Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Disney entra con capital y contenidos en Hulu: Hollywood no le deja hacer negocio a YouTube

Escrito por el 1 mayo, 2009 – 19:152 Comentarios

Los detalles están y estarán por todos lados, eso sí, tras semanas y meses de especulación: Disney compra un treinta por ciento de Hulu, se pone al mismo nivel que los fundadores NBC y News Corp., pone los shows buenos (Lost, Mujeres Desesperadas, Anatomía de Grey entre otros… porque tienen que tener en cuenta que Disney no es sólo la Casa del Ratón, sino la dueña de ABC y ESPN), dejan fuera a CBS (que se queda sola, pues hay condicionantes anti-trust que la impedirían entrar o que pueden complicar el deal recién firmado) y, por último, pero no menos importante, YouTube se queda a verlas venir. El análisis que más me ha gustado, el de Variety, en perfecto inglés americano de la costa oeste.

Dejando ahora aparte los detalles, conviene tratar de ver el bosque completo:

  • Las grandes corporaciones de contenidos, que tienen ramas en televisión, cine, cable, música y lo que haga falta (radio…), han hecho o están haciendo sus deberes con enorme diligencia: basta comprobar lo que ha sucedido con los videoclips y Vevo, sumado a los raquíticos acuerdos que la misma Disney le da a YouTube y todo ello a pesar del acuerdo con Sony para darse cuenta de lo esencial: no van a permitirse que Google les desintermedie como ha ocurrido con los clasificados, con las noticias y tantas cosas más o que suceda lo que ha pasado con la música, donde se ha perdido el control seguramente para siempre. Mejor dicho, donde la transición a otros modelos se ha hecho abruptamente y sin contar con ellos. Ahora, cuentan.
  • El contenido sigue siendo el motor del negocio. Mejor: el buen contenido es el verdadero motor del negocio. Porque cuando el contenido no es bueno, simplemente no hay negocio. El dinero de verdad sigue estando, a pesar de la cola larga, en los contenidos más complejos y sofisticados, es decir, en el tramo alto, el de los éxitos. Por tanto, el lema fundador de YouTube, ese Broadcast Yourself, cada vez deja más de ser yourself para ser something else, un sitio para recuperar lo perdido en televisión o distribuir creaciones de profesionales fuera del circuito del éxito, sea por valor de producción o por tipología del contenido. “Gana el dinero ahí si puedes”, le están diciendo los grandes, nosotros vamos a procurar quedarnos con el dinero que haya de lo que siempre ha dado pasta, el gran espectáculo. Mientras, YouTube se rediseña para ser un Hulu, una plataforma donde los grandes puedan estar, aunque eso sí, donde ellos controlan la publicidad, los precios…
  • Hace unas semanas teníamos la duda de si, una vez han aprendido todo lo que han aprendido de Hulu, Fox y NBC no iban a ir por su cuenta y jugar con todo el pastel. Sobrevolaba la amenaza de la no renovación del contrato de exclusiva de los fundadores. Bueno, pues no ha pasado, se ha renovado. ¿Alguien verdaderamente piensa que los dueños de Hulu van a dar mejor trato de contenidos a Google que a sus propios sitios? ¿Y qué pasa con MySpace? A quién le importa, si ya es de News Corp. Una idea interesante para ambos sitios es si su única salida para tener un contenido mejor y más monetizable consiste en producir directamente y crear nuevas franquicias de contenidos. Algo que ya hace MySpace, pero constreñido a los presupuestos reducidos que permite internet y que no están permitiendo crear las cosas que todo el mundo ama de verdad.
  • Suele resaltarse que YouTube representa el 40% del tráfico de video en Estados Unidos. Que está muy bien. Pero todo el mundo se olvida de que el otro sesenta, quitando de en medio Yahoo y MSN, está en manos de las mismas empresas que están controlando el tráfico más monetizable de la casa de vídeo de Google. Es decir, que siendo una posición que querría cualquiera, no es ni mucho menos tan poderosa como parece. En realidad, ser el 40% supone más coste que ingresos, sobre todo puesto en equivalencia. Si Hulu empieza a poner también música en su site, el camino acelerado para dejar de ser el segundo en tráfico y primero en monetizar puede convertirse en un doble número uno… y sin salir de Estados Unidos.
  • Otra mirada importante es que este salto cualitativo va a poner encima de la mesa la presión sobre otros modelos de negocio como los de iTunes y Netflix. Suponiendo que sea así, que los modelos de pago por descarga y subscripción se vean fagocitados por el modelo gratuito de baja intrusión publicitaria, de momento las ofertas de contenidos son muy diferenciadas. Las dos primeras están en cine y tratando de ofrecer calidades altas, pero todos sabemos que hace dos años no hablábamos de nada de esto y todo el mundo pensaba que ver la televisión fuera de la televisión sólo era YouTube. La cuestión es, claro, que a estas mismas grandes corporaciones les interesa mantener durante todo el tiempo que puedan unos modelos que se parecen bastante a los actuales, de los que conocen muy bien sus virtudes.
  • A este escenario, sumémosle el esfuerzo nacional e internacional de presión sobre los legisladores para tener un marco jurídico que, como mínimo, prolongue las fuentes actuales de ingresos mientras se consolida, controlada por ellos mismos, la distribución digital de los grandes contenidos globales. YouTube no va a ser, no le van a dejar, el distribuidor del gran Hollywood ni dentro ni fuera de las fronteras del país de Buffalo Bill.

