo como criterio de partida los que el BBC Trust ha elaborado para que la dirección de la BBC construya su sistema: buscar una diferenciación clara en los estándares periodísticos, en la no comercialidad y en la apuesta por la producción local de contenidos, además de la ambición creativa.

¿Cómo sería esto? Elaborando argumentos en contra y a favor del uso de twitter en televisión española. Hagamos abstracción de la penetración no universal del servicio, como sí tienen los móviles:

  • Sí debería hacerlo porque es gratis para el usuario y por el principio de no comercialidad. Si una de las obligaciones es el fomento de la sociedad de la información, un método ágil, virtuamente gratis y que enriquece la participación más que el SMS debería conducirle a sustituirlo. Una privada, en cambio, buscará la maximización de ingresos y eso es lo que hacen los SMS en directo.
  • Pero, ¿debe una corporación pública apoyar un único estándar de microblogging o debe ser abierto? Sin duda, no puede tomar partido: todo debería ser compatible – técnicamente me parece trivial – y los Jaiku (qué habrá sido de él), Jisko y Pownce deben tener su sitio. Con una empresa de la talla de RTVE moviéndolo, seguro que veíamos aparecer alguno más: asalto a millones de espectadores de una tacada y las operadoras encantadas de extender su uso.
  • ¿Deberían emplear únicamente un servicio que fuera local? La mejor respuesta es también, si lo hay, porque volverse cateto con el localismo me parece de poco sentido. Otra cosa es, como le ha podido pasar a la BBC, que los contribuyentes británicos estén financiando servicios para los no británicos. Y sobre la localización: ¿con la diferenciación y diversidad idiomática española, cómo emplearlo atendiendo a todas las sensibilidades? Para la BBC la atención a las naciones, forma parte de su mandato: Gales, Escocia, Inglaterra e Irlanda del Norte tienen que tener su consideración y servicio. Allí, en cambio, no hay televisiones autonómicas. En España, un problema claro es que un espectador empleara twitter en un idioma distinto del castellano y los moderadores no estuvieran preparados para darle atención.
  • ¿Debe existir moderación de lo que aparece en pantalla? La verdad, es incensurable, por lo que ocultar cosas que se pueden ver en otro sitio parece poco inteligente y crearía problemas. A lo mejor tiene más sentido público seguir en SMS porque permite moderar sin consecuencias y no ser acusado de censura. A lo mejor, filtrando lo mejor que se dice se pone de manifiesto la diferenciación editorial de los profesionales del medio frente al entretenimiento de famoseo y conversación trivial pero que no está conducida para mejorar la información y la interacción con un personaje de las privadas. Y el que quiera que lo vea todo: en algunos eventos la gente es cruel con los ponentes a través de twitter en tiempo real. Debate profesional.
  • El día en que un twitter introduzca publicidad, ¿cómo se tiene que gestionar? Imaginemos que el público se ha enganchado en la herramienta, pero que al final de los ciento cuarenta caracteres nos dan pequeños mensajes de sugerancia comercial. ¿Es legítimo emitirlos por pantalla? ¿No lo está viendo todo el mundo en sus otras pantallas? ¿Debería reclamar un ingreso por la publicidad que generan? En ese momento, para una privada se torna en una gran herramienta.

En fin, por la no comercialidad, por la creatividad, por la participación de quiénes lo pagan, el microblogging actual parece una excelente herramienta y también permite hacerse preguntas para razonar en qué se diferencia una televisión pública de una privada. Aunque no tengan respuesta. Y que son extrapolables a casi todo (¿hay que doblar las películas?). En mi opinión, el desarrollo de las herramientas sociales y de todo lo que la red produce socialmente, crea problemas sumamente complejos de resolver como para que permitan establecer una frontera clara que determine una diferencia. Especialmente una diferencia gestionable y no basada en la percepción, esa misma que tenemos todos cuando vemos arte y pornografía: en El Año en que Vivimos Peligrosamente se decía “si está desenfocado, es arte”. Un juez americano vino a decir que era difícil de describir pero “que él reconocía la diferencia cuando la veía“. La dirección de una cadena necesita elementos menos difusos para construir su oferta. Creo.

