Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Kangaroo muere por afectar a la competencia

Escrito por el 5 febrero, 2009 – 13:14Sin Comentarios


Mucha gente suele plantearme por qué en España las cadenas no se ponen de acuerdo y montan su Hulu. De hecho, alguna vez hasta lo he preguntado en público a los jefes de alguna cadena. Los partidarios de un Hulu entre cadenas argumentan que un sitio donde esté todo junto beneficia a todos: consumidores y usuarios. Mi respuesta siempre ha sido que esos pactos implican confianzas y alianzas que no se dan en un entorno tan competitivo, hecho confirmado por ellos mismos y seguramente por la práctica: salvo que me corrijan, la perspectiva de que eso en España lo lidere Abertis de la forma pretendida no parece halagüeña.

Al razonar en estos términos, se debe tener en cuenta que Hulu no es de todas las cadenas, que esencialmente son dos compañías las que unen esfuerzos, NBC y News Corp. Y que NBC y News Corp. son dos conglomerados con intereses amplísimos en los que la propias compañías que forman parte de ellas compiten entre sí y las sinergias son reducidas. A todos esos argumentos, el Reino Unido ha añadido ayer el de la limitación de competencia, lo que me parece que tiene mucho sentido. El diario Financial Times, sin embargo, un día antes consideraba como altamente probable el que se recibiera el visto bueno, siempre citando fuentes de los promotores.
¿Que es Kangaroo? Pues el nombre provisional de un intento de hacer un Hulu con los contenidos de BBC, ITV (privada) y Channel Four (pública, pero que puede captar algo de publicidad) en el que las tres compañías basaban su estrategia digital futura. Ferran Clavell nos decía ayer que la salida de Ashley Highfield, el que fuera hombre de tecnología de BBC, ex director de Kangaroo y ahora contratado por Microsoft, ponía ya en evidencia la dificultad de que el proyecto saliera adelante. La verdad es que todo lo que sucede en las últimas semanas en el Reino Unido es muy interesante.
Por resumir, la sociedad británica se encuentra en un debate profundísimo acerca de su modelo de sociedad digital y, dentro de ello, del modelo de televisión pública (que tiene dos versiones, BBC y Channel Four, ésta ultima admite publicas) así como las obligaciones y deberes de los operadores privados que cuentan con licencias de televisión en abierto. Las últimas resoluciones han dado lugar a una de cal y otra de arena para la BBC, pues si el veto a Kangaroo es un contratiempo, hace poco que el regulador ha dado preferencia a BBC sobre Channel Four en el futuro del servicio público (este último terminará fusionado con alguien). En este escenario, deben tomarse en cuenta también las críticas y los cambios que ha tenido que hacer el famoso operador británico por su efecto expulsión sobre el sector privado en el caso de la información local o la paralización de inversiones en el entorno internet ante los defectos de su control presupuestario.
Muchas veces hemos comentado aquí de una forma o de otra qué grado de competencia desleal supone que haya servicios públicos de internet compitiendo por el tráfico y la publicidad frente a los emprendedores privados que, desde luego, tienen muchas dificultades de capitalización y generar ingresos. Dificultades mayores ante la capacidad de los operadores públicos. Con la televisión y el vídeo esto se vuelve más relevente.
¿Qué dice el regulador británico? Pues que aunque BBC conserve iPlayer, aunque cada uno de los socios (ITV, BBC, Channel4) venda sus contenidos separadamente, aunque se les impusiera el aceptar contenidos de otros creadores, se considera que la concentración de contenido de primera clase es excesiva y que existe un peligro de eliminación de la competencia. ¿Y de quién han tomado las alegaciones? De Virgin Media, Sky (News Corp, copropietario de Hulu con próxima presencia en el Reino Unido) y, atención, de operadores de video online como…. Joost. Qué divertido.
Los promotores de la idea pensaban que, juntos, podían competir mejor ante la globalización del consumo de video online (en inglés, es obvio que es más destacado y competitivo) y la fuerza de las grandes marcas de contenidos. Es decir, puro pánico ante lo que parece un destino inevitable: que los grandes contenidos de entretenimiento mundiales sean comercializados y distribuidos directamente por sus dueños (o sea, Hollywood) retirando intermediarios.
La concentración tiene mucho sentido para desarrollar valor de marca. Un valor que encuentro que cada día va a ser más importante no tanto para encontrar el contenido pasado, sino para atraer gente al lanzamiento de nuevos contenidos. Todo el mundo sabe lo que es Lost, pero es que todo el mundo podía acceder a la máquina de amplificación que es el canal de televisión convencional que lo promueve. Marcas fuertes en internet que sirvan de punto de partida a la navegación sirve para posicionar muy arriba en la mente del consumidor el nuevo producto y crear la comunidad de seguidores que lo viralice. Que no dejen concentrarse a los propietarios de licencias otorgadas por los gobiernos, sin duda otorga oportunidades a los nuevos actores.
P.D.: Últimamente más de una persona me dice que está casi siempre casi al cien por cien de acuerdo conmigo. Estoy ansioso por saber y que alguien me cuente cuando no está de acuerdo casi al cien por cien. Es que a uno le gusta aprender.

Los comentarios est&án cerrados.