Los propietarios de Digital+ (bueno, los accionistas que gestionan, que propietarios son más) publican una nota saludando el crecimiento de abonados de la plataforma de pago: un millón ochocientos mil. Explican que han mejorado desde hace un año pero obvian, por supuesto, la caída experimentada desde los tiempos de máximos. Por redondear, dos millones. Lo verdaderamente interesante es que atribuyen ese éxito (en todo o en parte) a la estrategia seguida con iPlus. Es algo que hace mucho tiempo que advertíamos: en el mar de contenidos ofrecidos de modo lineal el usuario no saca partido a todo lo que le interesa por la imposibilidad de adecuarlo a su forma de consumir. Así, seguramente, lo que ha conseguido iPlus es frenar las bajas haciendo que el esfuerzo de captación de clientes consiga superar a los desengañados por la oferta, la crisis y los que pudieran sentirse cómodos teniendo canales de niños en abierto desde que hay TDT pueda dar sus frutos. La estrategia de Digital+ basada en la diferenciación tecnológica (HD, 3D) y personalización del consumo (iPlus, descarga directa) era la única posible. Dicen tener trescientos mil ipluses.