Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » RMD

¿Ciberactivismo legítimo?

Escrito por el 7 octubre, 2010 – 15:2516 Comentarios
¿Ciberactivismo legítimo?

Se supone que aquello que aprendimos con Kant, que nuestra conducta pudiera elevarse a ley universal, es una de esas máximas que son generalmente aceptadas por cualquiera como principio ético. Dicho de andar por casa, no hagas aquello que no quieras que te hagan. Desde este punto de vista, atacar los servidores de los demás es una cosa verdaderamente fea, injusta, innoble. Partiendo de lo que hemos tenido siempre por esencia democrática y de lo que llamamos estado de derecho, el hecho de que se deben cumplir las leyes, siempre hemos aceptado que existe un límite ético a partir del cuál la desobediencia civil y la resistencia pasiva son legítimas aunque sean ilegales. Ver cómo caen los servidores de la SGAE y del Ministerio de Cultura genera, como mínimo, una simpatía casi incontenible y parece que todavía no es ilegal. Pero queda la zozobra: ¿está bien? El argumento que encuentro por ahí, habla de dar razones al enemigo, casi en términos de imagen y oportunidad. Lo que nos lleva a la pregunta esencial: dado que el ciudadano ha sido dado de lado en las negociaciones de la Ley Sinde, no digamos en el caso de ACTA, ¿la rebelión no es ya un imperativo moral? Quisiera aprender de los argumentos de los demás.

16 Comentarios »

  • Mirando hacia atrás, no hay nación o Estado que no se haya creado con una buena ración de cadáveres.
    Ahora al menos nuestras protestas legítimas (en el fondo) utilizan formas menos agresivas. Nos limitamos a tumbar servidores.

    Lo que hace el Ministerio de Cultura y la SGAE me parece mucho peor que tumbar servidores. Causan un perjuicio a la sociedad en órdenes de magnitud infinitamente superiores a un día sin una web en funcionamiento.

    Y desde luego prefiero un ataque DOS que un piquete informativo.

  • Isabel dice:

    Es tan innegable como lógico el que genere simpatías, pero lo de “a grandes males grandes remedios” no es la forma de profundizar en los debates sino en en el enfrentamiento.

    Espero que haya comentarios por aquí. Mi gama de grises está muy difusa.

  • Jose dice:

    Bueno Isabel, pues lo vamos a intentar.

    Yo tengo una opinión bastante clara de todo esto, y que pocas veces parece que se contempla, en ese intento absurdo y maniqueo que hay en España de estar siempre obligado a alinearse por completo con los unos o con los otros; mi opinión es que tanto la SGAE como los promotores del ataque lo están haciendo mal. La SGAE porque puede estar defendiendo un discurso legítimo (el proteger los derechos de los autores) pero lo hace con unas formas que casi inevitablemente le llevan a una actitud de enfrentamiento continuo. Y las “Asociaciones de Internautas” y demás agrupaciones, se equivocan en su empecinamiento por el “todo gratis porque sí” sin dejar un margen, por pequeño que sea para negociar, y sin ceder año tras año, y década tras década ni un milímetro. Así que de esas cenizas, estos lodos. Al final tendremos por lo que tanto han luchado unos y otros (cada uno a su manera): una bonita Ley de Economía Sostenible que será como todas en España: sus resultados dependerán de como se aplique (si es que se aplica, porque otras leyes, Constitución incluida acaban siendo más papel mojado que otra cosa). Hoy Ricardo Galli, que no es santo de mi devoción ni mucho menos, calificaba la protesta de niñatada. Pero es que no podía ser de otra forma: el grueso de los “internautas” españoles más “combativos”, cuyas máximas reivindicaciones son el botellón y bajarse todo lo posible por la patilla, son técnicamente eso: niñatos menores de 30 años (ya sabemos que en España la adolescencia se prolonga hasta edades insospechadas).