6 Comentarios »

  • tyfal93 dice:

    Las televisiones tienen que aprovechar las TIC para habilitar cualquier canal de retorno que permita capturar el feedback de los televidentes. Anteayer eran las líneas de teléfono, ayer los SMS y los email, mañana los Twitter y similares.

    Precisamente Twitter no es el más adecuado, porque no es un “sumidero” que recibe toda la información y la saca por un canal (nunca mejor dicho); no creo que sea interesante que cualquiera que no esté viendo el programa reciba los comentarios que se están enviando.

    Pero seguro que en dos patadas se puede hacer un sistema sencillo tipo “buzón de sugerencias”. Aunque la principal aportación de Twitter sería la multiplicidad de clientes disponibles.

    Lo malo es que la gente que está viendo el programa generalmente no tiene cerca el ordenador, sino el móvil, y las OMV (Orange-Movistar-Vodafone) no están por la labor: la conexión de datos cuesta un minimo de 50 céntimos, creo. Eso da para varios SMS.

    Personalmente, me gustaría que la CMT obligara a las móviles (OMV y OMVs) a facturar los datos como Yoigo (por byte y con máximo diario), con un añadido: los primeros 512 KB exentos. Sí, esto “canibalizaría” los SMS, pero ya ganan bastante con otras cosas y la sociedad de la información hay que fomentarla desde los poderes públicos, que para eso están.

    Por cierto, si estamos anunciando que el PVR modificará los consumos y casi nadie verá los programas “en directo”, todo esto del Twitter no tiene sentido.

  • Gonzalo Martín dice:

    Bueno, no es exactamente así:

    El PVR cambia el consumo, pero el evento en directo seguirá y sigue funcionando, porque es lo único que concentra una masa de espectadores susceptibles de cobrar publicidad masiva.

    Y el chat en directo fue el único gran éxito de Quiero, ese desastre.

    Yo derrumbaría mitos sobre que la gente no ve la tele con el ordenador delante… Hay mucho multitasking y desviación del consumo: la tele encendida y la gente chateando por otro lado.

    Sobre twitter, no es es este un comentario técnico: sino una opción clara de uso para el directo, superior al SMS en mi opinión. Y como una excusa para estudiar las decisiones sobre servicio público. Los comentarios los recibe el que sigue al programa y son como tantos otros que recibimos los que lo usamos: yo veo al día varias conversaciones en las que no estoy.

  • tyfal93 dice:

    Siguiendo tu argumento sobre el PVR, parece que propones prohibirlo, si de verdad consigue muchos usuarios. 🙂

    Estaría bien un PVR en red, a cambio de que no te permita saltarte los anuncios (salvo que pagues un premium). Siempre nos quedará aprovechar para poner/quitar la mesa. 🙂

    Lo del multitasking con el PC… no me lo creo. Es de locos estar atento a dos pantallas a la vez. Sobre todo, porque probablemente estén en habitaciones distintas.

    Por eso propongo el móvil como interfaz: se lleva en la mano, no se cuelga, está siempre encendido, no coge virus …

    En cuanto al Twitter para seguir el programa off-line, tampoco me lo creo. Se supone que la gente está opinando sobre lo que ve/oye. Si tú sólo coges las opiniones, al final te quedas con los: “Mari, te quiero”. 🙂

  • Gonzalo Martín dice:

    ¿De dónde sacas que quiero prohibir el PVR?

    El PVR virtual no se puede hacer hoy por hoy por un problema de derechos: las cadenas y las productoras no lo permiten. Lo que no pueden impedir es que se grabe en un disco duro.

    ¿No te crees el multitasking? Pues se lleva haciendo toda la vida: la gente deja la tele y la radio encendida y hace otras cosas, cambia la atención según siente que tiene que ir a una cosa y otra. Y lo de chatear con la tele puesta, no lo digo yo, lo dicen estudios hechos en todos los países. ¿La atención? Ese es el problema que no se mide: en tele se mide una tele encendida en un canal y no lo que se hace. Por eso el pvr es esencial, porque permite saber qué se ve y qué no. Por eso no interesa a cadenas como telecinco, y por eso interesa a CBS, NBC y Disney: cuando se han encontrado con que está en el 20% de los hogares y los anunciantes quieren pagar por performance no han tenido más remedio que aliarse. Aquí, con un 1% de penetración pues no da miedo. No obstante, para Imgenio, Ono, Digital Plus (o lo que quede) es un arma esencial de fidelización: ahora que la diferenciación con al free to air se reduce, el pago por subscripción se puede resentir en el sur de europa. Curiosamente, en holanda les da igual, 99% cableado y tienen TDT de pago que usan con entusiasmo.

