Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

La TDT de pago como ejemplo de cómo el futuro no debe ser lo que era

Escrito por el 23 agosto, 2009 – 22:525 Comentarios

Qué alboroto: Cebrián vuelve a presentarse como el salvador y el último bastión de la democracia cuando una decisión gubernamental no le conviene a su cuenta de resultados. Ver la mecánica de la tribuna incendiaria seguida por rigurosísimos artículos sobre el caos de los descodificadores de TDT y todos los medios del grupo PRISA lanzados a muerte contra un gobierno que está imitando seriamente al franquismo (oigan, que lo dice él), da mucho que pensar sobre cómo el susodicho grupo de periódicos, radios y televisiones actúa con la información cuando tiene un interés en ella.
Me da que por la boca muere el pez, pero como la vida es muy complicada y la verdad tiene muchos ángulos, resultaría que la forma y los intereses están viciados pero que, simultáneamente, tiene más razón que un santo. El boomerang de la vida, esa especie de carrusel oriental por el que todo vuelve y se repite, ese presunto karma que te devuelve lo que has hecho en forma de bien y mal podría llevarnos a pensar que, cuando eran los demás los que protestaban por las decisiones que sí eran favorables a su cuenta de resultados (tele de pago cuando todo el mundo la esperaba en abierto, fusiones forzadas, cambio del pago al abierto), puede que tuvieran la misma razón y validez de argumentos que los del flamante Consejero Delegado de PRISA.
¿Es esta pieza una columna de descarga contra el académico e insigne novelista, guardián de las esencias? No, simplemente es poner en evidencia lo que verdaderamente ocurre con el negocio de la televisión desde ese ya lejano día en que el Estado puso fin a su monopolio televisivo y tuvo a bien conceder, siempre vigilantes y atentos a nuestra higiene mental teniendo en su mano la posibilidad de cierre y el Boletín Oficial del Estado, una serie de licencias para que grupos privados ganaran dinero con ella, que es lo que se hace cuando uno tiene un negocio privado y que a mí parece estupendo.
Desde entonces, la cantinela siempre ha sido la misma: gobiernos que han creído que su futuro se jugaba en el control político e informativo de todas las teles que hubieran y gobiernos que terminan atrapados y rehenes de los necesarios argumentos que las televisiones privadas han tenido que dar a sus accionistas, generalmente en los mercados de capitales. Y ahí entra el fútbol: no ha habido presidente del gobierno sin su guerra futbolístico-televisiva que seguramente ha debido darles pesadillas nocturnas ante lo poco que tienen que ganar y lo mucho que perder, todos acusados de amiguismo (con razón) y todos atenazados ante una opinión pública mucho más interesada en el futbolín que en los arcanos de la creación de riqueza.
Así que, Juan Luis, la democracia española se resume en cómo se ve el Madrid-Barça y todos tan contentos. Mientras, dos fenómenos suceden sin que, por supuesto, los mismos grupos mediáticos que claman en la pugna del maná fútbol-tele o tele-fútbol que tanto monta, digan nada: un vergonzoso oligopolio de empresas que deciden el futuro de las comunicaciones y toda esa cantinela – más falsa que un dólar de madera, si me lo permiten – de la información veraz, la pluralidad, la protección de la infancia, formar-entretener-informar, sin que la ciudadanía, el libre acceso de las empresas al mercado y su autonomía frente a los gobiernos importe nada en absoluto. La segunda, la nula importancia de la protección del consumidor.
Dice un amigo mío (que es lector, así que si desea manifestarse desde el fin de sus vacaciones, por favor, que no se refrene) que en el Reino Unido se ha tenido desde el día que se inventó la TDT el respeto al usuario en la cabeza: no se pueden vender televisores que no estén adaptados, los descos no traen sorpresas como el hecho de que no sirvan para lo que tienen que servir. En esta tierra nuestra, el fraude empieza por el hecho de que se promete una revolución digital de la sociedad y nadie tiene un desco interactivo. Ahora se aprueba el pago sin que nadie sepa donde comprar un desco con acceso condicional (parece que, algunos y curiosamente, ya los tienen embaladitos y listos para… el fútbol). En realidad, no sé por qué nadie grita (gritamos) tanto, la TDT de pago se iba a aprobar de un momento a otro, pero se ha hecho en pleno ferragosto y por mecanismos legales vergozantes, incluso más vergonzantes que el famoso registro que se sacó un ministro de la manga tras un consejo de ministros y tuvo que rectificarlo, todo justo a tiempo de que llegue la liga: los analistas políticos nos darán luz sobre las pugnas internas de un ejecutivo que ha tenido que hacer semejante paripé. Yo veré cuando vea alejarse el mar si algún cotilla me pone al día.
Cebrián, ya les he dicho, va y tiene razón: es una chapuza. Tiene más razón todavía cuando dice que la TDT de pago hace falta (hace falta) pero su lamento, en realidad, lo que supone es que debemos librarnos de tipos como él, dicho con todo respeto a su persona y logros (que son muchos), tipos cuyo trabajo consiste en presionar gobiernos para obtener ventajas regulatorias en un negocio que, hasta hace casi nada, sólo podía concebirse con el reglamento gubernamental en la mano. Va siendo hora de que la revolución tecnológica se traslade a terminar con este juego de capitalismo de amigos donde el espectador sólo cuenta para sacarle dinero: fibra óptica con la universalidad que tiene la cobertura atmosférica y, como sucedió en los siglos pasados, creer en la libertad de emitir como se creyó (y seguramente Cebrián cree) en la libertad de imprenta. Favorecerá a las empresas y a los consumidores ¿no iba de eso lo de la pluralidad, el derecho a la información veraz y tal y tal y tal…?
Post-scriptum: en fin, se me acabó el mar y la abstinencia de escritura que me impuse para descansar, pero la serpiente de verano tenía que tener su crónica. Después de todo, yo a esto siempre lo llamo industria del entretenimiento.

