Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

De la audiencia a las audiencias (o el camino a la televisión personal)

Escrito por el 17 febrero, 2009 – 8:18Sin Comentarios

El diario de esta mañana trae esta interesante afirmación en un artículo sobre las nuevas series españolas que se estrenan esta semana:

«La gente ya no ve ficción extranjera», afirman desde las cadenas, que aceptan CSI como la excepción que confirma esta tendencia. La audiencia busca personajes e historias con las que identificarse y las nuevas propuestas miran en esta dirección.

Más allá de si el cine español debe tomar nota, o de si parte de las historias con las que nos vamos a identificar provienen de la localización de formatos importados (paradójico, ¿no?), a mí me sorprenden las expresiones de la parte que el periódico no entrecomilla, cuando dice “la audiencia”.

Y me sorprende porque no creo que se pueda ya enunciar alegremente esa expresión en singular: en lo que va el mes de febrero, la categoría de medición de audiencia que se denomina “temáticas” es la número 2 del mes, lo que significa muchas audiencias (si quieren ver lo que es fragmentación, miremos las temáticas una por una) y no la audiencia. Significa que se siguen muchos canales donde hay cine y ficción extranjera (también Paramount Comedy, que tiene de las dos, o FDF, de series españolas) y que se consigue con un porcentaje de hogares reducido comparado con el universo: ¿qué pasaría si tuvieran un cien por cien de penetración y llegaran a todos los hogares españoles?.

La pregunta se sabrá pronto, porque más o menos eso es la TDT que dicen que nos viene. Si las consecuencias son tan letales con tan escasa penetración de la televisión de pago, qué no pasará con su extensión universal. Así están de asustadas las cadenas que andan a ver cómo el gobierno les ayuda a sobrevivir en nombre del órden establecido, la democracia y seguramente los sueldos de sus directivos: el sábado 14, San Valentín por cierto, las temáticas fueron líderes de la noche. Parece que hay un público (públicos) aburrido de norias y cosas por el estilo y que se va corriendo a otros consumos, pero cada uno el suyo. Otra cosa es su composición sociodemográfica. El concepto de familia de canales que desarrolla Antena3 tiene que ver mucho con esto. Sofres no dice nada de si hay gente que está viendo contenidos descargados.

En fin, que parece inexorable y que va a un ritmo superior al esperado el proceso de personalización del consumo que es el verdadero cambio de la televisión. Todavía no han hecho su entrada masiva los PVR’s. La destrucción del modelo de negocio basado en la publicidad de masas que interrumpe acelera su descomposición. Eso que llamamos la crisis, con su reducción de inversión publicitaria, no es más que la marea que baja que deja al aire las vergüenzas de un modelo en el que una de sus condiciones críticas de éxito, la ausencia de una alternativa clara de entretenimiento que permitiera consentir los espacios de anuncios, desaparece progresivamente de forma mucho más contundente que cuando se inventó el video doméstico. Curiosamente, la Unión Europea se empeña en impedir que los formatos no convencionales (placement y cosas similares) no tengan espacio en la publicidad de televisión. Aquí huele a otra crisis.

José Luis Orihuela recuerda en sus diez paradigmas de lo que llama e-comunicación cómo se singulariza la recepción de los mensajes:

Los medios de comunicación electrónicos, gracias a la concurrencia de las tecnologías del cable y el satélite, consiguieron en los años ochenta segmentar temáticamente sus ofertas de programación pasando así del modelo broadcasting al modelo narrowcasting. La Red ha permitido un grado más en esta evolución: del narrowcasting al point-casting.

Bien, pues en España la confluencia entre el narrowcasting y el point-casting parece que va a llegar más próxima en el tiempo, pues la proliferación de una oferta de alto número de canales amplia de modo generalizado se produce en el mismo espacio temporal en el que los televisores se empiezan a conectar a las redes. Y al tiempo en que el acceso condicional se hará más o menos universal con la aprobación de la TDT de pago. Simultáneamente, un ejecutivo de Fox hace su pronóstico personal del tiempo en que tardará en ofrecer su contenido por internet al público español.

A los que ven en esto su personal venganza contra el estilo de programación de casas como Telecinco, no se apuren: los dueños finales de la oferta que consumirán serán el mismo tipo de dueños que los que tiene la antigua cadena amiga. Los que se asombran de la resurrección de RTVE como líder de audiencia consistente que esperen un poco, ni el presupuesto ni la legislación que viene, ni lo que van a hacer los espectdores la van a convertir en una cadena que condicione la audiencia, una de las bases teóricas de la existencia de televisiones públicas poderosas. Eso sí, tendrá muchos temáticos.

Los comentarios est&án cerrados.