Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Argumentos para discutir paradigmas (o para que sí haya debate)
Ahora que hay quien nos propone debatir mucho cuando, en realidad, quiere discutir poco, nada más recomendable que airear el pensamiento y acudir a quienes sí se plantean di[..] Leer más
“Crea Cultura” es, definitivamente, un foro inútil
Hablan de crear cultura como si estuvieran pintando la Gioconda o dando los últimos toques a Madame Bovary, pero encended sus televisiones o mirad su lista de publicaciones. [..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Las absurdas lágrimas por la publicidad en televisión española

Escrito por el 17 julio, 2009 – 7:207 Comentarios

Mientas los trámites para efectuar el cambio más revolucionario de la televisión en España desde la ruptura del monopolio de RTVE avanzan sin piedad, el tono de la queja refleja la profundidad del mal. Un ejemplo magnífico es el titular dramático y cruento que El Confidencial Digital dedica al mismo cambio que Sarkozy, ese campeón de las redes y la sociedad digital, ha realizado en Francia: La fórmula TVE, una televisión pública sin anuncios, fracasa en Francia: la inversión publicitaria bajó un 6 por ciento y ningún otro medio salió beneficiado.

Tomen nota de la palabra fracasa, porque ahí reside todo. Uno pensaba que de lo que se trataba era de la televisión pública, su calidad (esa palabra esotérica), su defensa de no sé cuántos valores, la pluralidad, la identidad y esas mandangas que justifican el poder de los políticos sobre nuestro dinero (perdón por la soflama). Y noticias como ésta ponen en evidencia en qué reside el verdadero debate. Puede que porque los que fabrican las noticias son empresarios de comunicación y, como tales empresarios de comunicación, por lo que están preocupados es por las cuentas de resultados del sector. Ah, el fin de la publicidad en la televisión pública sólo tiene por misión el que las empresas privadas sigan viviendo opíparamente en ese oligopolio (perdón, jardín cerrado) que es la televisión en abierto basada en licencias y concesiones.

Es un ejemplo porque no son los únicos en poner el acento en el problema de otros. Sí, bien está en llamar la atención del por qué han de ser las empresas de telecomunicaciones las que paguen la fiesta, que es uno de esos escándalos-chapuza que rodea todo lo que tenga que ver con el enorme dedo de repartir favores y dineros en la comunicación. Una sorpresa es que haya grupos de trabajadores de estética sindical que se opongan: mí no entender, el mundo laboral de RTVE ha sido y creo que sigue siendo excepcionalmente mejor que el del resto (a lo mejor es por eso), y se supone que la tradición sindical es en pro del servicio público, sea lo que sea eso.

También lloran los publicistas porque no van a poder vender tantos GRP’s, por ejemplo: qué interesante, ¿será que ahora van a tener que pensar en la comunicación de otra forma y convencer a sus clientes de que dediquen el dinero a otras cosas?. Como se ve en el caso francés, parece que la gente no está dispuesta a gastar más. Las proyecciones que realizan las agencias de medios españolas no son nada optimistas con lo que pueda pasar aquí. Y eso en un entorno recesivo donde la publicidad se contrae cumpliendo con su tradicional valor cíclico. Si hablas con veteranos observadores del sector no tienen pelos en la lengua y te dicen que lo lógico es que se lo ahorren. Más publicistas desencantados hablan de subidas de precios y que cómo puede ser esto. Otros se quejan de que las jugueteras van a tener problemas con sus campañas navideñas: madre mía, publicidad a los niños, ese bien que se ha querido siempre regular y proteger ¡mucho más en las cadenas públicas! (al menos, esa era la teoría).

¿Y qué hacen los directivos de la televisión pública por antonomasia? Quejarse de que no pueden competir y, dicen los rumores, comprar contenido a toda pastilla para comprometer el gasto para un par de añitos y luchar por eso que les importa tanto: ser líderes. Enhorabuena, porque en verdad lo han hecho muy bien, ¿pero nadie quiere ver la fascinante oportunidad de hacer televisión, con semejante presupuesto, sin la presión de esa cosa que pone Sofres en las casas y que casi han de matarte si descubres quien lo tiene?. Yo tengo noticias de uno, lo digo por si ven que mi cadáver aparece fotografiado en Facebook, ese sitio de donde he sido proscrito.