    Y que conste que no estoy diciendo que todos los jóvenes sean así, estoy diciendo que muy probablemente los que se animan a este tipo de acciones, son, por demografía pura, jóvenes de esa franja de edad y con esos intereses (si no estás interesado en Internet, no protestas desde Internet).

    A mi quien me hace mucha gracia también es Enrique Dans, con su célebre frase de “x, y o z, no es ni bueno ni malo, simplemente ES”. Como si eso eximiera de responsabilidad a los que actúan mal, o como si la mera existencia de algo (que encima es una creación humana, no es la lluvia o el viento) implicara que está bien, y siempre se usará correctamente.

    Menos mal que la gente ya va despertándose y no se traga los discursos de los vendedores de humo incoherentes, que un día están en contra del papel, de los libros, de los periódicos y del DRM y al día siguiente te publica un libro en papel y con DRM en su versión digital. Si no, a los propios comentarios de sus entrada me remito.

    Pero bueno, todo esto es discutir por discutir, la Ley de Economía Sostenible saldrá adelante sí o sí, más que nada porque la mayoría de grupos parlamentarios están de acuerdo en su contenido. Yo personalmente opino que ya va siendo hora de que se acabe la impunidad para quien pisotea los derechos de los autores y se lucra con ello.

    • Isabel dice:

      Gracias Jose, pero me temo que me refería a otra cosa con lo de la gama de grises.

      Cambiar leyes y silenciar a la fuerza son cosas diferentes. Las demostraciones de poder se auto-invalidan por definición: soy capaz de hacerte callar a la fuerza, pero no tengo poder real para provocar los cambios que reivindico.

      Lo del botellón y los niñatos diría que es inexacto y desafortunado, por decirlo de alguna manera.

      Respecto al artículo de Enrique Dans, creo que no se puede discutir lo obvio, es decir, independientemente de los argumentos que se manejen, es indiscutible que ES. Y sí se pronuncia, pero en todo caso, supongo que ya le habrás dejado tu opinión en su blog.

      Sobre la propiedad intelectual, me remito a una frase de Stiglitz: “El conocimiento es la parte MAS importante de la producción del conocimiento”. No se puede seguir frenando la innovación.

      Respecto a mi comentario inicial, tengo opinión intuitiva, pero no razonada. Por eso agradezco a Gonzalo que aborde estos temas ya que suele recoger debates enriquecedores. Y no me extiendo más puesto que es su espacio, que me suele ayudar a cuestionar, reflexionar y formar opinión.

      • Querida: usted tiene todo el espacio que quiera. De hecho, es la ventaja de este medio. Si piensa que la extensión complica la discusión, pues post en su inspirado blog y continúa la conversación.

  • […] This post was mentioned on Twitter by Gonzalo Martín, Gonzalo Martín. Gonzalo Martín said: ¿Ciberactivismo legítimo? Mi breve reflexión personal repleta de duda y a la espera de comentarios y puntos de vista http://ow.ly/2PXvD […]

  • Jose dice:

    Pues eso es lo que hacemos, no? Conversar.
    Pero supongo que la conversación implica discrepar, si no no sería conversación, sería monólogo, y sencillamente eso es lo que estoy haciendo.

    No entiendo, repito por enésima vez, el miedo de que la libertad de expresión quede reducida por esta Ley, yo os reto a que copiéis y peguéis el artículo de la Ley que os lleve a pensar de la manera que lo hacéis, porque mucho me temo que no existe.

    En cuanto a lo de la creatividad y los derechos de autor, ya lo hemos discutido demasiadas veces aquí, pero no sé que tiene que ver la creatividad con comercializar productos audiovisuales. Llevo años oyendo la cantinela de que Internet hará estallar la etapa más creativa de la Humanidad, por ejemplo en cuanto a música se refiere, pero llevo los mismos años viendo como en la práctica esa promesa no solo no se cumple, si no que veo como la calidad de la música que se produce baja y baja sin parar.

