Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Volver a discutir el copyright en inferioridad de condiciones
Antonio y Susana ya lo han contado. Ayer a unas cuantas personas algo significadas con internet y el mundo audiovisual nos invitaron a conocer el por qué de una campaña de A[..] Leer más
De Sinde a Wert y del amor, la nostalgia y la innovación
En un diario digital nos explican que “el amor romántico siempre ha tenido portavoces poderosos que le han ayudado a mantener su prestigio pese a las evidencias”.[..] Leer más
Inicio » Uncategorized

Mi amigo y su modelo de negocio: reflexiones sobre la creacion minoritaria

Escrito por el 8 septiembre, 2009 – 11:2126 Comentarios

La palabra gratis, en el fondo, hace mucho daño. Lo digo por la conocida provocación de Chris Anderson y lo que ha sido y está siendo una apuesta intelectual mucho menos sólida que la popularización y contextualización del fenómeno de la cola larga. Sin tener que ver pero teniendo que ver, todo hacker que se precie conoce la insistencia de Richard Stallman, el creador de la licencia GPL, en que no es lo mismo lo libre que lo gratuito, y que pueden concidir o no. La cuestión es, qué obviedad que no sé si es tan obvia, si se tiene modelo de negocio o no se tiene modelo de negocio. Si libero y dejo gratis cosas para generar ingresos por otras vías.

Tengo un amigo documentalista que siempre me reprocha con cariño que algún día le explique como es eso de ganar dinero con cosas gratis. Yo es que le he insistido que cobrar un euro por una pieza documental breve, minimalista y de belleza esquiva (esquiva por no ser aparente) no le sirve demasiado y que su apuesta consiste en que viaje libremente por la red. La confusión seguramente viene porque parece esperarse del hecho de que las cosas estén liberadas que debieran generarse resultados por ciencia infusa. Realmente creo que de lo que se trata es de elegir el nivel conceptual en el que desarrollar la actividad de creación y de redefinir su modelo de negocio, expresión espinosa cuando de arte hablamos, pero que es la mejor para tener un cuerpo de pensamiento preciso.

Veamos: el creador independiente, pequeño, minoritario, ignorado, reúne un poco de sus dineros, puede que el de alguna subvención, el cariño y apoyo de conocidos, amigos y profesionales y saca adelante una pieza. Como la producción audiovisual tiende a ser cara en cuanto se sofistican un poquito los medios técnicos y la complejidad de los rodajes, resulta que darse el lujo de hacer lo que uno quiere puede compararse en estos términos reducidos como comprarse un coche. Es pagable, pero uno no se compra un coche todos los días y la clase media imperante se endeuda durante un período de años para devolver el importe del vehículo. Pues lo mismo con la obra de mi amigo: paso a paso, de mica en mica, el documental ha salido.

El modelo de negocio tradicional, es el tradicional: hago copias, lo mando a festivales, intento ganar premios y, si vendo un DVD, lo vendo. Si, como en este caso, una web cobra un eurito por verlo, vamos sumando. Y sumando, sumando, vamos pagando las facturas del coche. Si suena la flauta, lo mismo se gana un gran premio goloso y una crítica que llega hondamente al mundo profesional y de la creación. Con más suerte, genera unos conocimientos y relaciones que terminan en otros trabajos. Y, con ello, hemos llegado al punto en común a la alternativa que pienso relatar.

La esencia es que el modelo de negocio que ha planteado está basado en el documental, su amortización lo más acelerada posible. Implícitamente lo que está sucediendo es que el producto es la pieza documental, el modelo de negocio pretende cobrar por copias y visionados más el ingreso derivado del pequeño premio del festival. Las relaciones y la creación de un grupo de aficionados a su creación es un subproducto no planificado del documental.

