Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Hulu (también) usa los datos de descargas para adaptarse a los gustos de la audiencia

Escrito por el 1 agosto, 2008 – 6:462 Comentarios


Me pregunto si empieza a ser tiempo de poner fin a la palabra piratería. El tema que vamos a tratar no es verdaderamente nuevo, pero sí me parece trascendente que una publicación de la entidad, reputación e influencia como The Economist dedicara uno de sus leaders a explicar cómo la piratería, sorprendentemente, es un maná extraordinario para hacer negocios… en la industria del entretenimiento.

Debo restringir más la expresión, pues se refiere a la piratería a través de redes de descarga legítimas e ilegítimas, que son los datos que recoge la firma norteamericana BigChampagne y que vende de forma conveniente a la industria discográfica, los analistas financieros y, nos enteramos a través de las informaciones del periódico británico, a la propia Hulu. Son unas pocas líneas de una información que, por otro lado, no es demasiado extensa. Les haré una digresión: es el único diario que conozco capaz de dar importancia editorial de primera fila a una noticia que no tiene más de media página: importan los hechos y su relevancia, pero no se llena el espacio por llenarlo. Pero volviendo a Hulu:

…Hulu, una web gestionada por News Corporation que ofrece video gratuito financiado a través de publicidad, emplea las estadísticas del uso de archivos compartidos para diseñar su programación y fijar las tarifas publicitarias.

Paren y piensen un segundo, porque esto tiene miga. Sin olvidar que, además de News Corporation (Fox, para entendernos), en este juego está presente con un liderazgo como mínimo igual y personalmente creo que más intenso la NBC, lo que nos están contando es algo fantástico. Resulta que tener los datos agregados de cientos de sitios donde la gente comparte archivos es la información más fiable que se puede encontrar (organizada geográficamente, además) sobre lo que la gente quiere ver. Y resulta que la mayor o menor demanda sirve, no puede ser de otra manera, para saber qué contenidos son más valiosos como para vendérselos al anunciante antes incluso de ponerlos a disposición en tu propio sitio. Pensemos que en la televisión actual se compran los derechos antes de saber lo que valen. Como lo leen: en internet sabemos cuántos pinchazos recibe algo y tendemos a repartir los ingresos, en la tele pagas, luego ves cuántos lo han visto y sabes si te has columpiado o no. Son diferencias sutiles.

Se dirá que los contenidos ya están a disposición de quien sea porque alguien los descarga en algún lado. Pero esto nos permite decir de qué manera empiezan a evolucionar los posibles modelos de negocio: ¿deja de ser importante si el contenido está o no en la red, con legimitidad o sin ella, para que lo importante sea la experiencia de uso y ordenación que un Hulu efectúa del contenido? Puedes verlo en cualquier parte, pero si vas a Hulu será fácil, rápido y divertido, además de tener calidad garantizada. Y sólo tienes que ver un par de anuncios que no estorban y puede que hasta sean piezas de publicidad de las que gusta ver.

Como siempre, es en la música donde la conversión de la grabación en publicidad, la transformación de las redes P2P en lo que era la radio antes de la digitalización, las cosas son más fáciles y rápidas. El mundo de la música está empleando los datos de descarga para saber dónde y cuándo una canción y un artista son más populares. De esa forma, se pueden planificar giras y vender otro tipo de productos. El que quiera, que compre un CD, el que quiera que pague una descarga, el que no quiera no, pero sobre todo que vengan a vernos al concierto y se lleven un muñequito de recuerdo. Con un poco de suerte, datos futuros de reventa en e-bay pueden decirnos si también cambian los gustos por el tipo de merchandising que desean comprar los fans.

Por supuesto, el nirvana no ha llegado. Y no llegará porque los negocios son siempre difíciles. Pero parece que los horizontes de cómo ganar dinero con productos de entretenimiento tienen un camino bastante prometedor en algo de lo que no hablábamos: la disposición de información muy precisa en tiempos muy cortos – probablemente, casi en tiempo real – de lo que la gente desea consumir. Parte de los diagnósticos sobre el fin de los ciclos que se anticipada con el advenimiento de la economía digital venía por la reducción de la fricción en los mercados: la existencia de información que se entendía como cuasiperfecta o en el camino de serlo, permitía cumplir con los escenarios teóricos de los modelos de competencia. La competencia entendida como perfecta son mercados que se ajustan rápidamente en función de oferta y demanda y donde las crisis son cortas porque todo es flexible. Utopías aparte, las condiciones para funcionar bien en los mercados exigen información (un precio, es información y se supone que contiene toda la información de un bien resumida en él, otra cosa es saber qué lleva), y de esa información se toman decisiones de asignación de recursos que produzcan retornos ciertos. Cuanto mejor es la información, menos te equivocas en estimar los retornos.

La burbuja estalló, los ciclos del capitalismo siguen existiendo, pero tenemos mucha mejor información para inventar negocios nuevos. Lanzaré escenarios posibles para el duro horizonte del negocio audiovisual: ¿la explotación integral de historias, personajes y talento (por ejemplo, actores) a través de una combinación de medios en la que el dinero surge en el momento de la participación (el juego asociado al producto), la compra de bienes en el mundo off-line (¿hacer películas para vender libros y no al revés?), la participación de anunciantes en los conceptos (branding, sponsoring, placement)?

En definitiva, quizá la respuesta consiste en asumir desde el origen que todo es multimedia: que ya no se venden libros, películas, figuritas, servicios o canciones por separado sino que es el conjunto lo que en realidad se consume. No digo nada nuevo, lo nuevo es cómo diseñar los nuevos productos desde cero con esa mentalidad. ¿Pueden los guionistas tradicionales trabajar pensando en la integración multimedia desde la redacción del primer story-line y no pensando exclusivamente en su técnica de guionistas?

Dice The Economist al comienzo de su editorial: “Comerciantes y piratas fueron durante mucho tiempo la mismas personas, escribió Friedrich Nietzsche”. A lo mejor hay que pensar ya en dejar la palabra pirata de lado: la resolución de las grandes demandas contra YouTube y el crecimiento de la publicidad en este portal, dirán cuál va a ser el camino.

Créditos: foto de Daquella Manera

2 Comentarios »

  • deincognito dice:

    Gonzalo,

    Interesante post.

    De nuevo encontramos una vía de negocio basada en el comportamiento de los usuarios de la red, behavioural marketing.

    Digo de nuevo, porque tengo en mente a Phorm y otra empresa americana similar que tanto han dado que hablar en los últimos meses.

    El problema, de nuevo, es que casi con seguridad se estarán tratando datos personales (usuarios, direcciones IP, correos electrónicos,…) sin que medie consentimiento informado con lo que…

    Salu2

  • Javier dice:

    Hombre Gonzalo, espero que te lo hayas pasado bien en LA.
    De incognito tiene la clave: Al igual que Google, siempre con subterfugios, por la espalda, y perfiles incompletos (Nosotros tenemos demostrado que en términos del total de los atributos relevantes a la hora de segmentar una persona, solamente el 15% es obtenido por técnicas indirectas)
    Apenas se está explorando este tema y de momento cualquier aproximación es buena porque “todo vale” mentras exploremos la selva, pero este desconocimiento de los mecanismos más elementales de la personalización aplicada terminará enterrando a muchas compañías, incluída Google en su momento.