Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Con respeto y afecto, Hernán, hay algo que no se ha entendido

Escrito por el 23 abril, 2009 – 6:4811 Comentarios

“Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias” es uno de los pilares fundamentales de la Constitución Española y puede decirse que, salvo error por mi parte, uno de esos troncos comunes de la visión occidental de las libertades civiles.

Así que cuando yo escribí “espero ansioso un posicionamiento definitivo de ambas partes, diario y columnista” acerca de cómo es posible que el mismo periódico que inicia una cruzada editorial (¿se nota que no me creo eso que dicen de separar información de opinión? …más en los tiempos que corren) sobre la maldad intrínseca de las descargas y pobrecitos los autores los productores no esperaba, si es que el tono y la excusa de Hernán Casciari tiene que ver conmigo y los mails que le llegan (que seguramente no lo es, pero pongamos la venda), en obligar a nadie realmente a nada, sino en ver si tenían ganas esas partes de hablarnos de su paradoja: doy cera por la mañana, pero en el tiempo de internet mantengo la primera página de divulgación de cómo descargar de forma, de acuerdo a lo mismo que insinúa el periódico, completamente ilegal y delincuente.

La primera cuestión es que, de nuevo, se ha fracasado en el planteamiento del debate: ministra sí, ministra no. Eso por un lado. Descargas gratis como bandera. Y no se trata de ninguna de esas dos cosas. No es tu culpa, claro. Se trata por ejemplo, de que lo que sucede en Espoiler le ha costado la cárcel a los fundadores de Pirate Bay, sitio en el que con toda certeza viven los tracks de los torrents que están en esa página tuya tan peligrosa prodigiosa. Y no es cosa de no mirarlo con cuidado: hablamos del concepto de la propiedad intelectual en la era digital y del derecho a compartir. ¿Si aparece buena distribución online estarías a favor o no del derecho a compartir? No es obligatorio posicionarse, claro. Tu puedes poner enlaces a pago, ¿pero y si no los hubiera?

La segunda cuestión es, por ejemplo, ¿qué opinas si esos descerebrados de programadores que nos sueles decir que son los ejecutivos de las teles le impidieran a Paul Abbot hacer un mashup de creatividad desbordante, como por ejemplo los de The Grey Album, y no se lo dejaran emitir? Estarían cumpliendo las leyes vigentes pero no sabemos si cumplen un servicio a la cultura, excusa que nos emplean para echar pestes del tinglado de la red. De nuevo: lo que está en juego en ese intento de contribuir al control de la red es qué sucede con los conceptos de propiedad intelectual y la definición de lo que es ánimo de lucro. ¿Te parecería bien, por ejemplo, que por poner esos enlaces en tu blog, si El País te paga por ello, fuera ánimo de lucro? Hay una persona que se ha autoinculpado y aceptado una pena de cárcel, por hacer más o menos lo mismo aunque desde luego no con tu estilo.

La tercera cuestión, es que las cuentas están mal echadas. De tus 190 euros lo primero que hay que hacer es descontar el IVA. Ya solo quedan 163. Pero de esos 163 hay que quitar Digital Plus. ¿Cuánto? No menos de 45. Pongamos que nos quedan 120. Eso son tres series completas al mes más o menos al precio normal de un DVD, pero, gran pero, hay que pagar la infraestructura de los servicios (luz, adsl, etc.) con el consiguiente y legítimo margen que requieren estos operadores. Es decir, que si de tu ADSL se quitara un dinerito, según nos dices, de ninguna forma se pagaría lo que dejas de pagar por las otras vías. Eso sí, y siendo justos, en los precios del DVD están la furgoneta, la estantería, el plástico y el papel. Todo esto por plantear, y si quieres dar la razón, a los argumentos de los productores, que ven como su negocio se derrumba, justa o injustamente, por lo que promueves en tu página. Y eso es trascendente por…

La cuarta cuestión: si le quieres dar dinero a Paul Abbot, si de verdad quieres que le llegue el dinero a él y a otros como él, si de verdad lo esencial es que el dinero llegue a los autores, resulta que pagando a Digital Plus ya lo haces. Los sindicatos de guionistas americanos ya negocian en sus convenios que parte de los ingresos internacionales por todos los conceptos, últimamente han incluído hasta los ingresos por internet, vayan como retribución variable a sus bolsillos. También lo harías comprando un DVD. Pero tras esa visión un tanto infantil – esta sí que es infantil, pensar que es al autor al que hay que pagarle directamente y no a los que le financian, ponen los medios y, en definitiva, los que corren el riesgo – se oculta el hecho de que, por ejemplo, con el sistema del copyright los dueños de las canciones de los Beatles no son los Beatles. Qué curioso.