Ahora planteémoslo a la inversa: definir el producto en función del contexto de la obra y en función del creador y no de la pieza de forma que el objetivo sea crear ese mundo de relaciones. Veamos cómo y por qué parece una apuesta mejor: en primer lugar, casi todas las obras audiovisuales son cada día más efímeras. Las cosas aparecen, tratan de llegar al máximo de público posible y se desvanecen pronto. Inmediatamente la atención se traslada a otra cosa y así una y otra vez. De ahí que el interés por las denominadas franquicias de contenido (esas que permiten continuar en el tiempo y en varios territorios con nuevas versiones, las que permiten construir contenidos transmedia) sea tan extendido: permite que el público siga consumiendo y se fija en su memoria para volver de nuevo a las historias.

La conclusión es que, para un creador independiente con intereses minoritarios, con el esfuerzo que supone encontrar una audiencia, basarse en cada pieza que realiza y no en su identidad y marca personal, en su temática y trayectoria, es una inversión poco rentable. Se trata, en definitiva, de construir trayectoria para generar un conocimiento del autor que lleve a nuevos trabajos. Así, amortizar la pieza en base a los pequeños ingresos que genera esta por sí misma lleva a poner limitaciones a la difusión, lo que implica que se reduce el alcance sobre la audiencia potencial disminuyendo, a su vez, el potencial de generar negocios y actividades que sí permiten ingresar con regularidad.

En el mundo tradicional, se construía marca por el efecto del visionado en festivales. Pero esta es una estrategia cara, carísima, repleta de filtros y altamente dependiente de factores poco controlables, espaciados en el tiempo. El mundo conectado abre otra perspectiva al creador minoritario que le exige invertir la forma de pensar:

  • Primero es saber qué identidad y qué marca personal se busca: en que se basa uno para dejar clara su diferenciación entre toda la gente que busca vivir de su expresión personal. ¿Es en mi estilo narrativo? ¿En mi temática? ¿En qué?
  • Si me tengo que gastar el importe de un coche en una pieza y lo tengo que financiar yo, lo hago para dar continuidad y construir esa identidad, no para hacer un corto y ¡ya está! murió y se desvaneció de la mente del público que busco en cuestión de semanas o días.
  • No hago productos audiovisuales únicamente: desarrollo un contexto. Un contexto que permite consolidar un grupo de seguidores alrededor de mi personalidad, mis temáticas y estilos personales. Dispongo de la fotografía y el texto (narraciones, entrevistas) para que lo que rodea a la historia sigo creciendo. Por supuesto, documental, texto, fotografía, enlaces, la participación de otras personas y personajes que no estaban en la obra inicial están en internet y son contexto.
  • El contexto es lo que permite gestionar la transición entre una obra y otra. Y lo que es mejor: es lo que permite ampliar las oportunidades de financiación para no pagarte otro coche. Sirve para que cuando se piden donaciones (a los fans, a las fundaciones, los gobiernos) se exhiba un universo completo alrededor de los conceptos del autor. Sirve, y esto es más importante, para que te encuentren: para que los interesados en una temática vayan llegando y vayan creciendo incrementando la identificación con las propuestas del autor. El corolario: la famosa teoría de los diez mil fans.

Las preguntas son muchas:

  • Entonces, ¿no voy a festivales? Sí, claro, también o como se quiera. Pero el haber construido el contexto y basarse en marca propia seguro que aumenta las opciones de que el documental, la obra concreta, esa obra que sólo es un punto en el tiempo de una idea más grande, pase los filtros de los festivales, que se parecen bastante a un concurso de belleza. Se trata de saber que uno no va a depender de los gustos de un jurado.
  • ¿Y no cobro nunca? Siempre que se pueda, sí, por supuesto. Cobrar es cojonudo. Pero si se acepta trabajar en un modelo de negocio basado en la marca propia, lo que no se puede es cobrar si implica restricción de la difusión. Se trata de construir las bases para que la financiación de la obra siguiente se haga en mejores condiciones y lleve implícito el sueldo del creador, no únicamente su garantía personal frente al banco. Cobrar puede ser algo de publicidad asociada al pase. ¿Es poco? Sí, francamente, es una mierda: pero es la misma mierda que cobrar un euro por pase y que muchos opten por no verlo y, lo que es peor, no enlazarlo, vincularlo y dar acceso a otras personas.
  • ¿Me haré rico? Seguramente, no. Pero se trataba de hacer mi obra personal y de producir, por ejemplo, documentales, eso que interesa a poca gente, ¿no?. Si la pregunta es demasiado agresiva, puede cambiarse por ¿viviré de ello? Las respuestas son las mismas.
  • ¿Y si no tengo ganas, no sé o no me gusta hacerlo de esta manera? Es decir, que se opta por otro modelo de negocio. Pues no pasa nada. Tiene sus opciones, sólo que me parece que lo importante es conocer las alternativas y las restricciones de cada forma de concebir la obra y el trabajo. Especialmente, porque si tengo que levantar el dinero equivalente a comprarme un coche cada vez que quiero hacer lo que me gusta, creo que el enfoque alternativo, el que permite crecer en internet y en redes sociales da más satisfacciones y acelera el proceso de poder financiar la siguiente. Total, el mismo dinero está invertido de otra forma, una forma que da continuidad a la obra y no la deja abandonada tras su efímera exhibición.
  • ¿No es muy difícil? Sí, nadie dijo que fuera fácil. Pero ahora, o de la forma tradicional, también lo es. La cuestión es decidir que es mejor para el objetivo: la expresión personal no condicionada al mercado.