5 Comentarios »

  • Eduardo Loyola dice:

    Querido Gonzalo: tus siempre acertados comentarios y la excelente selección de temas que nos traes a tu blog, hacen de la lectura del mismo uno de los placeres de todo el año.

    Muchas gracias por tu post.

    Sólo añado una cosa que apuntas (quizá demasiado brevemente): la interactividad. Para mí, lo más vergonzoso de todo es que la TDT de pago no parezca estar sustentada tecnológicamente por una plataforma de televisión interactiva. No tenía por qué ser necesariamente MHP (aunque era la que lógicamente tendría más papeletas) pero se ha buscado una solución de interactividad 'capada' pensando sólo en el negocio de unos pocos (para atender las demandas de unos muchos; esó sí) y sin pensar en la excelente oportunidad (ahora perdida) de reducir la brecha digital llevando la Sociedad de la Información a todos los hogares.

    Pregunto: qué se va a hacer a este respecto?

  • alberto dice:

    Cebrian tiene razón. Pero que lo diga él y desde la tribuna que lo hace es de chiste.
    Los periodistas y articulistas se han politizado, no sólo en el sentido que suele utilizarse, sino en el peor de ellos. Como los políticos, son capaces de subirse a una tribuna, gritar algo que todos sabemos que, o es falso lo que critica, o son falsos los motivos que le dicen que le llevan a la crítica. Y se quedan tan panchos.
    Con estas cosas, reconozco que me entra el complejo abuelo y se me escapan los; "esto va a peor". Y conste que no lo pienso.

  • @jlvazquez dice:

    Querido Gonzalo

    Me alegra ver que has vuelto de vacaciones con energías renovadas. Si no hubieras escrito este post tan bien destilado, alguien en tu lugar (pero seguro que con mayor desacierto) hubiera tenido que hacerlo.

    No voy a entrar en las motivaciones económicas, políticas y en el uso de los medios de comunicación para configurar el panorama legislativo y tantas otras cosas en nuestro país. Esperaré a leer las opiniones al respecto de los sabios. Este caso no deja de ser uno más de los miles (sí, miles) de ejemplos que podemos encontrar del uso partidista de la opinión en los medios de comunicación de la democracia que vivimos.

    Me limitaré a hablar de la oportunidad perdida, oportunidad que ya señala nuestro amigo Eduardo en su comentario anterior. Es cierto que había un consenso del sector en términos de la "capa interactiva" respecto de mhp, pero ni siquiera este consenso era necesario. Lo vergonzante es que no haya contado con los apoyos necesarios para asegurarse su presencia dentro de las especificaciones que la TDT de pago va a seguir. Este apoyo tenía que haber llegado por parte de los radiodifusores, en primer lugar, y haber venido fuertemente incentivado por parte de la administración. La posibilidad para poner en nuestro país las bases para el acceso a la sociedad de la información en TV digital queda así claramente comprometida.