Como creo que es notorio mi convencimiento de que la televisión pública entendida como ese gran servicio (sic) universal propio de las europas es, simplemente, innecesario en los tiempos que corren y que más valdría cerrarlo definitivivamente porque, simplemente, o no puede cumplir su función o expulsa al resto de la sociedad en su intento por hacer y difundir contenidos de modo libre, comprenderán que me lo pase en grande confirmando mis peores temores:

  • A nadie le importa eso de la tele de calidad. Ya sé que me reitero, pero observen como ni la mismísima cúpula rectora de RTVE dedica un solo segundo a hablarnos de la oportunidad que tienen de dedicarse a nuestro mejoramiento moral e intelectual sin tener que producir Mira Quien Baila.
  • Ningún medio, aparentemente, resalta el hecho de que tenemos una gran oportunidad para ver más cultura y contenidos edificantes sin telebasura. Tampoco nos hablan de la espléndida oportunidad que se nos abre para la pluralidad.
  • Nadie se está preguntando si ahora el presupuesto de RTVE es excesivo o se han calculado las cuotas privadas (las otras teles y las telecos) para que encajen las cosas de este año y puede que el que viene y luego ya se verá (sí, se ha hecho así). Nadie se ha preguntado qué pasará si un día la cuota del 0,9 no llega a lo que se ha gastado de antemano el ente de nuestras vidas.

Y, en el futuro, ¿qué pasará?. El futuro está en las estrellas, le respondió Mario Conde a Pilar Urbano el día que cayó del cielo y yo no tengo una bola de cristal. Pero en ese ejercicio de agorerismo que tan entretenido es para la vida cotidiana y que si se cobra por él se llama prospectiva, les pongo algunas ideas de un escenario más que probable:

  • A su tiempo, telecos y televisiones privadas pedirán que les liberen de sus pagos. Cualquier excusa servirá: una sentencia de un tribunal (está por ver lo de las empresas de cable y telefonía), otra crisis, un no remontar la inversión de publicidad. Cualquier cambio de gobierno que venga libre de sus actos pasados servirá.
  • A su tiempo, se considerará que el gasto que realiza para las audiencias que vienen (todas debajo del diez, ya verán) es excesivo.
  • A su tiempo, la tendencia histórica de RTVE a gastar más de lo que ingresa se manifestará de modo clamoroso (ya pierde un congo, pero están tratando de que se vea poco). Recuerden que toda esta cantinela del gran servicio público que debía ser empieza por un déficit que aumentaba año a año como una bola de nieve. Y que ha bastado un año tras la limpieza que hemos pagado todos para que regrese. Y digo un año porque, en realidad, nunca se ha ido: la contabilidad hace maravillas.
  • A su tiempo, los directivos que tan bien lo han hecho (lo digo sin retintín, lo han hecho bien), por puro ciclo profesional y puede que por cansancio de no poder hacer lo que está en sus genes (competir), se irán a ganar mejores sueldos al sector privado. Con total legitimidad y lógica, que nadie me interprete mal. Y vendrán otros, elegidos en otro ciclo político y con mandatos morales diferentes sin compromiso con la visión actual (esto no quiere decir que sea mejor, será otra, un otra que tendrá que ver con el corolario que viene a continuación).

El corolario: más pronto que tarde, habrá una reducción de presupuesto. Y nuevos ajustes de plantilla lo más finos y menos costosos que se pueda, que en este caso siempre resulta gravoso. Poco a poco, otro mastodonte de la comunicación será víctima de los cambios que afectan a toda la sociedad digital y se transformará de la cara y lenta manera que lo han hecho todas las empresas públicas a lo largo del tiempo. Y nunca volverá a ser lo que fué en el siglo XX. No pasa nada, el mundo es otro y, por supuesto, tendrá lo que se supone que tenía que ofrecer sin necesidad de que se haga bajo las siglas RTVE, que tardarán mucho en extinguirse si es que lo hacen: cultura, entrenimiento y pluralidad estarán garantizados fuera, es lo que tiene la promiscuidad digital. A ver qué terminan proponiendo para justificar su vida. Algunas cosas tienen, incluso interesantes desde eso que les preocupa tanto que es la imagen de país, ¿pero serán capaces de hacerlo?.

Créditos: la fotografía es de dominio público, pertenece al archivo del Nationaal Archief de los Países Bajos.

7 Comentarios »

  • Enric Pérez dice:

    Si es que, simplemente, lloran porque se les caen los palos del sombrajo.

    Un saludo.

  • pabloherreros dice:

    Me ha encantado tu análisis, Gonzalo, no puede ser más acertado. Verás cómo dentro de un par de años citas este post y todo lo que pronostica se cumple (para mal de todos nosotros).

    Ahora…también les tocará el declive a las privadas porque, aunque sí es cierto que conseguirán llevarse más audiencia que desierte de la nueva TVE, las privadas sufrirán de verdad la migración de la TV a internet por parte de la gente y la compatibilización de ambos soportes simultáneamente. Con los "sofres" de turno procurarán ocultarlo mientras puedan, pero las métricas de la Red irán convenciendo a los anunciantes de que, de verdad, los espectadores se van marchando con su ordenador a otra parte…

    Un abrazo!
    Pablo Herreros

  • Gonzalo Martín dice:

    Gracias.