El contenido que no sea diferenciado, el que no contribuya a extenderse y generar un contexto con su autor, un autor que dedica su tiempo a crear su propia marca, es seguro que tendrá dificultades. Si ya crear para las minorías es, de por sí, un mal negocio, la verdadera oportunidad del mundo en red, el abaratamiento de los sistemas de publicación y creación, reside en que da libertad para construir un contexto y desarrollar una identidad amplia que conduzca a crear una reputación que da credibilidad para atraer dinero para empresas mayores.

Un penique por sus pensamientos.

P.D.: la imagen pertenece a la galería de Bilabialboxing, distribuida con licencia CC

26 Comentarios »

  • Marco dice:

    Gonzalo, me encanta tu post. En serio, me parece una reflexión muy interesante sobre una situación ambigua. ¿Autor o empresario?
    Si puedo aportar un granito de arena, diré que el error, a mi modo de ver, es que el creador de contenidos dispone hoy de un valor inmenso, también comercial. Los contenidos audiovisuales son los grandes vehículos de comunicación de la era actual. No veo por qué tiene que ser imposible rentabilizar la obra audiovisual. No es incompatible con la calidad, para nada. De hecho, cuanta más calidad para el autor, productor, realizador independiente, mejores oportunidades para él o ella. Y eso se reflejará en sus siguientes producciones, con más recursos para contar historias aún mejores.
    Me encanta que hables de la necesidad imperante de crear marca alrededor de estos creadores. Me parece totalmente acertado, me parece totalmente necesario. En fin, que gracias por este post.
    marco

  • mercedesr dice:

    Amen…

  • Txaber Allué Martí dice:

    Una de las cosas que destacaría es que la mayoría de profesiones no te hace rico, ¿por qué debe hacerlo el cine o el cine documental?
    Para mi lo más importante para generar ingresos por otra vía es tener paciencia y generar marca.

  • Juanjo dice:

    Desde la admiración por un post redondo:

    yo creo que entender lo que ha escrito Gonzalo ayuda mucho a entender algo que puede no parecer obvio.

    Si uno trabaja para ganar los concursos de belleza que son los festivales, el dominio de la técnica y la disponibilidad de medios están muy mezclados. Y el creador sabe que esto es probablemente muy valorado por la gente que está de jurado en el festival, y le empuja hacia una excelencia que supone probablemente mucho dinero.

    Sin embargo, la creación de una marca mediante la distribución de contenido por internet es muchísimo más accesible: el vídeo probablemente no tiene que ser tan bueno, y además se puede combinar con experiencias web, complementarias, y de coste técnico mucho menor.

    ¿No baja la presión por invertir tanto en cada pieza? ¿No es mejor crear una serie con un presupuesto menor, e ir creciendo?

  • Juan Antonio Domingo dice:

    Fantástico post. Has puesto en palabras lo que muchos nos cuesta explicar. A nuestros clientes les decimos que inviertan en publicidad (y que se la hagamos nosotros) pero los creadores de contenido tenemos ahora las herramientas para hacer nuestra propia publicidad que, en ocasiones, va más allá de la creación de una marca sino un unvierso particular.