    Porque…si el futuro de la música en España es el Plan B de Carlos Jean, listos vamos.

  • Jose dice:

    Y por cierto, Isabel, ahora que releo tu comentario, no sé tampoco en qué te basas para decir que se está frenado la innovación. ¿Quién o qué pretende eso? La verdad que no lo entiendo. No sé de que manera el proteger a los autores, puede perjudicar a la innovación, si te refieres a eso…

  • Jose dice:

    Como si los Nobel no dijeran gilipolleces de vez en cuando, y más en el caso de los economistas (cuyas gilipolleces nos llevan a crisis globales, y minucias por el estilo)…En este caso no es una gilipollez, más bien es una perogrullada: decir que lo más importante de algo es precisamente ese algo…Pero como diría Dans, lo que es, ES! A ver quien gana!!!!

  • Paulo Toro dice:

    Yo estoy completamente a favor de este nuevo tipo de protesta digital. y me parece que si alguna organización/pagina se gano el odio y se volvió objetivo de estos ataques por algo sera.

    Los ataques no están siendo organizados por un grupo de gente entrenada, no, simplemente en gente que desde su computadora se une y se hace oír, dice “somos miles y no estamos de acuerdo con sus practicas”.

    Las grandes empresas y corporaciones que han vivido del copyright tienen que entender que el modelo de negocio cambio y que por mas que inviertan millones de dolares en abogados y en financiar campañas políticas para comprar el favor de los políticos las cosas cambiaron y ahora si se va a vivir una democracia de verdad.

    Lo del “todo gratis” es mentira, el artista de verdad va a poder seguir viviendo de su obra por que la gente lo va a querer seguir viendo en vivo y lo apoyara de muchas maneras. Los otros, empresarios, que eran los que se enriquecían con el talento de los artistas son los que van a perder y les va a tocar buscarse otro negocio.

    “…No sé de que manera el proteger a los autores, puede perjudicar a la innovación, si te refieres a eso…”

    Cuando un libro digital es mas caro que su versión en papel estas perjudicando la adopción de una tecnología que democratizara la edición de libros. Eso es perjudicar la innovación. Cuando una pagina como IMDB se niega a incluir en su archivo una película lanzada y distribuida gratuitamente por BitTorrent, eso es perjudicar la innovación (que igual ya la incluyeron, despues de protestas de internautas y bloggeros del mundo).

    Para aclarar, soy estudiante de cine y trabajo para un canal de TV multinacional y el aire que se respira dentro de la industria no puede ser mejor. Eso de que miles de empleos se van a perder son de miles de ejecutivos y empresarios que no hacían nada mas que ganar dinero a costa del talento de los demás.

  • Jose dice:

    Pues si estás a favor de este tipo de protestas, supongo que si un día a una “comunidad de Internet” le da por tumbar tu web porque le caes mal, tendrás que aceptarlo de buena gana, ¿no?. Si aceptamos que lo mismo de bien está lanzar un ataque DDoS al blog de Enrique Dans o a este blog de Gonzalo que a la web de la SGAE, por mi asunto zanjado.

    En lo que ya no estoy de acuerdo es en la historieta esa de que las discográficas no tienen más remedio que cambiar su modelo de negocio, sin más, y caiga quien caiga. Desde mi punto de vista las leyes tienen que favorecer por justicia el trabajo de los autores, y dejar que los productores y los autores fijen el precio de sus productos sin estar sometidos a la presión de las mafias del P2P y de las descargas directas. Llevo muchos años escuchando ese discurso de que “el artista de verdad va a poder seguir viviendo de su obra por que la gente lo va a querer seguir viendo en vivo y lo apoyara de muchas maneras”, pero los datos desmienten una y otra vez esta afirmación:

    Por un lado, desplome y descenso a plomo de las ventas en la industria discográfica, que no queda compensada ni muchísimo menos por las ventas digitales:

    http://jose.gs/el-estado-de-la-industria-discografica-ano-2009/

    Por otro, situación similar en las taquillas de los cines:

    http://blogs.elpais.com/estrategia-digital/2010/04/ni-avatar-llena-las-salas-de-cine.html

