Veo que Filmotech ha incorporado tarifa plana de nueve euros mensuales, hacía tiempo que no pasaba por allí.  Me llevo, no obstante, una sorpresa mayor: Chico y Rita ¡gratis! cuando está en plena explotación y simplemente ¡por registrarte!. Caramba, no vamos a negar que las promociones son un sistema para atraer abonados (canal plus, lo hace constantemente) pero que uno de los directores – y productores – de lenguaje más agresivo acerca de las maldades del todo, todo, gratis haya consentido que su película se vea a precio cero con la finalidad aparente de provocar difusión tiene mucha carga emocional. Sin perjuicio de los buenos profesionales que tiene, creo motivo de reflexión sobre la equidad de la economía de mercado el que una entidad de gestión de derechos se dedique a competir contra la gente que no tiene el cómodo colchón de ser una especie de “delegación” por parte del Estado que administra, entre otras cosas, algo como el canon: habrá que repartirlo, pero tener el dinero en caja y cobrar tu comisión de antemano es una ayuda financiera que no tienen los demás. Alardear de lo gratis después de bramar contra ello, de recibir subvenciones, de haber rugido contra los malos, malos, que eran más listos que tú para hacer un dineral siendo émulo de Long John Silver (sin cobrar a la gente, tómese nota) y no demostrar que sabes ganar ese dineral, lleva a curiosas preguntas. Pero, para los que quieren hacer servicios rentables siguiendo las reglas que la propia Egeda defiende, que se encuentren con la gratuidad como arma competitiva y con una nominada a los oscars de este año (que se dan en pocos días) en un momento de mercado en que se quiere construir “alternativas legales”… se me hace curioso. Uno es partidario de la disminución progresiva de la amplitud de la legislación actual de derechos, pero cree que hay que hacerlo ordenadamente. Eso supone un espacio de renuncias para todo el mundo. La pregunta es si Egeda se tiene que dedicar a lo suyo y dejar que otros hagan el negocio de exhibir películas en la red. Algo de esto ha flotado en la crítica a la Sgae de los propios socios de Sgae. Es decir, que las preguntas de fondo son dos: si Egeda tiene que competir con el sector privado y si es correcto que lo haga ofreciendo oferta grauita. Vivimos en un tiempo de muchas contradicciones. Que es muy humano, por supuesto. [Actualización]: Personas que están entrando ahora me dicen que ya no hay más registros posibles. Aunque la promoción seguía a la vista hace un momento (18:35).