  • Doris dice:

    leo loos posts de gonzalo primero por sus contenidos – siempre profundos – y segundo por su estilo – siempre aprendo unas cuantas palabras nuevas (soy "guiri"). a ver: primero creo que voy a reenviar este post a unos cuantos amigos cineastas-documentalistas. les sirvirar para enfocar futuros proyectos filmicos (coche no tiene ninguno, ni carnet de conducir). segundo: recuerdo una entrevista bonisima con con jaime rosales que decia que españa no es un país de cine por mucho que nos lo queremos creer. decía que ni teniamos idea del marketing de cine, ni de la distribución. y hablaba del offline, de la exposición en sala y de pago. si es asi, me temo que del online estamos a años luz. tenemos que enseñar a los que se dejan la vida y la pasta haciendo pelis, como "crear marca", relevancia online y valor (e ingresos) en el tiempo. este tipo de seminarios / formación en marketing lo tendria que pagar la SGAE. todos ganarían. ¿qué os parece?

  • Alvaro [natua.es] dice:

    El problema no es la palabra gratis: el problema es que el precio de tu producto no lo fijas tú si no el mercado. De nada sirve que produzcas un documental u obra audiovisual exquisita si nadie quiere verla y mucho menos pagar por ella. Y por muy exquisita que sea es posible que lo máximo que alguien esté dispuesto a pagar sea 1€ cuando tú querrías que fuesen 10€, o incluso 100€.

    Hasta ahora el precio sin embargo lo fijaban los distribuidores que controlaban qué, cuánto y dónde llegaba un producto al consumidor.

    El modelo que describes es análogo al de los escritores, que salvo contadas excepciones no viven de sus libros, si no de la marca propia que desarrollan gracias a estos, de los 1000 fans, columnas, colaboraciones, conferencias, etc.

    Creo que es muy interesante el caso de Mathew Barney que a pesar de ser básicamente un creador audiovisual limita la exposición de su obra a los museos y obtiene ingresos de la venta de objetos y materiales relacionados con su obra.

    http://www.cremaster.net/

    Se trata de la estrategia opuesta, la obra audiovisual como obra única e irrepetible, que sólo se puede experimentar en el entorno adecuado (museo o exposición).

    A fecha de hoy Barney no ha publicado su obra en DVD, sólo fragmentos de la misma. Este comentario en Amazon sobre uno de estos fragmentos describe mejor de lo que yo pudiera hacerlo la estrategia de Barney.

    http://www.amazon.com/review/R10RWCML081XR9/ref=cm_cr_rdp_perm

    "Matthew Barney has stated many times that he will never release his films on any form of mass media. His reasons have the do with the physical sculptures that he sells. He sees them as limited edition art objects and, therefore, to reproduce them would be wrong. I believe he produced six laser disc copies of each of the five films, which sold in elaborate sculptural cases. He is allowed to circulate prints for massively expensive screenings as major museums, but he feels it would be wrong to duplicate his art work".

    Si no te gusta la idea de "regalar" tu obra, puedes optar por la estrategia de Barney.

  • Gonzalo Martín dice:

    Álvaro, lo que dices es muy cierto:

    a) es el modelo del escritor, lo que sucede es que el escritor no se ha liberado de la editorial pensando que no es posible vivir sin ella. Así resulta que el negocio del libro es realmente el negocio de las imprentas y las furgonetas, no el negocio del autor. EL cambio reside en que sea el negocio del autor y lo controle, algo que pueden hacer los grandes pero que ahora pueden hacer los pequeños.

    b) lea estrategia de Barney es la inversa, efectivamente, y consiste en crear escasez en un medio donde deja de haberlo. Es decir, si tu difundes una obra en medios convencionales o en internet, son bits. Los bits viven en el mundo de la no escasez y cobrar es dificilísimo. No es el único en concebir el objeto como un artículo de lujo: el objeto es el CD; o el DVD, dedicado o no, con parafernalia en la exhibición, con un contexto adecuado. Pero lo cierto es que eso, me parece irremediable, es también negocio para pocos y que lleva años crearle una reputación. De nuevo, se trata de elegir el modelo de negocio y poder competir con él en el mercado al que vas. ¿Cuántos artistas pueden vender performance en los museos? Siempre serán pocos de todo tipo, pero esto nos sirve para plantear que un creador puede tener una estrategia en abierto y online que le da la reputación para crear el objeto escaso, la audición exclusiva, donde se puede cobrar.