    Y por si fuera poco, los nuevos modelos de negocio, a veces más parecen una broma pesada para los autores e intérpretes que una manera de mejorar su situación (observad lo que tiene que vender un artista online para conseguir una remuneración casi de miseria en las “emisoras online”):

    http://www.informationisbeautiful.net/2010/how-much-do-music-artists-earn-online/

    https://spreadsheets.google.com/ccc?key=0Aqe2P9sYhZ2ndE9iZHhWc0pMcDlCdmxNdmFRQXRPY3c&hl=en_GB#gid=0

    Da la sensación de que sacáis vuestras ideas de la nada, porque los datos no hacen más que negar esa visión idealista y sin fundamento que tenéis de como está evolucionando la industria (si es que a esto se le puede llamar evolución).

    Aunque desde luego, si como tú dices, todo esto nos va a llevar a “la democracia de verdad” yo me uno a vuestra lucha de tumbar la Ley Sinde y la que haga falta. Pero mucho me temo que la cosa no está tan fácil. Ya nos dijeron antes de la burbuja de Internet del 2000 que las nuevas tecnologías acabarían con los ciclos y las crisis económicas y que gracias a la globalización del sistema financiero y del movimiento virtual e instantáneo de capitales, la economía iría “siempre para arriba”. Y el resultado fue este (véase el coste de la crisis financiera, solo 9 años después, abajo del todo):

    http://www.informationisbeautiful.net/visualizations/the-billion-dollar-o-gram-2009/

    Así que permíteme dudar al menos de lo que dicen los premios Nobel, y gurus varios de la economía y la tecnología. Que ya estamos muy escarmentados de los cantos de sirena.

    • Gonzalo Martín dice:

      Muy brevemente, y sólo para poner el contrapunto, dos enlaces, uno de la semana pasada: The Economist advirtiendo que la música sobrevive vendiendo de todo y otro del año ¡1984: El País contando como la industria discográfica moría por culpa de la piratería. Tal cual: han pasado 26 años, la música sigue y, curiosamente, muchas empresas que venden música, también. Otras no: cómo los zapateros . Por otro lado, Avatar es la película de más recaudación – en salas – de la historia del cine… y la más pirateada: asumir que el futuro de una industria es su formato (los cedés, las salas de cine) es no comprender nada. Lo siento, ninguna industria tiene por qué sobrevivir porque sí ante cualquier cambio tecnológico. Que las ventas digitales no compensen las ventas anteriores… es pura economía: los costes de reproducción y distribución son virtualmente cero desde la segunda copia, cosa que no sucedía antes. No hay nada que obligue a sostener las ventas de nada si la gente no quiere comprarlo. La única vara de medir si es bueno o malo es si se cumple la razón de ser del fundamento de esta industria: la creación de monopolios artificiales entorno a la reproducción y transformación de las obras como excusa para la incentivación de la creación y la innovación. Se constata que se sigue creando, más que antes y que hay gente que encuentra un medio de vida. Si no lo encontrara, no pasaría nada, a otra cosa. El fundamento de ese monopolio no es crear industrias, sino divulgar el conocimiento. Así que me temo que, como ya sucede, sólo ampliando las restricciones de las leyes reduciendo cada vez más el uso por parte del público y persiguiendo a la población se puede forzar el sostenimiento de una industria que no tiene por fin la creación y la divulgación, sino la de, como cualquier otro motivo de empresa, obtener beneficio. Los beneficios se transforman. El debate real consiste en cómo se devuelve a la sociedad lo que las industrias y sus abogados influyendo en los parlamentos en un modo poco diferente al de la corrupción han arrebatado, teniendo en cuenta que se han hecho inversiones legítimas valoradas en un entorno legal determinado: no hay más camino que la reducción de plazos y el aumento progresivo de los usos libres. Como este tema ya lo hemos debatido mucho y el post se centra en la legitimidad de la acción (o, más concretamente, en qué momento sería legítima si es que llega a serlo), cierro los comentarios de este post, pues ya se han puesto claras las posturas. Gracias por tu contribución.

