Dicen que dice un ministro: «Las televisiones autonómicas no tienen justificación, salvo en las autonomías con lengua oficial». No es el primero que dice que puestos a elegir teles públicas, mejor quitar las autonómicas, sesudos economistas se ponen a ello también. A mi se me ocurre que es ideológicamente sospechoso lo de preferir el centro a la periferia, pero ese entretenimiento se lo dejo a ustedes. Es que yo me apostaría varias cervezas con estas personas a que encuentro más argumentos para cerrar la estatal antes que las autonómicas si tuviera que elegir damnificados, ese problema común a todos los primeros ministros independientemente de su procedencia. Si las autonómicas sin lengua oficial no tienen justificación, ¿qué justificación tiene una estatal que compite – sí, compite – con privadas que emiten en su misma lengua? Por no hablar de lo dispuestas que están a comprar fútbol, tenis, cine americano y lo que haga falta sin que lo paguemos con el IVA que nos suben. Por decir algo.