Desmontan Chico y Rita en una crítica de El País, no le gusta a J.O. El texto es una serie de matices y disquisiciones propia de cinéfilos desencantados que me resulta extraordinariamente familiar con mi forma de ver y entender las películas. Pero lo que me seduce es la sentencia final, redactada destacando, por fin, algunos valores de la producción: “¿Suficiente? No. Aunque quizá para usted sí.” Es decir,  lo de siempre, nadie sabe dónde está el favor del público. Y eso que, público, somos todos. Corrijo: nadie sabe donde está el favor que hace al público suficiente.