Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » La Sociedad Red y el Audiovisual

¿Cine?

Escrito por el 18 septiembre, 2010 – 5:197 Comentarios
¿Cine?

El calificativo de infame aplicado a los torrents que permiten descargar cine es una de las cosas chocantes de una de esas piezas de la prensa oficial que muestran su escasa diferencia con un blog personal. Pero como la prensa oficial santifica, el común encontrará sacralizada una obviedad: que el cine se consume en ordenadores y que se bucea en las inabarcables existencias de la red para hallarlo todo. La pregunta que se hace, tiene sentido: el cine no sería ya salas, sino ordenadores. Pero se queda corto en las preguntas. No sabemos si se lamenta o se regodea. La cuestión es que en el imaginario del cinéfilo pervive la querencia de la sala como verdad aún cuando ni los mismos fans de la cinefilia son capaces de mantener en su conducta ese sueño.

Me explico: el artista y el cinéfilo ven en el kinescopado, el estreno y las cuatro paredes la misma condición de acceso a la misma categoría de autor que concede la editorial cuando publica. Si sales directo a vídeo, no eres artista ni nada que se te precie. Por no hablar de crear imagenes para distribuir por la red. De la misma forma, el autor que se publica a sí mismo, o que deja descargar su texto en un archivo sin esperar al editor, no tienen derecho a la legitimidad de ser creador. El filtro de un tercero aceptado como condición para poder ser, para poder expresarse.

La paradoja reside en que, efectivamente, el cine es la forma de crear un lanzamiento comercial del producto audiovisual de más de hora y media y menos de tres que nos ha dejado el siglo XX, pero esta circunstancia le impide al verdadero creador buscar su propio camino sin esperar a que los formatos comerciales y los filtros, hoy ya artificiales, del sagrado editor como decisor de lo que se puede leer o se puede ver se fijen en él. Será bueno o malo, bonito o feo, pero aviven el seso y despierten: en la sociedad red no hay límite a la publicación y todo es publicable. El salto del cajón a la visibilidad no concede la legitimidad, la legitimidad se la conceden las audiencias que encuentre. Las audiencias elegirán sus referencias y reputaciones para tomar la verdadera decisión en términos de escasez: a qué le dedican atención y a qué no.

Tomen nota los defensores de las labores de editores y programadores como santificadores contra la banalidad y la irrelevancia: que las cosas existan, que estén publicadas no implica que deban ser vistas o leídas y, por tanto, no hacen daño a nadie. Los discursos de los editores defendiendo su labor de selección suelen esconder el intento de preservar un privilegio o la búsqueda de prebendas y limosnas a cargo de los impuestos. Por no hablar de la enormidad de sandeces que se publican o ruedan al año. A la semana.

Sugerencia a artistas y creadores: vivan su paradoja y tomen sus decisiones. ¿Quieren ser artistas o realizadores de cine? ¿Se trata de expresarse o de que durante el lapso de tres semanas la película se vea en un cuarto oscuro? ¿Se trata de ser visto y contar con una reflexión permanente con el público o de mostrar ese afiche que, una vez, estuvo en una taquilla? Especialmente cuando deben abordar dos nuevas paradojas: los productos que más aman ya no son películas sueltas, sino series de culto de duraciones y complejidades narrativas que lo de la sala no puede ni soñar. El cine que aman lo han visto, desde pequeñitos, en el cuarto de estar de su casa y en sus ordenadores: la idolatrada calidad de la proyección en pantalla grande, la creencia de que la intimidad de la exhibición pública es mejor que el hogar, sólo es un mito para recrearnos en un elitismo intelectual.

He ahí su decisión: esperar y esperar a que la publicidad, la industria o los gobiernos le sancionen para crear sus universos o, simplemente, ir y ponerlos en marcha. Si se sigue santificando la palabra cine y su acceso en sala, se disparan ellos mismos en los pies. Maten el cine como mito, creen el mito del contador de historias que encuentra públicos. Vayan a Vodo. O inventen otro.

Actualización: veo ahora mismo que en Suecia estrenan simultáneamente en salas y en… Pirate Bay. Si antes lo digo…

Créditos: la imagen procede de la galería de Mercedes Ramírez Guerrero, distribuida con licencia CC.

7 Comentarios »

  • […] This post was mentioned on Twitter by Gonzalo Martín and enPalabras, @vientohalcon. @vientohalcon said: la reflexión sobre el cine sirve para otras tantas "artes" 😉 #iconoclastas RT @Gonzalomartin: post de hoy: ¿Cine? http://ow.ly/2Gdrv […]

  • […] la reputación del cine como cumbre artística del audiovisual se debe matar. Teoría de este blog: deben ser los creadores los que le den el tiro de gracia. No para que muera: sino para que los artistas sean libres de crear sin pensar en posiciones de […]

  • Versvs se centra en esta frase: “una de las cosas chocantes de una de esas piezas de la prensa oficial que muestran su escasa diferencia con un blog personal”. En su página hemos comentado el sentido de lo que quiere decir, que no se confunda: el redactor está escribiendo de una forma opinativa y alejada a los canones periodísticos (además de no descubrir nada y, por ser un gran medio, aparentar un hallazgo) de la misma forma que se acusa a los bloggers. Decir “los bloggers” es como decir “los blancos”, “los negros” o “los amigos de los perros”: hay de todo. Es decir, la prensa no es superior a la blogosfera, tesis contraria al discurso oficial. Pero, como le digo a Versvs, la tesis está mejor desarrollada en mi blog personal.

  • Estoy de acuerdo; pero supongo que también lo estamos en el hecho que el cine seguirá existiendo; eso sí, cambiará de público, de espacio, como en su momento lo hizo el teatro, que pasó de popular a elitista y minoritario, ¿no?

  • Por cierto, disfruto mucho con tu actitud porque yo lo veo de la siguiente manera: “si antes para construir cualquier producto audiovisual teníamos 3 incógnitas, por decir, ahora son indefinidas, por decir. Un juego mucho más divertido”.

  • […] XXI. Podría haber puesto cultura o producción cultural. Léanlo: ¿vale para el audiovisual? No digan cine, que eso es un artefacto del siglo XX. Provocado porque que esta mañana retomábamos la cuestión […]