    El movil como interfaz está bien: pero el movil se conecta por wifi a la red de tu casa, es 3,5G o es blackberry: en todos puedes usar un sistema como twitter sin pagar por el SMS.

    Yo no he dicho que twitter sea para seguir el programa off-line, más bien digo todo lo contrario: la interactividad y la participación funciona y son imparables en la tele. El tema del post, quisiera recordar, es si, por ejemplo, siendo gratuito es una opción preferente para una pública frente al SMS hecho el supuesto de que no es universal. Y es un ejemplo para establecer criterios para diferenciar función pública de televisión privada. Sobre lo que se use o no, el mercado dice y nadie lo sabe hasta que ocurre.

  • maguado dice:

    Me parece interesantísimo tu post. Las finas fronteras entre “público” y “publicidad” son muy difusas, y no es tema fácilmente solventable. Por una lado tienes una cadena pública que tiene que intentar “autosubvencionarse” (vale, no es así, pero creo que debe intentarlo), y en el otro a unas cadenas privadas que no pueden competir nunca en igualdad de condiciones. A igual oferta…

    Otra cosa es el concepto de “público” en TV. Es público el entretenimiento?? El caso de Eurovisión es perfecto. Es lícito que una campaña de marketing esté pagada en la sombra con dinero público?? Creo que una TV pública debe basarse en pilares de información, socialización, apoyo a las minorías, etc. Debe poder participarse en programas de TV, pero NUNCA en magacines, que no cumplen las reglas de lo que debe considerarse público.

    En fin, tampoco quiero divagar. Creo que el debate está ahí, y la solución pasa por privatizar del todo RTVE, o hacerla pública sin tapujos. O, tal vez, generar un ente tipo Fundación (donde los resultados deben dar siempre beneficio 0) que englobe a todo el grupo al completo. Un modelo así sería, en mi opinón, mucho mas justo.

  • tyfal93 dice:

    Gonzalo: sobre el PVR quizá te he entendido mal. Decías que el evento en directo seguirá funcionando; te refieres a “gran” evento (OT, GH…), en cuanto a que atrae grandes audiencias, no a que sea en directo o no.

    Es más, la publicidad en un pase por PVR debería cobrarse más cara, porque es más probable que la audiencia esté atenta: ha grabado TU programa y HA RESERVADO este momento del día para verlo.

    El PVR en red no tiene por qué ser Internet abierta: se puede recurrir a VPNs con geolocalización de la IP, como ya sabemos. Lo pueden hacer las cadenas, o dejar pasar el tiempo y que alguien saque un coordinador de PVRs locales, estilo Vudu (www.vudu.com). Seguro que se ya hay algún mod al Siemens Gigaset… 🙂

    En cuanto al multitasking, pensaba que te referías a tener el PC a mano mientras ves la tele. Sí, la tele/radio está puesta muchas horas al día, mientras hacemos otras cosas, pero no veo yo a la gente compulsivamente corriendo desde la cocina al cuarto para encender el PC y entrar en el chat de la cadena por rebatir algo que han visto/oido mientras hacían la cena. Yo creo que se necesita algo más de atención.

    En cuanto a Holanda, supongo que si los contenidos interesantes están en proveedores que tienen TDT, se pagan y se ven la TDT, por mucho cable que haya.

    Si efectivamente por TDT en el sur de Europa vamos a tener suficientes canales para conseguir una luxación de pulgar, las pay-TV van a sufrir, porque no ofrecen mucho más (bueno, luxación doble, por tener más canales).

    Lo de que el móvil deba ser WiFi no aplica: como he propuesto, dejemos gratis los primeros 512 KB de cada día, y verás.

    Finalmente, es cierto que el objetivo del post era debatir si las cadenas públicas deben apoyarse en productos privados y extranjeros. Pero como has apostado por Twitter, no he podido aguantarme… 🙂