Tiene sólo cinco millones de habitantes y cierta propensión a la censura, pero es riquísimo y tiene entre sus lenguas oficiales el inglés, el chino y el tamil. Es decir, tres idiomas con mercados grandes especialmente de cara al futuro. Hay tradición cinematográfica y algunos blogs locales hablan con entusiasmo de su producción y su mundo independiente esperando la llegada del día en que puedan pelear por una Palma de Oro en Cannes. Con la infraestructura financiera de ese país, el gusto creciente por el cine asiático, ¿el talento que emerge podrá incorporarse al mercado mundial o crear una base financiera para producir para mercados grandes? Además, tienen ganas de ser el puerto de entrada al mercado asiático.