    Como vemos, de lo que se trata es de encontrar tu modelo y ser bueno en él.

    Apasionante tu comentario, muchas gracias por venir.

  • Small Blue Thing dice:

    Creo que me voy a quedar con "no se puede cobrar si implica restricción de la difusión" y, como te dije, lo voy a imprimir en pergamino, enmarcarlo, y regalarselo a mi director y a mi productor ejecutivo.

  • Alvaro [natua.es] dice:

    Gonzalo, este post debería estudiarse en las escuelas… y también deberían leerlo muchos opinadores sobre el tema.

    Sobre el cuándo cobrar, yo no trabajo en el tema de los audiovisuales, pero en los proyectos que tenemos en Internet cada vez lo tenemos más claro.

    Como dice Anderson el coste por transacción, servicio o producto digital es marginalmente decreciente, por lo que la presión competitiva (que es mucha en Internet y más dura en tanto hay más y mejor información) empuja inevitablemente los precios hacia el cero. Si no lo regalas tú, lo hará la competencia.

    ¿Entonces, qué cosas se pueden cobrar online?: toda aquellas que sean limitadas, las que no se puedan replicar indefinidamente, las que aun están sujetas a escasez. Por ejemplo, en nuestro sistema de citas natua.es pensamos que no podemos cobrar por transacción/cita, aunque pueda parecer lo lógico. Justamente porque el coste marginal de la cita tiende a cero. Si no las regalamos otro llegará y lo hará, desplazándonos del mercado e impidiendo que lleguemos a lo que realmente sí vale dinero: el real-state.

    Si tengo un tráfico elevado las primeras posiciones de los resultados de búsqueda valen dinero. Exactamente lo que hace Google. Exactamente porque son limitados (no puede haber 2 primeros) y porque ofrecen valor (del orden de 10x las citas de otras posiciones).

    Pero necesito tráfico elevado e índices repletos para poder cobrar por las primeras posiciones, así pues regalar lo que a priori parecería lógico cobrar (la cita supone dinero para el profesional) es la estrategia para llenar mis índices y con ello poder cobrar por las primeras posiciones.

    No se cómo se aplica esto a los productos audiovisuales:

    - ¿Cobrar por el estreno? (solo hay uno) ¿y no por posteriores visualizaciones?.
    -¿No cobrar por la copia SD online, pero sí por la HD en soporte físico con extras?.
    - Mecenazgo, patrocinio, publicidad…

  • Alvaro [natua.es] dice:

    Y un par de cosas más que no me caben en un sólo comentario ;-)

    La teoría del coste marginal decreciente no es el único motivo para la baja de precios. La reducción de precios en Internet (en todos los sectores, incluyendo los que comercian con productos físicos) viene determinada además por la mejora del canal de comercialización y la abundancia de información. Por el aumento de la eficiencia del mercado.

    Las agencias de viajes sufren no porque se digitalicen los viajes ;-) si no porque ahora es MUY fácil comparar precios y eso les ha empujado a una guerra salvaje hasta el límite de costes.

    Y lo mismo está llegando a los electrodomésticos, informática, vinos, etc… y si no al tiempo. Las restricciones físicas de la distribución y la información deficiente mantenían los precios, la digitalización del comercio sólo puede traer consigo bajadas de precios.

    Es simplemente el resultado de la innovación más potente de la historia (la Red) y es un proceso puro de destrucción creativa ;-) Schumpeter a lo bestia. La capacidad destructiva de la digitalización cuando toca cualquier sector es acojonante, destructiva en cuanto a prácticas obsoletas y poco eficientes. Y desgraciadamente también en empleos, muchos empleos.

