Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Vivir de donaciones en el video: Alive in Baghdad

Escrito por el 5 noviembre, 2008 – 15:32Sin Comentarios

Es bien cierto que Alive in Baghdad tiene como “modelo de negocio” el recurso a donaciones para sostener una de las historias más fascinantes de la producción independiente, sea video online o convencional la perspectiva que tomemos. Y es bien cierto que Mobuzz tiene como pretensiones el entretenimiento y el beneficio económico como motivación para emprender, más allá incluso de la fascinación por el medio que puedan tener sus creadores.

Este comentario viene a cuento porque es posible que aparezcan muchas objeciones sobre las finalidades y la naturaleza específica de cada caso. Alive in Baghdad entra dentro de las cosas elevadas, de alto concepto moral. Pero existe un elemento común e inapelable: pedir dinero a los espectadores que desean la pervivencia y existencia de un programa, de un proyecto, de un show de video en forma de donación, no tiene nada de oportunista, inmoral, inadecuado o insólito: la idea de “support” tan típica de sites americanos no es nueva.
Hay críticas legítimas en toda la red acerca de lo que debieran o no debieran hacer los gestores de Mobuzz con su negocio y dianósticos de toda clase sobre lo que han hecho mal y bien. Pero las que son verdaderamente injustificadas son las que se realizan por el simple hecho de pedir donaciones y comparar las situaciones personales con las de una empresa que… se queda sin fondos. La audiencia es la que manda en este negocio y si la audiencia quiere que siga, es lo mismo tener clientes que tener donantes: si alguien cree que le merece la pena el trabajo de los demás, el que sea, no es precisamente absurdo sino consecuente corresponder con el esfuerzo ajeno. Y es consecuente, también, pedirlo.
De los errores, seguro que aprenderán.

Los comentarios est&án cerrados.