Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 Noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » La Sociedad Red y el Audiovisual

Sanedrín (otra forma de ver el conflicto de paradigmas)

Escrito por el 12 Enero, 2011 – 12:169 Comentarios
Sanedrín (otra forma de ver el conflicto de paradigmas)

En el desayuno de hoy, esta crónica sobre un nuevo encuentro entre personalidades de la cultura sobre la cuestión de nuestro tiempo: la propiedad intelectual y su persecución (otros lo dan en llamar protección, perdón por la ironía). Si en esta página presentábamos el debate – el griterío colectivo – como conflicto de paradigmas, este relato lo presenta de forma evidente en la mirada de la única visión disidente:

…si yo me atocino la tarde del domingo con mi novia en el cine viendo una peli cualquiera, estoy valorando la cultura porque pago por ella. Y si me paso dos semanas traduciendo y subtitulando mi serie preferida para compartirla en la Red, no soy más que un despreciable consumidor parásito que está hundiendo la cultura…

El disidente efectúa un corolario:

Lo que hay aquí es una élite que está perdiendo el monopolio de la palabra y de la configuración de la realidad. Y sus discursos traducen una mezcla de disgusto y rabia hacia esos actores desconocidos que entran en escena y desbaratan lo que estaba atado y bien atado. Ay, qué cómodas eran las cosas cuando no había más que audiencias sometidas. Pero ahora los públicos se rebelan: hablan, escriben, se manifiestan, intervienen, abuchean, pitan, boicotean, silban…

Tomando por bueno el relato, el hecho de que haya quince personas y únicamente una forma diferente de pensar corrobora que no existe el gusto, el deseo, la mera inquietud por entender al otro, sólo la idea de construir un bastión. Es decir, se corroboraría el sentimiento de por qué en España no es posible hacer un cuestionamiento público de la materia pero en otros países sí. Igualmente, se corroboraría la dificultad de discutir paradigmas cuando sólo se pretende negar que exista alternativa. Otro día debiéramos hablar de esa idea de trabajadores de la cultura en cenáculos privados con atún rojo y, por supuesto, pagados con el dinero de los mismos que pagan las subvenciones de la cultura. Señores/as de a pie.

9 Comentarios »