Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

¿Debe el Ministerio de Cultura pagar anuncios "antipiratas" en los DVD?

Escrito por el 28 septiembre, 2008 – 9:522 Comentarios


Soy de los que compran DVD’s para verlos en casa. Confieso que no es un ejercicio de solidaridad, responsabilidad o de vocación con el estricto cumplimiento de la ley (uno es partidario, no obstante, de que las leyes se cumplan siempre). Los compro porque la experiencia visual suele ser mejor, tengo a mi alcance las bandas de sonido y hasta me gustan las cajas.

Me revienta su precio: me perdí La Soledad en el cine (casi ocho euros), no tenía un InOut a mano para grabarlo de La2 la noche del viernes (con la discutible calidad visual de una transmisión televisiva atmosférica, incluídas las de TDT) y en las tiendas me piden ¡dieciocho euros! por una copia de plástico en condiciones. La sexta temporada de El Ala Oeste, que por fin me compro, me ha costado cuarenta y dispongo de veintidós episodios: luego decimos que se descarga o que pobrecito cine español. Como todo consumidor sensato, sé que en pocos meses ese mismo ejemplar de La Soledad valdrá nueve euros en cualquier oferta o incluso sin ella: puedo esperar la urgencia.

Al poner en marcha estas honestas compras todos ustedes saben que es frecuente encontrarse al arrancar el disco un duro alegato contra la frecuente y ubicua actividad de la descarga de películas. Le harían a uno sentirse verdaderamente mal si no fuera porque esos mensajes apocalípticos resultan para la feliz clase media, la baja y la menos baja y media más tendentes a la hilaridad o a la dura experiencia de chocar con la realidad que al temor.

Campaña que viene respaldada por un sello del Ministerio de Cultura, ministerio manifiestamente más preocupado por los productores de cine y su curioso sistema de vida actual que por la cultura cinematográfica de nuestros niños en mi modesto entender. A la vista de las recientes sentencias que aseguran la legalidad de los sitios que incluyen enlaces de descarga (o sea, el caso Sharemula), ¿en qué cabeza cabe que un ministerio ponga un sello en un spot que reproduce a un desaforado descargador repleto de planos con el avance de archivos con el mismo inconfundible aspecto de los que todos tenemos en mente diciendo que eso, la descarga, es una actividad ilegal?

Me he permitido decir al comienzo que uno es partidario de cumplir la ley. Esta obviedad entraña ante todo un sentido práctico, prescindiendo para la reflexión de las muy importantes consideraciones morales. Y es que si las leyes no se cumplen o no se pueden cumplir, ¿para qué están? Así, y de la misma forma que las sentencias que respaldan a Telecinco deben ser respetadas y cumplidas por muy hipócrita que pueda ser el fondo del asunto, o de la misma forma que la cadena más odiada de la blogosfera (antes, su canal amigo) tiene todo el derecho del mundo a reclamarle a YouTube por poco que guste o falso que se pueda considerar, el Ministerio de Cultura, que encima es de todos, no puede poner su dinero (el nuestro) a desinformar sobre lo que es legal y no lo es.

La sentencia dice:

“Este tipo de links constituye únicamente una forma de facilitar al usuario de Internet el acceso a otra página web, ya que no reproducen la página enlazada, ni dan lugar a un almacenamiento de la misma en la propia página web de la remitente. Simplemente, como hemos dicho, ‘ahorra’ el trabajo de teclear el nombre de la página en el buscador. ¿Acaso el internauta que teclea el nombre de la página en el buscador está reproduciendo o distribuyendo el contenido de la página y está infringiendo la propiedad intelectual de la misma? Es evidente que no. El enlace simple cumple esa misma función, y por eso no supone infracción de dicho derecho”

Bien las leyes dejan claro que es el titular de la obra el que ostenta todos sus derechos, por lo que hacer un uso no autorizado de ella, va en contra de la ley. También dicen las leyes que la copia privada es legal. Nos dicen los jueces que compartir enlaces sin ánimo de lucro de sitios en los que hay obras protegidas no es contrario a la ley. Vemos como en Italia el intento de Berlusconi de cerrar el acceso a The Pirate Bay ha quedado en una nueva derrota del orden establecido.

Si en este galimatías no queda claro que la realidad y la ley tropiezan de modo insuperable, debe pedírsele al Ministerio de Cultura que no emplee nuestro dinero para enviar mensajes incorrectos o desinformados y que lo invierta en explicar lo que es la propiedad intelectual de manera más efectiva. Eso sin contar si todo este dinero sirve realmente para los propósitos que verdaderamente se dice que se plantea, o si no es en realidad para que sigamos comprando trozos de plástico haciendo el símil de que más copias es igual a más cultura. Así que mejor que se abstenga y que los afectados se defiendan solos, ya que en muchos casos reciben mucho dinero de fuentes públicas para hacer posible su negocio.

En honor a la justicia, debe decirse que todos estos DVD’s de proclamas carcelarias se han editado antes de que potencialmente el Ministerio que vela por nuestra cultura tuviera en su mano sentencias como ésta. Ignoro por qué nadie en la prensa le pregunta ahora al Ministro del ramo cómo debe, en su labor de defensa de la ciudadanía, explicar lo que sí se puede hacer y lo que no. Es decir, no puede explicar únicamente lo que favorece a los propietarios de las obras protegidas. Así que a lo mejor lo que deben hacer es callarse y ahorrar nuestro dinero.

P.D.: la web del ministerio dedica un amplio espacio a preguntas y respuestas sobre la propiedad intelectual. Creo que ya es momento de que incluyan algunas respuestas acerca del uso de la red. Resulta especialmente chocante este texto:

Si alguien infringe mis derechos de propiedad intelectual ¿me pueden asesorar?
La Subdirección General de Propiedad Intelectual no tiene entre sus funciones la asesoría a personas físicas o jurídicas. Para ello debe consultar a un abogado especialista en la materia.

Por tanto, me pregunto si están capacitados para financiar mensajes al respecto en los DVD’s de los productores privados.

2 Comentarios »

  • SolraC dice:

    Yo sinceramente cada vez entiendo menos al gobierno en ese ámbito, ya que están más pendientes de hacer cosas a favor de la SGAE que en vez de realizar acciones que beneficien a los ciudadanos.

    Lo que no se puede permitir es que gasten el dinero de todos en hacer anuncios sobre algo, que como bien dices, es legal, ya que el intercambio de p2p no está penado en España, por lo que pienso que es hacer algo que no tiene sentido.

  • Gonzalo Martín dice:

    Pues gracias a que han “meneado” la entrada, he llegado a esta curiosa y vieja historia que tiene que ver pero que no tiene que ver: un padre molesto por las escenas de violencia de la publicidad antipiratería en videos infantiles. La vida da mucho juego.

    http://frikiperopoco.blogspot.com/2007/07/la-ley-acta-contra-los-ositos-amorosos.html