Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Ciudadano-Productor (elementos de la discusión sobre la propiedad intelectual)

Escrito por el 11 mayo, 2009 – 7:0012 Comentarios
Algunos hemos optado por tratar de situar el debate sobre las descargas donde creemos que corresponde: en la regulación de la propiedad intelectual y en lo que debe ser la red, por contraposición a la gratuidad como elemento que parece definir no sólo el debate, sino la comprensión del fenómeno por la mayoría de la sociedad. Tanto para situarse a favor como en contra.

Así, discutir y debatir de verdad supone poner encima de la mesa, por ejemplo, el rol de lo público y el fomento del paso a dominio público de las creaciones científicas y culturales. Puesto que uno de los problemas esenciales de nuestro tiempo es cómo se gestiona la explotación de obras intelectuales en un mundo que no ha terminado con la distribución analógica como centro hacia otro con centro digital, el papel que adopte la normativa al respecto de uso del dinero público es, en mi opinión, un punto básico.

Ya por aquí hemos apuntado la incoherencia de que las televisiones públicas financien contenidos de todo tipo y al cien por cien sin que su propiedad revierta al dominio público en un plazo como mínimo razonable. O se ha planteado la paradoja de que mucha producción de cine se financie, de una forma u otra, a partir de subvenciones o derechos comprados por televisiones públicas, con dinero procedente de los ciudadanos. Entendiendo esencialmente que, si no fuera por este dinero, no sería posible su producción siendo en su mayoría obras que desaparecen pronto de los circuitos comerciales y que raramente tienen más pases televisivos, no digamos reestreno en salas.

Bien parece entonces que su propiedad sea devuelta al dominio público cumpliendo la vieja función del origen de la regulación de la propiedad intelectual: favorecer la creación y el progreso científico de la sociedad. Es una paradoja – la de la financiación pública y la titularidad de los derechos – que se acrecienta cada día: la polémica del bailarín Nacho Duato amenazando con impedir la reproducción de sus coreografías por su abandono más o menos forzado de su puesto, fuera su pretensión legal o no (conserva sus derechos morales, pero parece que no otros), pone de manifiesto la idea de que existe un abuso del concepto de propiedad intelectual. Su sueldo y coreografías fueron pagados con dinero público.

Hombrelobo referenciaba ayer un articulo en Bandaancha.eu que lanzaba esta idea del ciudadano-productor a partir de una conferencia del abogado Carlos Sánchez Almeida. La cita es verdaderamente jugosa del tipo de debate que generalmente no se quiere hacer, que no está presente en la política y que la Ministra de Cultura no nos plantea y conviene plantear:

“El abogado recuerda que la Ley de Propiedad Intelectual cede los derechos de reproducción, distribución y comunicación pública al que financia una obra. El filósofo concluye que ya que la mayoría del cine español está subvencionado con impuestos, “el pueblo español al completo se configura como ‘productor cinematográfico’. Ya habéis pagado las películas, sois productores y por tanto tenéis derecho a reproducir libremente las películas cuya producción habéis ya pagado, sin tener que volver a pasar por caja otra vez.”

Almeida va más lejos y propone una modificación para la ley del Cine que vincule las ayudas públicas a la publicación de las obras con licencias libres “que permitan la reproducción de las mismas sin restricciones, con reconocimiento de la autoría, al objeto de lograr su máxima difusión […] Si alguien quiere publicar su obra bajo copyright, que se quede sin subvenciones y sin desgravación fiscal“.

Si a alguien esto le parece una utopía, Almeida recuerda que más utópico es “intentar mantener con vida, mediante ingente inversión pública, un sector en estado terminal. Como si se tratase de una especie protegida, y encima pretender que los ciudadanos pasen por caja y sigan consumiendo sin rechistar: eso sí que es utópico.”

12 Comentarios »

  • Anonymous dice:

    Secundo lo que Almeida cita.

  • Iagoba dice:

    Esto ya se plantea desde hace tiempo en el ámbito de la investigación pública, donde la producción hoy en día puede ser puesta a disposición de los internautas gratis, revirtiendo así en la sociedad. A un catedrático o a un becario “le pago” yo, quiero saber cuál es el resultado de su trabajo.

    Y aunque “todos” seamos productores, en un supuesto beneficioso para todos ¿No vendrán algunos a cobrarnos el canon? Acordaos de como la innombrable “actúa” en los concierto benéficos…

  • Sergi dice:

    De alguna forma ya esta ocurriendo pero con forma de procesos internos disruptivos que acabaran con el modelo antiguo lease copyleft o creative commons, cuando la gente entienda que siempre sera mas provechoso llegara un momento que la gente no entenderá copyright sin estar ligado a entender conceptos como creative commons.
    Pero ya se sabe que las leyes y la clase política van por detrás de la sociedad.

  • txaume dice:

    Pasara lo mismo con las ayudas al sector del automovil?

  • samy dice:

    Las ayudas al sector del automovil no tienen nada que ver con la propiedad intelectual txaume.

  • txaume dice:

    No me refería a la propiedad intelectual del diseño del coche ni nada por el estilo. Si no al hecho de que el estado subvenciona a un sector mal administrado y en que debería revertir esa subvención, mas allá del mantenimiento de los puestos de trabajo (o la mayoría de ellos). Deberíamos exigir algo a cambio como sociedad? Y a los bancos? en fin, igual no es el sitio adecuado para realizar la pregunta, pero para mi forma parte del mismo tipo de problema. Por eso mi reflexión.
    Gracias.

  • Arkadia dice:

    Pues sí, totamente de acuerdo. Lo que me jode de los “pobres” cineastas, músicos, etc. es que hablan de que la industria “se muere” cuando lo único que quieren es seguir manteniendo su buen nivel de vida a costa de los pringados de siempre.

  • avvocato spagna dice:

    todo el mundo quiere más y más, da = que sea cierto o necesario

  • oneras dice:

    Porque ocurre que la gente en general no reflexiona, no comprende el concepto de pro común ni del papel que tenemos como colectivo que financia una industria que privatiza después. Los contenidos que se crean se nutren no únicamente de dinero, sino de inspiración, del mismo colectivo que les financia.
    Así que no sólo lo subvencionado, sino que lo no subvencionado debería, por ley, estar obligado a devolver como poco en parte, lo que hace al dominio público. Y la solución más equilibrada es hacerlo en función de los usos de los ciudadanos.

  • Anonymous dice:

    menuda tontería. ¿hablamos de creatividad o de hacer tuercas? de verdad no ves ninguna diferencia?

  • Anonymous dice:

    Anonimos insultando? troll intenta no ofender a los demas, puede que tu tambien digas “TONTERIAS”. Ademas, estoy con txaume. O es que para hacer diseño industrial no hace falta creatividad?

  • Francisco Miranda dice:

    Un caso interesante es el de los municipios que patrocinan íntegramente la publicación de un libro que luego se pone a la venta.

    Toda vez que se invierte dinero público lo lógico es que los contenidos aparezcan en internet para que nadie tenga que comprarse el libro.