Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Medios Sociales

Paseando entre managers y comunidades virtuales

Escrito por el 27 mayo, 2010 – 8:387 Comentarios
Paseando entre managers y comunidades virtuales

Había alegría en sus palabras: se había conseguido ser trending topic. Había bastado un puñado de personas encerradas en un local con unas pantallas y su conversación escalaba posiciones para alcanzar el umbral de la importancia. Han llegado esos días en que hay que poner un manager en su vida, hacer un curso para reciclarse y si se es joven y se está en paro, hasta se puede tener la fortuna de que Fanta le pague a uno un ejemplar proceso de formación para gestionar comunidades. Nada menos.

No he prestado mucha atención a la cuestión Fanta que, parece ser, ha indignado a ciertos representantes de lo que escuché que es una nueva profesión. Con el debido respeto a los indignados y a Fanta, lo divertido de la cuestión es que, seguramente sin querer, unos y otros ponen en evidencia la banalidad y la espuma de mucho de lo que rodea este extraño advenimiento de las redes sociales como trono de una especie de revolución universal que adquiere tintes de liberación o nueva frontera: si ser sabio del tema se regala desde la publicidad de toda la vida, es que lo community se ha puesto arriba en el índice de lo más guai. Miento: lo más cool. Y la revuelta indignada proviene de una especie, que me perdonen, de intento de corporativizar la cuestión y no se sabe si de repartir carnés oficiales.

La cosa se pone sospechosa cuando emerge el enésimo debate sobre si las empresas deben estar en las redes sociales para, instantes después, descubrir que redes sociales significa facebook más twitter y ya está. Hubo hace no tanto un tiempo en que lo de tener una cuenta twitter era como estar en familia, lo que no quiere decir que quienes la tuviéramos fuéramos especialmente importantes, pero seguramente lo pasábamos mejor porque era un pueblo. Ahora, muchos de los del pueblo son personas relevantes en parte gracias a su visibilidad en la cuestión: una buena cosa es que esas personas siguen pensando como pensaban y tienen la misma mirada escéptica y seguramente preocupada ante la riada: community managers al peso, creación de perfiles falsos por doquier y todas esas cosas que los viejos del lugar ya saben las consecuencias que tiene.

Y esto sin darle una vuelta crítica al desarrollo de la sociedad red y sus conflictos: estoy por ver un sólo encuentro sobre los medios sociales en los que aparezca una mirada crítica al empleo de las herramientas de moda más allá de lo que es una medio mentira: eso de la privacidad. Facebook ha explicado cómo determinan la raza del usuario sólo por cálculo de probabilidades con el nombre del sujeto/a, en prueba de que es más importante conocer el grafo social que lo que cuentas para saber cosas de tu vida que, en realidad, no esperabas que se supieran. Por supuesto, ni una palabra sobre la facilidad con la que Facebook y Twitter ejercen censura cuando tienen suficientes motivaciones para ello. Pero, supongo, para eso habría que discutir lo que es una red verdaderamente, cómo se construye una comunidad verdaderamente y diferenciar entre lo que es formarse en usar unas herramientas y lo que es crear relaciones y nutrirlas, por no hablar de la soberanía de tus datos. Seguramente, las malas noticias es que si es verdaderamente sea menos interesante para muchos, especialmente los que pagan la fiesta.

En los ochenta el chiste tontorrón era referirse a ese ritual de iniciación de ceremonias de apareamiento entre machos y hembras con el ahora clásico interrogante ¿estudias o diseñas?: parecemos en camino de acercanos por la vía de si estudias o eres community manager. No, pondrá en su bio “apasionado de los medios sociales”. Pero, me parece, la sangre no llegará al río. Todo esto son humanos juegos florales y la espuma, es lo que tiene, tiende a ser evanescente y se disuelve. Como todas las euforias, pasará. Y quedará lo que sirve. Incluído lo que contiene de riesgo.

P.D.: a todo esto, hoy no hablo de televisión ni de vídeo. ¿O sí?

7 Comentarios »

  • […] This post was mentioned on Twitter by Gonzalo Martín, Marcus Hurst. Marcus Hurst said: Brutal y completamente de acuerdo! @Gonzalomartin "Paseando entre managers y comunidades virtuales", http://ow.ly/1QvH2 […]

  • Goio dice:

    Y criticas por que? Debo de llevar como 12 años en inet, creo que he testeado todos los inventos, a algunos les he dedicado mas tiempo que a otros. Encuentro comodo el face por motivos X y estoy seguro que no se va a ir al garete, pero, como siempre, era obvio que iban a surgir grados de profesionalizacion para que algunos pudieran poner en su CV que se habian convertido en expertos. Lo gracioso es que, por mas jocosa que pueda ser esa figura, a estas alturas hay gente que al encargarse de la promocion se olvidan de estas vias porque no las conocen, y de ahi pasaran a dar por hecho que para conocerlas tienen que enseñarles. Y bueno, si, puede ser: enseñar el manejo del interface, el sistema de actualizacion de estados, control de la privacidad…. O sea, una charla de una tarde, nada de absurdas teorias que el libre albedrio va a tirar por el suelo a la minima de cambio. Pero, eh, joder, que quiere que le diga… Dia si, dia tambien, me toca estar explicando cuestiones de abc en mi entorno laboral, viendo como la gente se compra millonadas y sin que parezca que han pasado por adquirir una minima base de esas tonterias de la señal de video y tal. A la gente le encanta pagar por tener ahi ese titulo, lo que menos les preocupa es la utilidad real que vaya a tener mas alla de conseguir un currelo guapo y moderno.

    • Gonzalo Martín dice:

      ¿Por qué? Porque esto está dando de comer a muchos y esperan que dure. Como euforia, supongo. Puede que incluso a mi, y no está demás reflexionar sobre la caída de los muros de Jericó.

  • Isabel dice:

    Sinceramente, Facebook es como las discotecas de moda: RUIDO. Un ruido insoportable. Seguro que bajará la euforia, pero ahí seguirá. Ir de vez en cuando pase, pero pasarse el día en medio de ese ruido y esa dispersión tan vacía es un desperdicio con tintes autodestructivos.

    Creo que encaja porque continúa la línea de relaciones múltiples y superficiales que no comprometen y llenan el tiempo para NO PENSAR, que es algo que gusta poco. Y que no apetece, tal y como están las cosas, no vaya a ser que encontremos que tenemos alguna responsabilidad en lo que nos ocurre.

    Pero es como todo, incluidas las discotecas: si hay que ir se va… Pero mejor con mirada selectiva para quedarse con lo poco, pero importante, interesante que se puede encontrar por allí. Por facebook llegué a tu blog. Hay quien sí sabe pescar.

  • Más vale tarde que nunca…es ahora cuando leo este y otros posts tuyos pendientes ;). Pedazo de análisis acertado, Gonzalo, sí señor!

    Ahí te dejo uno que se cruza con el tuyo porque, aunque es de hace meses, tiene puntos en común (entre ellos, que hizo que más de uno me hiciera vudú…): http://comunicacionsellamaeljuego.com/comunicacion-online-que-se-vaya-la-espuma-y-se-quede-el-caldo/