Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Fusiones: El País sugiere opciones, en los mentideros se dice de todo y La Sexta aparece siempre en el paisaje

Escrito por el 21 febrero, 2009 – 6:55Sin Comentarios

Bien: la maduración de la sorpresa vespertina de ayer (todos a los que pregunto estaban sorprendidos, de no esperarlo, que no de no saberlo) trae consigo el que dos de los medios más rutilantes del panorama periodístico, ambos titulares de licencias y ambos sentados en las negociaciones se olviden de titular por la vía de “levantar la restricción” y titulen por la inminencia de fusiones sin ambages.

PRISA se va por “El Gobierno propicia la fusión de las televisiones privadas”. Deténganse en propicia, no han titulado permite. Estarán conmigo en que lo segundo es dejar hacer y lo primero poner de tu parte. Unidad Editorial dice que el gobierno “abre la puerta” a las fusiones, que puede interpretarse como se quiera, pero abrir la puerta es una bienvenida al calor de tu casa.

El País es especialmente generoso y viene incluso a argumentar acercamientos entre Planeta (Antena3) y La Sexta:

En la práctica, esto supone que de las seis emisoras privadas de ámbito nacional, Antena 3 y Telecinco (ambas con poco más del 16% de audiencia a finales de 2008) no podrán fusionarse entre sí o sus accionistas tener participaciones en la otra, pero todas las demás combinaciones son posibles entre ellas y las otras. El Grupo Planeta, accionista de referencia de Antena 3, podría tomar participaciones en cualquier otro operador excepto Telecinco. El ejemplo no es casual, porque un portavoz de esta cadena admitió ayer que hace unos meses mantuvieron “conversaciones” con La Sexta para un cruce accionarial.

Por supuesto, Telecinco no defrauda y mantiene su habitual tono de cachondeo ante las decisiones financieras de los demás y, según el diario de Miguel Yuste, redundaron en la idea de un movimiento “a la desesperada para ayudar a algún operador” en apuros. ¿Qué otro fino detalle publica un periódico generalmente bien informado de las intenciones del ejecutivo al respecto de casi todo? Que Televisa no podría comprar La Sexta por sus participaciones internacionales. Pero léase de otra manera: Televisa no pone un duro más en La Sexta. Sus socios, tampoco. Si hubiera ampliaciones de capital – más – no habría que fusionarse ¿no?.

La Sexta por todas partes. Antena 3, también. Prisa arruinada y sin derechos de fútbol que llevarse a la boca. Unidad Editorial y Vocento marginalizadas en el limbo de la TDT. Telecinco, como siempre, a lo suyo. ¿Coincidencia editorial? Se supone que Cuatro y Sexta. ¿Entender las opciones editoriales como segmentos de mercado? Planeta/Antena 3. ¿Otra coincidencia editorial? El Mundo/Antena 3/Vocento. ¿Quién es el exsocio de Telecinco que, con las cuentas reventadas, tuvo que dejar la rentabilísima cadena de Mediaset al tener que elegir de acuerdo con la ley antigua? Vocento, que empezó su reconversión antes que los demás. ¿Y quién no existe? Zeta.

Los comentarios de pasillo de la industria sitúan a La Sexta en una grave situación económica. Con cuentas más bien opacas al escrutinio público al no cotizar en bolsa y su relativa juventud, cuesta saber. Pero quienes me dicen que las han visto hablan de una enorme carga por compra de derechos (¿ha trasladado Mediapro el peso de esos costes a su televisión reduciendo ellos su exposición a semejantes amortizaciones?) aunque una explotación bien ajustadita. Preguntar a la gente de a pie del sector, los currantes, conduce a un diálogo sobre salidas de personal y restricción de gastos por doquier.

Como el diablo está en los detalles, debe notarse que el subtítulo que adorna la información de El País reza como sigue: “Industria suprime restricciones y acepta que los seis operadores queden en tres”. Así que Antena3 y La Sexta o, por qué no, Cuatro y La Sexta, que me cuentan que la compra de un kilo de atención en forma de patrocinio en la tele de Prisa está pero que muy regalado. O Net y Veo con Antena 3, por ejemplo. De seis a tres…

Y queda la cuestión prevista en la nueva regulación de no dominar dos múltiplex al completo. Es decir, más alquileres de canales, tipo Disney, tipo Sony. La próxima: la reducción de los presupuestos de televisión española mientras sus directivos juegan a ganar la liga de la audiencia a todo gasto. La siguiente: la fiesta autonómica. Den por descontado lo del pago en TDT. Pero la fiesta ha terminado, ahora hay que barrer los destrozos. Y, si les gusta la política, planteense lo que supone abrir una legislatura dando una nueva licencia a un grupo tenido por afín y ahora tener que ver que se tiene que fusionar. Si es que se fusiona, claro.

Los comentarios est&án cerrados.