Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

MIPCOM 2008: Los nuevos medios han existido desde siempre

Escrito por el 15 octubre, 2008 – 10:07Sin Comentarios

Michael Eisner fue el hombre que devolvió la magia al Reino de la Magia, ese castillo de hadas de celuloide que siempre fue Disney. La vieja compañía de los parques y Micky Mouse no se encontraba bien cuando el que ha sido uno de los ejecutivos más brillantes de la historia del negocio del entretenimiento fue contratado desde Paramount tras haber acumulado uno de los registros de éxito más apabullantes de la historia del cine.

Su salida de Disney tuvo que ver con lo que suele ser el fin de una época cuando alguien tiene la oportunidad de vivir su época. Ya se sabe que no hay nadie insustituible. Preguntado tras su conferencia de ayer en Cannes por qué quería seguir padeciendo jet lag y no se dedicaba a jugar al golf, respondió que podía hacer tres cosas: morirse, jugar al golf o continuar trabajando, “y elegí la mejor de las tres”. La cuestión, dijo, “es que no le cojo el punto al golf”.

Así que monta un estudio digital (muy parecido en filosofía a una major) y decide dedicarse a desarrollar contenido para eso que se llaman nuevos medios. Por ejemplo, es uno de los inversores de Veoh, donde se propone hacer algo interesante que merecerá que comentemos más adelante. La entrevistadora le interroga por el entorno y los riesgos e incertidumbres sobre los new media. Eisner, con cara de perro viejo, le dice que toda la vida ha habido nuevos medios: que aparecieron las radios, la televisión, el color, etc. y de toda la vida la industria del entretenimiento se ha adaptado. Casi se encoge de hombros.

¿La clave dónde está? Muy seguro de sí mismo, pide perdón a Marshall McLuhan y dice que el medio es la trampa y no el mensaje, y que si uno tiene un contenido que merezca la pena, da igual el medio. Todo tiene que ver con el contenido. Ya se sabe que de siempre se ha dicho que el contenido es el rey, algunos han matizado que no es el contenido sino el gran contenido el que es el rey, pero parece que en esta era de tecnología desbordante, tener algo que hagan los bits parece que puede ser decisivo. Vale, volvemos a lo básico entonces.

Eisner entiende que no va a poder existir verdadera diferenciación por la tecnología (yo también lo creo) y que al final, lo único que te puede hacer diferente es un contenido en condiciones (no dice nada de cómo se resuelve el problema del dinero en la distribución digital). Esa es la razón por la que Veoh, además de ser un agregador, tendrá contenido original propio. Efectivamente, esto es romper las reglas de los agregadores y yo, y no es por hacerme el listo, creo que tiene razón. Al final lo que tienes es una marca y una audiencia, los productores van a querer distribuir por todas partes y si no tienes un contenido diferente (una forma de expresarte y crear una experiencia de usao me parece que también es contenido) no eres diferente. Y si no eres diferente, no compitas, decía Jack Welch, que fue jefe de General Electric.

Y puesto que el problema es tener un gran contenido, la madre del cordero es saber cómo se hace eso. Nadie lo sabe. Lo más que tenemos es eso que los anglosajones llaman tips, píldoras de sabiduría más o menos casera producto de la experiencia. Sin embargo, Eisner acierta más que los demás y el dice que es porque “mete la creatividad en una caja”, esa caja se llama tamaño de presupuesto. ¿Cuánto es posible o tiene sentido gastarse en un producto? Esa esa la caja y esas son las condiciones. Y el resto, dice, es “micromanagement”, que suena excelente pero no es otra cosa, cuando pone ejemplos, que la atención a los detalles y la capacidad de inventar para no tener que fastidiar el presupuesto. La famosa escena en que Harrison Ford saca el revolver contra el malvado árabe del alfanje se hizo porque tenía problemas gástricos, quería volver al hotel, no salía la toma y Spielberg dijo: “pues dispárale”. Poca ciencia para tanto riesgo, pero qué negocio tan entretenido.

Los comentarios est&án cerrados.