    Conforme se extienda en todos los sectores debería empujar todos los precios a la baja, que es algo genial… aunque claro, tanto te va a dar si te has quedado en paro ;-)

    En España se publican más de 75 mil títulos/libros al año, de los que supongo que siendo optimista se venderán mínimamente/algo 7500 de ellos, los demás no serán leídos jamás por nadie y con el ciclo de reposición volverán las tiradas íntegras a los almacenes probablemente para acabar vendidas al peso para pasta de papel.

    El precio de esos 7500 títulos que sí vendieron algún ejemplar tiene que costear los gastos toda la industria, de los 75mil títulos. Y lo hace, en tanto sigue existiendo dicha industria. Ese es el motivo por el que los libros cuestan lo que cuestan y probablemente no lo que valen.

    Y eso es lo que esconde toda la cháchara sobre excepciones culturales, precios fijos y demás de la industria del libro: pura ineficiencia (y un atentado ecológico considerable ;- ) ).

    Pero, ¿qué pasará con los ebooks o la impresión bajo demanda?. Qué pasará cuando todo esté editado en formato electrónico y podamos acceder a cualquier libro en cualquier momento: que los precios de los libros caerán en picado, o incluso tenderán a cero.

    ¿Significa eso que dejarán de escribirse o editarse?.

    Vicisitud y Sordidez no es un blog demasiado "técnico" ;-), pero creo que en este post clavan uno de los problemás básicos de esto:

    http://vicisitudysordidez.blogspot.com/2009/08/anvil-apoyad-vuestras-bandas.html

    De cualquier forma, muchas expresiones culturales jamás podrán ser rentables. Y muchos artistas jamás podrán vivir de su obra… pero esto no es nada nuevo.

    … demasiadas cosas para decirlas en un comentario.

  • Anonymous dice:

    Os veo muy optimistas. Y mola. Pero ahí tienes el caso de Malviviendo, hoy citado en EL PAIS. Una gran serie. Las productoras quieren comprársela por una birria. Alguna gente ha donado cien euros para mantenerla en pie. Tienen miles de seguidores. Pero ni a sus creadores les compensa el modelo que les proponen las cadenas (la 2, Canal Sur, Telecinco), ni el de las productoras, ni han monetarizado su inversión. Siguen en el paro, eso sí, haciendo lo que les gusta y currando a su aire. ¿Alguna reflexión? ¿Se puede ser visionario en un país como España?

    Carlos Clavijo
    http://www.elsonidoylafuria.wordpress.com

  • Gonzalo Martín dice:

    Carlos: no creo que se sea optimista. Al menos, no el post. Básicamente lo que dice es que has de encontrar tu modelo y… buena suerte. Y que la esencia es que los modelos nuevos te dan más oportunidades para que con tu talento y tu trabajo puedas hacer lo que quieres.

    Las obras culturales siempre tienen problemas y lo tendrán: este es el negocio de construir audiencias, si tu audiencia es minoritaria tienes problemas para cubrir los costes de producción.

    EL tema Malviviendo es, en verdad, apasionante. Pero no creamos que todo es que las cadenas no proponen cosas que les convengan, también puede ser que propongan cosas que no convienen a las cadenas y ser las dos simultáneamente cierta.

    En resumen: las minorías son siempre problemáticas, y vamos cada vez a un mundo de más nichos. ¿No es apasionante a la par que inquietante?

    Pero piensa esta: que tal educar a tus usuarios para que donen si quieren ver productos atípicos?

  • Gonzalo Martín dice:

    Alvaro:

    - El estreno siempre ha sido un elemento más de promoción, alfombra roja, noticias, estrellas para entrevistar y conseguir PR… incluso las teles están haciendo estrenos oficiales en cines para mover los medios y crear expectacion. Además. la recaudación de una noche, no mueve molino.