  • Txampa dice:

    Legítimo 100%.

    Desde varios medios y blogs, se está intentando tachar a este movimiento organizado, con un comportamiento delictivo, cuando nada más lejos de la realidad.

    Veamos, para entender este “ataque”, hay que remontarse al primero de esta serie. Primero que recuerdo, organizaron las grandes corporaciones de la industria del cine y de la música (RIAA y MPAA). Estos 2 mastodontes sembraron viento, cuando contrataron a una empresa india (AiPlex) para que lanzara ataques DDos (ataques de denegación del servicio) utilizando maquinas zombie que atacaban a PirateBay y webs de torrents por el estilo, haciendolas inservibles durante varios dias.

    Y ya sabemos que pasa cuando viento se siembra…
    Tempestades se recogen!

    Poco después desde 4chan (http://www.4chan.org/), personas anonimas se empiezan a poner de acuerdo, y deciden ejecutar un programita en su ordenador que manda peticiones hacia las corporaciones y Aiplex, haciendo tumbar los servidores.

    Esto último (igual que ha pasado ahora con las paginas de la SGAE, Promusicae y Ministerio de Cutlura) no es un ataque DDos en si mismo. Porque es voluntario y distribuido en maquinas de personas que eligen hacer el ataque. ESTO ES IMPORTANTE.

    El primer ataque DDos lanzado desde AiPlex, es programado, y ejecutado por robots zombies. El segundo, es voluntario. Es una manifestacion. Gente que se queja y en lugar de salir a la calle con silbatos y pancartas, desde su ordenador, protestan.

    He aqui la gran diferencia y por tanto la legitimidad del “ataque”.
    Mucha gente se pone de acuerdo para entrar a una web a la vez. Fijate tu que simple. Personas que eligen, no robots!
    A veces se cortan calles, a veces si tiran webs abajo.

    Mientras la SGAE y resto de corporaciones, basan su existencia en mentiras, hacer lobby para cambiar leyes, en aplicarnos un CANON (que es un ROBO por todos visto y permitido), y se niegan a evolucionar su negocio, anclado hace varias decadas a cambio insultar y de llamar a todos los internautas delincuentes.

    🙂

    Por ultimo copio y pego unas sabias palabras del blog de Enrique Dans:
    “Antes, salíamos a la calle y cortábamos carreteras. Ahora, tiramos páginas web: una operación quirúrgica, dirigida, sin daños colaterales. Es la manifestación de nuestros tiempos. Completamente imparable. En la red, el código es la ley, y por mucho que se pretenda ilegalizar que miles de ciudadanos entren a la vez en una página web, de nada sirve. Es tan legítimo como cientos de personas cruzando despacito un semáforo en Castellana y provocando un colapso de tráfico. Y más pacífico que inutilizar cerraduras con silicona, hostigar a quienes intentan ir a trabajar o quemar neumáticos en la entrada de un mercado. Personalmente no apoyo, impulso, promuevo ni recomiendo este tipo de acciones. Pero detrás de ellas están miles de ciudadanos, está la fuerza de la red. Y no son ilegítimas ni deben provocar rechazo: son fruto de unas circunstancias provocadas por quienes ahora están caídos.”

  • […] como no, pero a continuación me sumergí en la gama de grises que me impide tener opinión . Mi primera consulta reflejaba las mismas dudas, me fastidió porque quería respuestas, pero lo entiendo: hay mucho que […]

  • […] como no, pero a continuación me sumergí en la gama de grises que me impide tener opinión . Mi primera consulta reflejaba las mismas dudas, me fastidió porque quería respuestas, pero lo entiendo: hay mucho que […]