La última gran cuestión es: ¿es rentable ya la distribución online para las grandes corporaciones? La guerra con Boxee es uno de los síntomas de que la personalización del consumo, la transformación de la publicidad que lleva implícita y la más que probable reducción de valor que produce la digitalización, lleva consigo todavía demasiadas incertidumbres como para que puedan crearse flujos de ingresos que sustiyan los antiguos. Desde luego, tan controlables no se sabe si va a ser, pero al menos que sean mejores que los de ahora. Lo que lleva a preguntarse ¿y si nunca llegan a serlo?. Si es así, me temo que los sueldos de estrellas y guionistas bajarán, deberán hacerlo determindos costes de producción y la tecnología debería permitir reducir otros. Quizá ese deberán es un también. Aún así, Jeff Zucker, el hombre que resumió el problema al decir que se cambiaban dollars for pennies (duros por pesetas en castizo) ya dice que no son pennies, sino dimes, la moneda de diez céntimos de dolar. Eso es incrementar por diez.

Algunas notas más: una prueba más de la pobreza de lo que ofrecen a YouTube los estudios se encuentra en los acuerdos de Lionsgate (para ofrecer contenido largo o completo, la prueba es Alf, que también está en Hulu) o en los de Sony, que prefieren emplearlo para promover Crackle, su propio site. Un buen relato por la pugna para convertirse en un sitio para el contenido profesional, la ha publicado el Financial Times. YouTube es un buen cañón de trágico, un canal de distribución, pero la guerra consiste en que no adquiera poder de negociación sobre el contenido.

Créditos: la imagen pertenece a la galería de Honey-Bee, con licencia CC.

2 Comentarios »

  • teleymedia dice:

    “Porque cuando el contenido no es bueno, simplemente no hay negocio. El dinero de verdad sigue estando, a pesar de la cola larga, en los contenidos más complejos y sofisticados”.
    Siempre he pensado eso. En el panorama español del video on line es en mi opinión la gran carencia.
    ¿Realmente un contenido con presupuesto industrial y ambición arrastraría al público y la rentabilidad (anunciantes)? En mi opinión, si.
    Ojalá eventos como brans and video sirvan para dar ese paso.
    ¿Quién se lanzará primero?

  • Gonzalo Martín dice:

    Michael Eisner dice que llegará el Ben-Hur de la red.

    Pero el tema para que el video online genere dinero no está del todo aún únicamente en los contenidos. Aparte de su calidad formal, incluso la subjetiva, partimos de presupuestos bajos, lo que condiciona el valor de producción.

    Los presupuestos bajos tienen que ver con que son audiencias que no se compran. Y para tener un negocio, necesitamos monetizar audiencias.

    En mi opinión, es más el déficit de comercialización y distribución que el de calidad del contenido. El gran éxito siempre es esquivo y desconocido. Hasta ahora, el gran exito del video online español, el que ha trascendido fuera de la red, ha sido Amo a Laura. Y eso era otra cosa-

    Hay un segundo gran éxito: Qué vida más triste. Pasa de la red, a la tele y en la tele se maneja. Es decir, un segundo modelo, el de filtro de talento ha conseguido algo.

    Arriesgar un “presupuesto industrial” en la red sólo puede ser un experimento, porque el riesgo es inasumible: aquí no hay subvenciones ni pérdidas que cubra el estado. Por tanto, el éxito llegará de cosas simples resueltas con talento.

    Por el lado de los grandes, tambien falla la comercialización y distribucion. Tienen miedo a esparcirse y no cobrar. Pero son ellos los que tienen que correr ese riesgo porque tienen que descubrir cómo sacarle el jugo. La actitud americana es mucho más proactiva.