Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Nuevas paradojas de lo público en internet: de la doble financiación al doble pago

Escrito por el 4 octubre, 2008 – 13:173 Comentarios

La encuesta de esta semana está dedicada a saber si mis lectores se encuentran a favor o en contra de que las televisiones públicas (simbolizadas por RTVE, que me perdone el excelente equipo de iRTVE, pero es una concesión a la brevedad del espacio y la notoriedad) contraten publicidad también en internet.

La cuestión se suscitaba por una entrada de Albert en la que se preguntaba por qué tenía que competir, con lo duro que ya era, con una megainstitución que, recordemos, no tiene riesgo teórico en la pérdida (por muchas leyes y normas que se preparan para evitar su endeudamiento) y que va a contar, por tanto, con medios excelentes seguramente inalcanzables para la iniciativa privada. La expresión “iniciativa privada” tiene una mala prensa extraordinaria, pero nos olvidamos que iniciativa privada es todo lo que hace la sociedad en uso de su libertad y con aspiración legítima de conseguir algo: adoramos en la red la vocación por el emprendimiento, escribimos sobre cómo conseguir capitales, nos lamentamos de la carencia de dinero de riesgo y de la ausencia de vocación global que tiene Sillicon Valley y que en casa no tenemos.
Pero nadie se escandaliza porque el dinero de los impuestos sea empleado competitivamente no ya en un entorno escaso y que exige regulación (el espectro), sino en el lugar donde el acceso está al alcance de todos: la red. La diferencia de medios y posibilidades genera algo que no se pone encima de la mesa y que desde luego no interesa a la patronal del oligopolio de la televisión privada: el efecto expulsión, la barrera de entrada que construyen las televisiones públicas compitiendo por el dinero de internet precisamente allá donde es más difícil monetizar audiencias: los contenidos minoritarios y de nicho.
¿La prueba? David De Ugarte mostraba no ha mucho un ejemplo maravilloso de cómo la aberración del sistema está generando el disparate. TV3, la televisión pública del Gobierno de Cataluña (con lo que yo la quiero y estimo) publica en su internet a la carta los contenidos de una de esas cosas que en nuestras mentes se tienen por servicio público, la programación cultural. En ella, Canal 33 – la segunda cadena de la televisión catalana – efectuaba una entrevista a Antoni Gutiérrez Rubí con un tema que ahora nos da igual, pero que es inequívocamente poco comercial: comunicación política.


El fenómeno chocante es que para ver el vídeo por internet hemos de pagar pasadas unas fechas el precio de 1,20 euros en un comodísimo SMS. La cuestión, como avisa David, es que ya hemos pagado vía impuestos y ahora nos lo piden otra vez en nombre del servicio público. Si hasta ahora un empresario privado, incluso en internet y mucho más en internet, tiene que competir con empresas que luchan denodadamente por el mejor contenido sin el riesgo de cierre o quiebra, ahora además el ciudadano la paga dos veces. ¿Tiene sentido? TV3 no es Zattoo.

Pero la evidencia de que algo no funciona con lo público en la era de internet es la barrera de entrada: si es posible cobrar y hacer un cierto dinero con contenidos de vídeo minoritario en la red… ¿puede competirse con la oferta de TV3? Soy de los que le ha dado mil vueltas (David Ballota bien lo sabe) a crear canales de los de amor al arte y a ver si se paga lo que cuesta en la red: esas cuestiones minoritarias, esas mismas que son, por ejemplo, BalzacTv. ¿Esa audiencia pequeña alimentada por medios tan poderosos como las televsiones públicas no nos están impidiendo la oportunidad de intentarlo? En la era de la escasez, sin una televisión pública hubiera sido imposible hablar de libros o de innovación con el lenguaje audiovisual. Pero el caso es que en internet podemos…

El brillante personal que está realizando tantas cosas en el entramado público de televisión hace generalmente excelentes trabajos. No es a ellos: es que el sistema debe plantearse devolver a la sociedad la capacidad de crear contenidos que ya no pueden ser patrimonio de los gobiernos. Basta con acudir a un quiosco de prensa, ni siquiera a internet, para comprender que en ámbitos donde no existen restricciones artificiales la sociedad es capaz de ofrecer cualquier contenido sin tutelas específicas y carísimas de los gobiernos. Si, además, luchan por el escaso y difícil dinero de la red…

3 Comentarios »

  • Marta Puigsegur dice:

    Hace poco más de un mes entrevisté a Ferran Clavell del 3alacarta para mi tesis sobre televisión por Internet. En respuesta a mi pregunta sobre este tema él justificó que la oferta de pago en el 3alacarta se creó en un momento en que no había publicidad en los vídeos. Lo que se buscaba con la suscripción y el pay per view no era generar rendimiento económico, sino cubrir los costes de la distribución por internet.
    Ferran Clavell reconoció que en el contexto actual (3 vías de ingresos: publicidad, subvenciones y pago directo de usuarios) se estaba dañando la imagen de una televisión pública porque los usuarios no entendían que tuvieran que pagar para ver un vídeo (evidentemente!).
    Además anunció que: “això (en referencia al pago del usuario) té els dies comptats i segurament el mes que ve o l’altre haurà desaparegut. O sigui, tota l’oferta del 3alacarta serà de lliure accés”.