    - ciertamente el audiovisual es uno de los más difíciles de todos los modelos. La razón es por el tipo de producto: envejece rapidísimo. UNa peli vista la ven pocos dos veces. UN partido d fútbol terminado casi no tiene valor.Es decir, que si se difunde libremente o me pagan cada vez menos por verlo (menos ventas de DVD, menos asistencia a cines), llega más quemado a la tele.. pues pierde valor. de ahí que la gran industria opte por productos que se estiran a otras ramas: licencias, parques temáticos, etc.

    - dar SD y cobrar por HD ya se hace, pero eso es corto plazo, porque, como dices, enseguida habrá otro que lo dé gratis (ya pasa).

    - creo que los modelos se tienen que centrar en la experiencia y en la diferenciacion de acceso por la innovación tecnológica: si ahora el HD es premium y solo se puede ahcer por cable o SAT, peus cobro. Luego el 3D, mañana el holograma. Eso es ir más deprisa. Después el servicio, recomendadores, grabación cuando no estás directamenet en el servidor, comunidad de usuarios… contexto, social y del contenido.

    - pensamemos que el audiovisual no solo es contenido, son las vías de acceso a él, que tienen modelos de negocio específicos.

    - queda la publicidad previa al visionado en un estilo spotify, creo que veremos de eso.

  • mercedesr dice:

    El tema Malviviendo es apasionante si… En todo caso creo que hay muchos puntos de vista. Si apuestas por el modelo online esperando que una cadena te empuje a la TV no creo que sea una apuesta real. En todo caso, con una muy buena factura creo que ellos mismos se han hecho un flaco favor y es una forma de actuar muy típica en las producciones que se están intentando… El plan "esta serie es un rollete entre amigos nos la pasamos fenomenal y el primer capítulo sale por el precio del bocata". Recuerdo inclusive que en un foro opiné que era pésimo marketing si buscaban inversión. Resulta bueno si… Si solo quieres descargas y comentarios.

    En la producción todo tiene un coste aunque no lo pagues. inclusive el desgaste de equipos es al menos de 5 bocatas (un decir), la gente debe saberlo y deberíamos intentar ganar su complicidad, hacerles coproductores de alguna manera. Es un modelo que se comienza a probar en sitios como TousCoprod aunque creo que fallan comunicando, sin embargo hay bastante gente invirtiendo desde 10 dolares en una producción.

    Si introduces la serie como algo en lo que solo se gastó el precio de un bocata (esa frase me llegó) me parece aún más dificil que esa legión de seguidores entienda que es un producto costoso (Malviviendo no es barata aunque nadie cobre) y el rollete de amigos no lo es tanto si te piensas en soltar 2 euros para colaborar con el proyecto.

    Hoy me ha llegado la invitación para una serie que comenzará en USA. Cuentan con elenco conocido, vienen de una soap opera con 70 años en el aire, etc… Sin embargo llevan más de 2 meses haciendo la intro del proyecto, con pequeños videos del tipo se me ocurre que podemos hacer una serie de… Después con la guionista hablando de la serie, las actrices, etc… Videos normalillos sin demasiado coste. Un concurso para el logotipo, trabajo paralelo de social media. Y la suscripción desde ya, con la opción de pagar 10 dólares por temporada para tener extras, concursos, bonificaciones, etc… O verla gratis con publicidad y sin añadidos. Si el trabajo de social media es bueno y los extras generan suficiente interés, puede que una segunda temporada haya más personas pagando 10 dolares por temporada.

  • mercedesr dice:

    Por supuesto,la serie se distribuye libremente. Los 10 dólares aseguran otro tipo de productos.

  • CARLOS CLAVIJO dice:

    Me parece buena idea, pero me sorprende que para ver porno solo haya que mandar un sms, y que ese sistema no sea extensible e inmediato a otro tipo de productos como el cine. Algo se escapa, porque no entiendo que se pongan barreras para pagar, ya sabéis, dándote de alta, manda un mail, haz tu transferencia, etc. Es más inmediato mandar un sms por capítulo que hacer una transferencia, o meter tu tarjeta de crédito (a gente de cierdad edad le da pavor). Quizás los de Malviviendo piensan que saltando a la tele pueden perder libertad, derechos, y que el dinero que van a ganar no les compensa.
    Por otro lado, si la gente paga, las broncas por los cambios en las tramas vendrán de por ahí. Será muy interesante, porque estarás esclavizado no por la cadena, sino por 50.000 espectadores, cada uno con sus gustos, que te piden que un personaje lleve gorra o que otro de ellos robe un banco.

    carlos clavijo
    http://www.elsonidoylafuria.wordpress.com

  • mercedesr dice:

    No lo creo. Vamos otros proyectos en otras partes los creadores no están esclavizados al gusto de la gente, a menos que quieras dar participación a la gente en las historias que es otra cosa y también es válido.

