Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

antonio ortiz

·...

Deliciosas contradicciones sobre las que nadie parece pensar

7 comments

Antonio Ortiz me decía a la salida del Meet the Experts dedicado a cine y televisión que me veía algo aburrido: el argumento era que, en el fondo, siempre terminábamos hablando de lo mismo pero que, me señalaba, había mucha gente para la que los temas eran nuevos. Es posible. Es muy posible. Un servidor se debate entre la duda de seguir hablando de lo mismo o terminar de una vez por todas porque la argumentación es un bucle infinito en el que está todo dicho. Es más, y perdón por la petulancia, pero las ideas esenciales se van cumpliendo: la piratería no se detiene (y no porque los gobiernos no regulen, sucede lo previsto cuando se dijo que no iba a funcionar), las ventanas se reducen, los precios del mundo físico son una invitación al consumo irregular, los productos se extienden fuera de su plataforma inicial se quiera o no… y el pensamiento público de la industria es el mismo, repleto de contradicciones sobre su propia ineficiencia pero cargando contra lo imposible. Hoy me encanta ésta: es del dueño de los Verdi. A saber: primero la culpa es del empedrado (“no cree que el precio sea un elemento disuasorio a la hora de acudir a una sala y centra sus críticas en el IVA y en la falta de política del Gobierno contra la piratería”) pero después se niega el efecto: “El documental Searching for Sugar Man lleva 13 semanas en cartel y no ha perdido público, incluso viene más gente a las sesiones más caras”. Y está simultáneamente en Filmin, es decir, en internet – legal y más barato – y en salas a la vez. Ah, es el valor percibido del producto lo que, en el fondo, podría ser la razón final por la que la gente acude a determinados consumos. Ustedes dirán.

Reintermediadores y autonomía de contenidos

7 comments

Antonio Ortiz vuelve a exponer los riesgos para los productores de contenidos que tiene una plataforma como Facebook. Lo titula: Señores de los contenidos: Facebook no es un socio fiable. La pregunta es: ¿es un socio? O, como el escorpión, ¿es su carácter?. El problema no le sucede(rá) únicamente a quien se alíe con Facebook (tenemos también el caso del Apple Store entre los más llamativos), sino a cualquier proyecto de creación de audiencias que tenga que depender de los términos de servicio de otro. Cuando hablamos de desintermediación de lo que hablamos es de aprovechar las posibilidades de la tecnología para ganar autonomía y poder crear un camino propio, que es justo lo que han descubierto algunos integrantes del movimiento (o los movimientos) asociados al 15-M. Ir a Facebook (por ejemplo) para ganar audiencia a corto plazo se convierte o casi seguro se puede convertir en volver al mismo escenario del pasado: tener que pedir permiso para emitir y divulgar, el cuello de botella que ha generado todas las limitaciones que conocemos de la era industrial para relatar y divulgar las visiones de cada autor o comunidad. Tu dominio y tu servidor son tu autonomía, aunque sea más complejo, costoso y lento. Es mentira que en la red se censure, como escandaliza a todos aquellos que han bramado contra twitter: se deja censurar aquél que cede su identidad digital y renuncia a un espacio propio. Por ejemplo, yo no puedo mirar más que con recelo el futuro de un Spotify como negocio autónomo si sus usuarios son de Facebook y tiene que aceptar las condiciones de los propietarios de derechos para poder disponer de precio y catálogo: estás tomado por dos frentes, el exceso de propiedad intelectual y el control de lo que pueden ver y hacer los usuarios. Esto último, es justo lo que le ha pasado a The Guardian.

¿Qué esperar de Netflix en España?

1 comment

Llego tarde a la lectura de la excelente entrevista que Antonio Ortiz le realiza a Eudald Domènech en la que confirmaría la llegada de Netflix a España en 2012 que, además, se integraría en InOut-TV.  La cuestión es qué esperar de Netflix: mucha gente lo menciona como una panacea de todo, pero como comentamos en su día, Netflix no puede sustituir lo que la gente hace en los diversos yonkis de este mundo, simplemente porque respeta las ventanas y no va a ofrecer la última serie lanzada en EEUU con subtítulos a la media hora de haberse estrenado. Dependiendo del catálogo que consiga, el mayor o menor éxito del cierre de webs y de la propagación de los nuevos sitios y formas de acceder a contenidos no autorizados que surjan, veremos lo que da de sí. Sobre todo será interesante ver (cuando llegue) a qué velocidad integran catálogo. Siendo una compañía tan orientada a datos me pregunto si querrá conseguir a toda costa el top ten de Series Yonkis o se inclinará por absorber nuevos lanzamientos. La estrategia de contenido será una de las cosas más interesantes a ver. De cara a los competidores locales, el poder de negociación de un Netflix asusta. Por cierto, InOut-TV contiene acceso a Filmin, la suma de ambos servicios dejaría una oferta excelente.

¿Corre Google TV el riesgo de ser un nuevo Wave?

2 comments

Leyendo el comentario de Antonio Ortiz sobre las noticias que reflejan las escasas ventas que obtiene Logitech de su dispositivo GoogleTV no he podido dejar de pensar en ello: Google lanzó el servicio con gran aparato comunicativo (seguramente llevando a un público normal la idea de conectar el televisor) aún cuando no estaba enteramente listo para funcionar. Los grandes proveedores de contenido han bloqueado accesos y todo desprende el aroma de algo atascado. Wave trasladó el sentimiento de la llegada de un nuevo next big thing y la anticipación de Google para hacer una fiesta del televisor conectado se puede decir que tuvo los mismos tintes. Obviamente, Google no va a dejar el televisor (ahí está YouTube) pero el posicionamiento comercial de su versión de la conexión puede haberse dañado o estancado de modo poco halagüeño. Wave hoy vive en los museos, aunque se dice que sus desarrollos sirven para otras cosas. En la fecha del lanzamiento de Google TV creamos un debate sobre su éxito y posibilidades que lo más triste que se puede decir – para Google – es que sigue vigente.