    Tenemos a nuestro alrededor claros ejemplos de implantación de la TDT como son el caso Italiano y el Británico. En ambos casos, se ha buscado la creación y el respeto a unas instituciones que han tratado de consensuar unas reglas de mercado en términos de equipamiento receptor (nuestros decodificadores). A impulsa y a nuestro amigo Eladio se le ha dejado exclusivamente la labor de promoción (campañas) y seguimiento de la implantación (equipos y cobertura), pero no se ha considerado una prioridad la búsqueda de acuerdos sectoriales.
    Sin dichos acuerdos, y su soporte por parte de la administración, la venta de equipos en nuestro país será la ley de la selva.

    Se ha tratado de enmendar la plana (y me alegro por ello) al reabrir el debate con las negociaciones alrededor de las nuevas funcionalidades (acceso condicional = pago, alta definición, interactividad), pero sólo se ha centrado la discusión en buscar equipos que pudieran dar lugar a los modelos de negocio que se abren con el Real Decreto. Nada de visión futura, y nada de soporte del mercado de fabricantes, y residual en el caso de los radiodifusores, que son los potencialmente más beneficiados por la presencia de interactividad en los equipos. La administración lo ha intentado, a colaborado, pero no se ha comprometido. ¿Recordamos aquello del plato de los huevos con bacon? Pues en este caso la administración no ha hecho de cerdo.

    Espero que, una vez que los receptores vengan con la interactividad que a los fabricantes les interesa (i.e. acceso a internet a SUS ofertas de servicios y contenidos), los actores presentes en el mercado se den cuenta de la importancia de "abrir" esa interactividad a sus negocios para no quedarse fuera. Espero que entonces no sea demasiado tarde.

    Espero no haberme extendido demasiado. Si al final tendré que retomar lo de mi blog… 😉

  • Pedro Jiménez dice:

    De todo esto sé poco, pero hay dos cosas claras que el Gobierno favorece a un modelo de negocio concreto ergo no está optando por tener un servicio público de calidad y que Cebrián es un cachondo mental… Más de lo mismo. Gracias Gonzalo y al resto de comentaristas por poder aprender un poquito más sobre los demás.

  • Rafael del Barco Carreras dice:

    REPÚBLICA BANANERA

    Rafael del Barco Carreras

    26-08-09. Un insulto para unas repúblicas que ni de lejos alcanzan los niveles de corrupción del Régimen Español. La pataleta del GRUPO PRISA por las TELES DE PAGO cedidas a la competencia por la tradicional fórmula de la Amigocracia nos descubre el sentir de la primera de las empresas MEDIÁTICAS. A Cebrián, o se le calentó la lengua, o amenaza con abrir la caja de los truenos, la del inmenso PODER DE LOS SILENCIOS, ¿qué no sabrá él de repúblicas bananeras?… de ayudas, créditos, exportaciones…

    Quienes colocaron aquel SOCIALISMO DE FELIPE GONZÁLEZ Y ALFONSO GUERRA EN EL PODER hace 27 años, Y REPITIENDO CON EL SOCIALISMO DE ZAPATERO EN 2004, se sienten traicionados. Han perdido su derecho de pernada, el de conquista, y los pone en la PICOTA. Ha sucedido en Barcelona con el GRUPO ZETA convertido en un apéndice en liquidación de la Generalitat y la Caixa. Muerto Antonio Asensio, y liquidadas sus plantillas, sus dossiers y silencios ya no “existen”… o en las adecuadas manos.

    Por los 80 fui un obseso, DE TODOS. Quería entender mis años de cárcel, descubrir la corrupción que me condenó. Con el tiempo dejé de leer PERIÓDICOS. Me engañó esa Libertad y Democracia que predicaban. Ni una cosa ni otra, a todos lo único que les preocupaba era conquistar las estructuras franquistas para gozar de ese ATADO Y BIEN ATADO, que a pesar de las apariencias aun subsiste en manos de reyezuelos de taifas sin el Dictador que les contenga. Y si debían alagar a los “progres” o a los “obreros” para obtener sus votos, pues se creaban y colocaban a los mejores demagogos, que por lo demás tenían antecedentes y escuela en los SOLÍS, ROMERO y falangistas… y obtenido el PODER… pues a lo suyo… publicidad, créditos, subvenciones….negocios…

    Ver en imágenes de http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com un recuerdo de cuando la SER aun no era SOCIALISTA…