Es decir, si el conflicto moral que consiste en que no pagas por ver ninguna serie, que incitas a los demás a hacerlo (no únicamente por su higiene mental, que eso está muy bien, sino porque indicas cómo y dónde) frente a cumplir con lo que se espera del sistema actual, reside en darle el dinero al autor o poner enlaces de pago, yo te recomiendo que pongas enlaces a Amazon en Londres, que está cerquita, y con uno de sus programas de afiliación no sólo la gente estará educada en pagar, sino que puede que tu página hiciera dinero con ello de forma perfectamente legal según nos explicaría la empresa que aloja tu blog y que insinúa que lo que haces no es decente. Y de ese dinero, encima, con bastante seguridad le corresponde algo a los llamados autores siempre que no les engañen con las liquidaciones, claro. Que es un tema para otro día.

La quinta cuestión es la de los precios y el modelo de negocio que sugieres. ¿Si el precio no fueran 74 céntimos de euro – un dólar en euros vienes a decirnos – sería legítimo seguir descargando porque no se cumplen tus expectativas como usuario de tenerlo al precio que quieres? Es decir, de nuevo, no estamos hablando de qué modelo de negocio tiene que resolver el problema del fin de una manera de entender la comercialización del entretenimiento (yo sostengo que la cultura va por un lado y el negocio por otro, aunque se haga legítimamente dinero con ello), sino de qué modelo de red (¿ha de ser neutral? ¿aceptarías que espíen tus comunicaciones para educativamente decirte que está feíto eso que haces de no pedir permiso al autor al productor por haber compartido – tu compartes, no vives de ello, se supone – una obra protegida?) y de qué modelo de propiedad intelectual debe regirnos: ¿tiene sentido la autorización previa en la era digital? ¿qué es comunicación pública? ¿qué es ánimo de lucro?. Por ejemplo, si todo estuviera en streaming fácilmente accesible y gratis pagado con publicidad ¿cumplirías tus nobles aspiraciones de financiar al autor viéndote los anuncios que ponen o te los saltarías? Es que eso también le paga al autor, que cobra un sueldo basado en las ventas internacionales a teles y distribuidores online. ¿Es ilegal saltarse los anuncios con un PVR como ha llegado a insinuar cierta vez un ejecutivo de television americana?

Confundir la legítima aspiración a poder acceder a los contenidos que te y nos gustan en todo momento, lugar y dispositivo con un modelo concreto de negocio y sin tener en cuenta sobre qué pilares del derecho debe basarse esa forma de distribución, es una de las cosas que los que defendemos cultura libre (no equivalente necesariamente a gratis) queremos evitar en un sistema que, como dices, defiende “intereses creados” y no los autores, la cultura y todas esas excusas que ponen para defender que su cuenta de resultados no sale. Si has firmado un contrato con una editorial y echas cuentas del dinero que ves por un libro tuyo, cómo calculan tu liquidación y cuánto dinero se queda en papel, imprenta y furgonetas sabrás de lo que se habla con intereses creados. De lo que estamos hablando, por no ser aburridos y burdos, es en qué consiste la forma de desarrollar la creación cultural y el uso de la red de forma que se respete realmente los derechos y libertades de los individuos y el verdadero papel del autor.