  • Gonzalo Martín dice:

    Los ejecutivos de las televisiones hacen lo que tienen que hacer sometidos al modelo que la ley y sus posibilidades les permiten. Entre ellas está la publicidad, y un presupuesto que por definición es limitado.

    El ordenamiento de la televisión pública está, como no paro de escribir aquí, sometido a presiones como nunca antes lo ha estado. El cambio de la tecnología está haciendo difícil que lo que antes se daba por hecho, que las públicas podían hacer de todo y eran omnímodas, deje de serlo. El entorno político y social es otro, un entorno que reclama menos déficit y más diferenciación con la televisión comercial. La abundancia de oferta audiovisual conduce a la redefinición brutal de lo que hacen. Este es un ejemplo extraordinario de las dilemas a los que se enfrenta la TV pública: cómo se financia, cómo cumple con su cometido de “servicio público” y cómo mantiene un nivel de seguimiento del público que lo justifique.

    Todo eso se produce al tiempo que hacen excelentes productos. Y TV3 es una referencia, si no la referencia, por lo menos histórica, en todo lo que tiene que ver con interactividad y aprovechamiento de nuevas tecnologías. Al final, el problema es de cómo la ciudadanía perciben el valor social de lo que hacen, lo que incluye el uso del dinero en usos alternativos que también se demanda: sanidad, infraestructuras…

    En su favor, tiene una posición de interés público mucho más obvia que casi cualquiera de las otras: difícilmente habría información y entretenimiento “de calidad” (o con determinado nivel de producción) en lengua catalana si no fuera por su existencia. Y eso es algo que los ciudadanos de Cataluña van a tener entre sus preferencias de elección social con toda seguridad. Sospecho que hacer eso mismo en castellano, sin una transformación radical de la orientación de los contenidos, está perdiendo base social. Personalmente, creo que cada día cuesta más encontrarle sentido a todo lo que no sea profundizar en los elementos de no mercado y la conservación del patrimonio de imágenes y derechos que se ha pagado con impuestos.

    Ferrán, además, es alguien muy clarividente.

  • Ferran dice:

    Por alusiones…
    Ratifico lo que comenta Marta en su comentario. Pronto, muy pronto, el acceso a los contenidos de TV3 será totalmente gratuito.

    Quiero recordar que el servicio de video de TV3 (3alacarta) fue lanzado en el año 2004, mucho antes que casi cualquier otra televisión en Europa. Y desde esa fecha en 3alacarta ha habido siempre una amplia oferta de contenidos gratuitos. Para sostener los costes de distribución (notablemente más altos que en la actualidad) en aquella época se decidió cobrar por el acceso a los contenidos de archivo. Quede claro que todos los contenidos de TV3 siempre han estado disponibles gratuitamente durante un tiempo hasta que pasan a formar parte del archivo, al cabo de 7 días. Los contenidos de los informativos y los dirigidos al público infantil han sido siempre 100% gratuitos.

    Es importante este detalle puesto que otras cadenas de televisión (la BBC, por ejemplo) sólo ofrecen en la red los contenidos de los últimos 7 días y luego los retiran. Sí, los quitan, y ya no los puede ver nadie. En nuestro caso, en lugar de retirar los contenidos optamos por mantenerlos y dar a los usuarios la posibilidad de acceder al archivo, aunque tuviera que ser de pago. Afortunadamente las cosas han cambiado (disminución de los costes de distribución, aumento de la publicidad en el vídeo online) y dentro de unos días el acceso al archivo también será gratuito.

    Respecto al caso que comenta David de Ugarte, sólo quisiera aclarar que se trata de un error (nuestro). Dentro de pocos días, coincidiendo con la gratuidad total del servicio, casi todos los videos de TV3 podrán ser “embebidos” en cualquier website. Pero esta opción hasta ahora estaba restringida a muy pocos vídeos. Lo que no debería ocurrir nunca (y ahí está el error) es que se pueda embeber un vídeo que al cabo de unos días sea de pago, lo que da lugar a la ridícula situación que comenta David de Ugarte con toda la razón del mundo. Insisto: este y otros vídeos no deberían poderse embeber hasta que el servicio 3alacarta sea 100% gratuito.

    Entiendo perfectamente que se nos critique por estos temas. Sólo espero que al mismo tiempo se valore la apuesta firme que hemos hecho durante muchos años (en solitario) por llevar los contenidos de la televisión a internet.

    Ferran Clavell
    Director de Contenidos
    CCRTV Interactiva