Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Ahora sí, ahora no: TDT de pago en 2009

Escrito por el 2 septiembre, 2008 – 5:05Sin Comentarios

Los políticos tienen como gaje de su oficio el elegir palabras que pueda aceptar la opinión pública. Así, cuando el Ministro de Industria y varias cosas más, Miguel Sebastián, dice públicamente lo que el diario El País le entrecomilla (uno siempre duda de la precisión del periodismo como actividad, pero acepta el intento de precisión que supone), no queda más remedio que leerlo apartando las ramas del bosque:

“Es pronto para tomar la decisión, pero queremos una solución de consenso en el sector y estamos plenamente convencidos de que lo habrá en 2009. Por eso, es todavía pronto para tomar esa decisión”

Porque no hay consenso. Bien señala el mismo diario que las palabras presuntamente exactas de la Vicepresidenta del Gobierno (de nuevo, concedamos un margen a la suplantación de la realidad intrínseca a la producción de información) eran suficientemente precisas como para que ahora resulte chirriante y obvio decir que donde dijo digo ahora – otros – dicen Diego:

“A principios de agosto, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, se limitó a señalar que la TDT de pago no estaba en las previsiones del Ejecutivo”

Lo que decía la Agencia EFE y reproducían los diarios digitales como textual y ennegritado en tan veraniega fecha, era:

“no está en los planes del Gobierno abordar la creación de una plataforma de Televisión Digital Terrestre”

Menos mal. Un servidor de ustedes, y creo que no es un lince, les advertía de su convicción de que se trataba del aplazamiento de un problema político. Un buen amigo me enseñó que siempre hay que mirar lo que hacen los fabricantes, y aquí el fabricante se llama Abertis. Abertis tiene los deberes hechos y puede enchufar los cables de cobrar en cualquier momento.

Dice el cronista que “que no habrá TDT de pago por decreto y a la medida de ningún grupo” en una clara reminiscencia de las posiciones de sus propietarios en los problemas que tienen que ver con la televisión. ¿Mienten los políticos? Siempre pueden decir que lo que no estaba en las previsiones ahora sí lo está. Por lo que podemos deducir que aunque se espere para 2009 bien podrá ser aprobado en 2009 y que entre en vigor en 2010: ¿puede esperar tanto Mediapro? No cotizan en bolsa, por lo que extraer información de sus cuentas no es cosa tan sencilla como para otros grupos.
Pero lo que es seguro es que consenso significa también cambio de cromos. En un sector con tan pocos jugadores reales y caracterizado su éxito por la capacidad de influencia en las decisiones gubernamentales, lo que uno piensa es que para nuestro gobierno actual importa mucho la estética de no aparecer como amigo de quien es y seguramente muchísimo más la capacidad de los rivales de sus amigos de editorializar sobre decisiones de este tipo. Bueno, eso es la política.
Si les sale el consenso, verán cómo todos los medios nos contarán que es una decisión magnífica y trascendente para nuestro futuro y que pronto no sabremos cómo hemos podido vivir sin el pago. Pero, oiga, ¿es malo? ¿Y por qué iba a serlo? Si aquí lo único malo es que no hay forma de que haya un mercado transparente y con reglas del juego un poquito limpias.

Los comentarios est&án cerrados.