Los cánones indiscriminados gestionados por organizaciones de intereses creados al servicio de modelos de negocio, como por ejemplo el de El País, cuyos ejecutivos piden dinero y prebendas públicas porque no les salen la cuentas, está detrás de todo esto. Y la ministra y su nuevo director del ICAA se han caracterizado por poner encima de la mesa una visión restrictiva, a veces peligrosa, de cómo resolver este cambio de paradigma. Eso sí, lo hacen con moderación y educadamente, un mérito a añadir para que no haya que tratarles, por supuesto, a patadas, y eso sin perjuicio de que la parodia y la sátira, lo incorrecto políticamente hablando que tanto valoras en las series que te gustan, sea factible. Los que debatimos en la red aspirando a no caer en lo que acertadamente señalas, inventar “conspiraciones paranoicas entre sindicatos de guionistas para salir en la portada de Menéame” sólo queríamos saber cómo se lleva la actitud pública de un medio que se posiciona en contra de hacer lo que en tu página se dice que se hace, pues precisamente la alojan ellos. Viceversa: que te beneficias de los servicios de un medio que pregona lo contrario a lo que haces. Nos mata la curiosidad, efectivamente, pero no es obligatorio posicionarse uber alles, ya es extraordinariamente bastante que sigas instruyéndonos en talento y dramaturgia.

11 Comentarios »

  • Anonymous dice:

    Solo decir que Digital Plus no paga a los autores, DAMA, por lo que yo sé. Desde hace años hay una reclamación por ese motivo. Es probable que Digital Plus se liquide o s evenda y los autores no vean nada de los últimos diez años. Con todo, para no levantar bulos, lo mejor es confirmar con DAMA.

  • Gonzalo Martín dice:

    Los canales que están en digital plus compran derechos de series americanas cuyos guionistas perciben por esas ventas parte de sus retribuciones. Eso sin contar lo que DAMA les dé.

  • Anonymous dice:

    No, yo te hablo de España. A los guionistas españoles no les liquidan sus derechos, y DAMA, la asociación de guionistas, tiene un pleito pendiente.

  • Gonzalo Martín dice:

    Es que eso tiene que ver con otra de las ineficiencias del sistema: quien recauda qué y por qué? cuánto? Por qué hay que dar un porcentaje de ventas a todos los que llegan? Estas son parte de las cosas importantes de las que no se quiere hablar.

  • Anonymous dice:

    Bueno, pero me hablas del presente y del futuro. Yo lo que te digo es que Digital Plus no ha pagado a las sociedades de gestión en los últimos diez años. El resto de las cadenas, tras mucho pelear sí, pero la plataforma no, y eso que se ha lucrado con sus contenidos.

    Con respecto a la piratería, la gente tampoco se baja cine español. Pero vamos, la cosa se acababa creando una distribución online, mandando 2 sms y que te den un código para ver el contenido que quieras on line, con calidad. Amazon te permite alquilar pelis en HD por 1$. Lo mismo que un videoclub. El tv Sony Bravia de 42 pulgadas te permite entrar en la pag de Amazon y pagar por tu contenido sin necesidad de pagar una cuota mensual a Imagenio. Es el videoclub en casa.

  • Gonzalo Martín dice:

    Pero lo que me planteas es el incumplimiento de una obligación, la cuestión es que si de lo que se trata es de pagar al autor, eso ya lo hacen los sistemas llamados “legítimos”. Lo esencial es si el derecho a compartir existe, si para que existe hay una forma de compensación o no, de haberla si su control y desarrollo viola las libertades fundamentales, si con la tecnología imperante – un hecho, no una valoración – es posible el control del contenido de la forma en que se ha hecho y si es posible el argumento de que el autor tiene derecho a decidir si se comparte o no su obra. Quien dice el autor, dice en realidad, el propietario de los derechos, que le ha comprado al autor para que se exploten de una determinada manera. Si esa manera no es posible, ¿de qué hablamos?

    No, no hablamos de poner un enlace a un sitio de pago, esa es la contradicción de Casciari, es saber en qué consiste la propiedad intelectual y si esa propiedad es realmente lo que se dice que es.

  • webmaster dice:

    Gonzalo, ¿esto tiene visos de hacerse realidad o es un simple farol?
    http://blackouteusp.wordpress.com/2009/04/20/hello-world/

  • Gonzalo Martín dice:

    Sí, si lo tiene, s.e.u.o.

  • webmaster dice:

    Pues, ha habido resistencia a la medida, según informa internautas.org y perdona el off topic aunque no tanto.
    http://www.internautas.org/html/5529.html

  • Gonzalo Martín dice:

    Sí, conocía eso, pero no ha terminado la pelea. Es la primera vez que le veo una utilidad a las elecciones europeas. Ahora quiero saber lo que votarían los candidatos de cada partido uno por uno, no la lista cerrada que nos dan.