    Lo del porno es otra cosa, el porno es lo prohibido, el morbo… Desde el principio se asumió que para ver porno tienes que pagar. Por razones más que obvias la gente entiende que el porno no es de libre distribución.

    Estamos planificando las series?. He visto, y vuelvo al ejemplo de Malviviendo ha ido de 15min el primer capitulo a 28 el último. Cómo haces una estructura de costes?. ¿NO es mejor afinar un poco el guión y hacerlos más cortos? Y esto ya lo digo como analista de guiones. ¿Planificarlos de otra manera?. No se… Pero creo que en general, nos está pasando que en los proyectos de ficción falta mucha mesa de trabajo previo.

    Estoy siguiendo Mrs Carrington. No sólo me parece un producto excelente, creo que están haciendo un estupendo trabajo de redes. A ver ahora como abordan la financiación. Por lo pronto acabarán la primera temporada. Es además otro nicho que sospecho contribuirá más…

  • mato dice:

    Brillante. Es como para seguirlo, punto por punto

  • Gonzalo Martín dice:

    Mmmm, Carlos: el SMS ya está implantado para ver cine en varios, sitios, tanto en Filmotech como en ADNStream y creo que en Yodecido.

    La cuestión para estos sitios es otra: en este negocio el contenido manda. El contenido premium es el que mueve a la gente a ir, quiere ver lo que le gusta. Después, puede trastear. A mi juicio es más efectivo un % pequeño en pago y el resto con publicidad. Filmotech cobra por todo.

    Pero, al final, lo que cuentan son las películas y el precio. Una película de fondo de catálogo pero atractiva, se aguanta porque la publicidad es corta.

    Si se pudiera ofrecer un catálogo consistente de producciones recientes en un modelo combinado de pago y publicidad con usabilidad atractiva, subirían las opciones. Y subiría el valor de la publicidad y lo que la gente está dispuesta a pagar.

    Pero han de pasar varias cosas: que los televisores se conecten a internet- Que el público medio conozca estos servicios y los vean con confianza (marketing, promoción, etc: recuerda que le hacen la competencia al cable) y que se libere el inmenso catálogo que no se atreven los productores a sacar de sus estanterías llenas de polvo

  • [...] post algo añejo pero totalmente actual este que nos encontramos en el blog de Gonzalo Martin, toda una referencia [...]

  • [...] This post was mentioned on Twitter by Alejandro Angel, abelsutilo. abelsutilo said: Interesante – RT @alejandroangel: "[...] Reflexiones sobre la creacion minoritaria" http://bit.ly/dg2Ibx en el blog de @Gonzalomartin [...]

  • [...] El circo necesita a la mujer barbuda. Lo interesante es que las redes, empleadas con astucia, son grandes fabricantes de marcas personales. tags: cine de autor, Lars von trier Anteriores » Tuenti dará películas y Zaryn pone [...]

  • [...] voy a añadir, aunque el artículo dice que es revolucionario: la cuestión de la marca personal está más que debatida y trabajada, el hecho de trabajar tu espacio social (si te consideras autor), también. Que se creen plugins y [...]

  • Norma dice:

    ¿Cómo puede tener un post de hace dos años, plena actualidad?

    Gonzalo, o eres un visionario o no se ha avanzado mucho en la materia. Un saludo desde el futuro ;-)

  • [...] esa imprescindible evaluación social. Una fascinante encrucijada que sólo es posible afrontar si se interpreta como reto. Mi visión particular es que no se trata de buscar las rendijas sino de ir sumando esfuerzos para [...]