    YO creo que, en realidad, las privadas van a sufrir mucho cuando la gente zapee en sus paradas publictarias y se queden enganchadas a un contenido sin publicidad. Veremos cambios de conducta en antena para compesar ese efecto. Pero todo depende de los contenidos, como siempre.

  • Gonzalo Martín dice:

    Ah, y la tele tiene mucha vida. Las teles irán canibalizándose a sí mismas a medida que crezca la publicidad en internet. Y los éxitos se fabrican en la tele de siempre. Luego la gente los ve donde quiere.

  • Anonymous dice:

    La televisión seguirá su evolución ahora de la mano del internet, la forma de presentación cambiará y la planificación para la audiencia se beneficiará de la que usan actualmente para los soportes como la que hace google, yahoo, o a nivel nacional COGUAN

  • rtve en lucha dice:

    buen análisis, quizá no compartamos el fondo de muchas cosas de las que dices, pero eso no le resta calidad. Discutir contigo esos puntos a estas alturas, creemos que no nos lleva a nada. Aún asi, matizamos, que nuetra posicion laboral sea mejor que el resto, no hace que sea buena ¿ no crees que seria mejor política para todos acrecarse a lo que parece bueno en lugar de hacer que todos lo pasen mal? es decir si tan bien estamos quejémonos de lo mal que estan los que lo pasan mal para que su situación sea mejor, en lugar de hacer que todos lo pasemos mal y así nadie se queje ( mal de muchos..).
    veras, nos quejamos porque ademas de todo este cambio nos entierra profesionalmente. ¿que conservamos el trabajo? vale, muy bien, pero eso ya lo teniamos y nos lo han cambiado por las bravas ( es cierto, a otros los despiden, entonces protestemos por que a ellos les despiden para que tengan trabajo, no para que tb nos despidan a nosotros.
    Una matizacion mas, los sindicatos son los sindicatos, rtveenlucha es rtveenlucha, hay matices qeu todavia nos diferencian (gracias a ¿dios?)
    en un dia como hoy no vamos a buscar mas polemicas, gracias por estar atento a estas noticias, gracias por tener tu propia opinion, nuestro mas sincero abrazo…

  • Gonzalo Martín dice:

    Gracias por leer y compartir las divergencias. Creo que el post explica claramente lo que pienso. No puedo estar de acuerdo con vosotros: pienso que desde vuestra concepción la clave es pelear por contenidos acordes con el servicio público y por el desarrollo profesional de los que están. No creo que os entierre profesionalmente, eso no depende de la publicidad sino de cómo la direccion enfoca la prestacion de servicios.

    RTVE hereda un modelo y estructuras laborales y de gestión producto de un tiempo. Y ese tiempo se ha terminado, queramos o no. Una televisión que empezara hoy, no necesita las estructuras que RTVE tiene: es más eficiente si subcontrata y se centra en preservar personal estratégico y otros elementos.

    Por otro lado, la verdadera causa de existencia de lo público debiera ser hacer aquello que el mercado no da. Desgraciadamente, en muchas personas con responsabilidad política predomina la visión de que sea grande y competitiva por razones de identidad nacional y excusas por el estilo que solo están para extender el poder de los políticos.

    La extensión de las redes y el abaratamiento de la tecnología de video hacer que cualquier grupo social, empresarial, político y cualquier artista tenga acceso libre a difundir sus contenidos. Es decir, cada vez más es menos comprensible que haya televisiones públicas (y radios, pero todos tenemos claro que enla radio, la competitivdad del ente y su influencia es menor, nunca tuvo publicidad y nunca pasó nada). No concebimos que el gobierno haga sitios de internet yperiódicos de papel para competir con los privados con publicidad, pero si lo damos por bueno en la tele. Es un rescoldo de una época. Nada más.

    Difiero en lo de vuestra situacion laboral: a todos los demás nos pueden despedir. Forma parte del juego: aceptamos que se es libre para empreder y para cambiar de trabajo. Luego aceptamos que se ha de ser libre en consecuencia para prescindir de personas, las garantías y su regulación es otro asunto. Pero la sociedad privilegia a los trabajadores públicos de una forma que, no diré injusta, hace que exista dos tipos de riesgo. No me parece descabellado que eso tenga determinados costes para esos trabajadores: ¿menos oportunidades? ¿Diferentes? ¿Sueldos que suben más despacio? Pero son casi siempre más altos que la media del sector en el que se encuentran. Yo no le encuentro sentido por ningún sitio, pero es obvio que soy una minoría.