Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
“Crea Cultura” es, definitivamente, un foro inútil
Hablan de crear cultura como si estuvieran pintando la Gioconda o dando los últimos toques a Madame Bovary, pero encended sus televisiones o mirad su lista de publicaciones. [..] Leer más
Una coda sobre “Crea Cultura” a raíz de la opacidad legal
El punto esencial del comentario de Antonio Ortiz a la campaña Crea Cultura de Atresmedia es la idea de framing o de enmarcamiento del espacio de debate de cara a la opinión[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Los juegos son cosas de todas las edades, como lo es el entretenimiento y la sociedad digital

Escrito por el 21 julio, 2009 – 8:00Sin Comentarios
Creo que casi todos tendemos a contemplar la industria del entretenimiento en parcelas aisladas: cine, televisión, incluso teatro, cada uno por un lado (no digamos la música) , y los juegos todos ellos en su particular chiringuito. No es ningún secreto la existencia de vasos comunicantes entre ellas y la cada vez mayor importancia de encontrar historias que crezcan más allá del medio que las origina.

He recibido esta presentación de un trabajo realizado por la Asociación de Desarolladores de Ocio Interactivo Digital que explica los hábitos de consumo en materia de juegos de eso que llamamos adultos. Lo interesante: que contribuye a derribar el mito de que, como en internet, juegos y presencia digital es cosa de jóvenes. Cuando, en realidad, lo que sucede es que la sociedad se hace digital y no hay nadie que quiera perdérsela. Que los hábitos de consumo y los usos sean diferentes, que haya gente que no se incorpore al mundo digital, no quiere decir que no haya generaciones acostumbradas al uso de dispositivos electrónicos y no se quieren quedar fuera. Todo ello asumiendo que fueron los niños los que aprendieron a programar el video, historia que nos hace olvidar la otra parte: el resto de la familia se aprovechó de ello y la tecnología fue usada por todos.

“No quedarme fuera” es algo que escucho no con miedo, sino con pasión en muchas personas que no llegarían ni al calificativo de eso que se llama emigrantes digitales. Y solo hay que ver como adultos de edades que se miran con suspicacia se lanzan a Facebook y a descargar películas. La consecuencia para la construcción y desarrollo futuro del entretenimiento es inevitable: todo es convergente y para todos los públicos. De ahí que la mirada a la industria audiovisual en parcelas subvencionables, otras regulables y otras que andan sueltas es, seguramente, producto de nuestra mirada del pasado. ¿Qué diferencia hay entre cine, televisión, libros y juegos? Hoy día son soportes para involucrarse en una historia de diferentes maneras. Pero miramos y regulamos todo como si estuviéramos en los años del blanco y negro. Es, en gran parte inevitable (el espectro sigue siendo un bien escaso), pero no deja de ser una limitación de pensamiento: la cultura no se salva por proteger determinados medios o poner reglas restrictivas de explotación económica a otros. Todo fluye como fluyen los bits y cada historia tiene muchas formas de ser contada y de participar en ella. Pero supongo que convertir a Proust en videojuego será considerado anatema antes de empezar. Lo que no quita que haya que ser muy bueno para lograr la misma intensidad de En Busca del Tiempo Perdido en una pantalla interactiva.

Los comentarios est&án cerrados.