Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

cine español

·...

Cine español: business as usual

1 comment

Cuando la prensa publicó su balance sobre los resultados del cine español en 2010 se inclinó por los adjetivos catastróficos. Algunos pensábamos que no era para tanto y que, en realidad, hablábamos de business as usual: no es que no fuera una año débil, sino que contemplado en perspectiva las recaudaciones entraban dentro del rango de la trayectoria reciente de la industria española. El efecto Torrente se saludó de modo invertido en la mirada periodística: palabras grandiosas sin comerse los adjetivos anteriores. Los representantes de la industria son, en cambio, bastante más realistas, aunque pueden hacerlo mucho mejor para explicarse a la opinión pública (por favor, que alguien haga algo con sus webs: son del siglo XX, un siglo que queda ya lejísimos). Ayer Cine y Tele titulaba: “El cine español vuelve a la normalidad tras el efecto Torrente 4“. Es decir, todo sigue igual. Casi se debiera decir que Torrente también es normalidad: tener un título que concentra mucho es igualmente una pauta típica del cine español. Como siempre, la cuestión es cómo se hace que una industria inmersa en su laberinto cambie de perspectiva. Para hacer tortillas, como todo el mundo sabe, hay que romper huevos. La cosa es saber (o acertar) qué huevos hay que romper.

¿Es lo mismo subvencionar que desgravar fiscalmente las películas?

7 comments

Soy consciente de que la pregunta tiene enjundia técnica: un hacendista vendría bien en la sala para ver qué dicen los estudios académicos. La cuestión viene por esta frase de Enrique González Macho: “Es igual recibir dinero que no tener que pagarlo” al respecto del sistema de incentivos norteamericano, una industria de la que, asegura, “es la más subvencionada del mundo” y, sólo al final, introduce un matiz seguramente más apropiado: “Estados Unidos es absolutamente proteccionista con su industria cinematográfica y la subvenciona a fondo”. Por el bien de la brevedad diré que, en mi opinión, los incentivos a rodajes y a inversores privados que se dan en diversos estados de EE.UU. no se parecen en nada a nuestra idea de las subvenciones: recibir dinero es bastante diferente a no tener que gastarlo, pues lo segundo exige disponer de tesorería y otra relación con el crédito bancario que basaría su decisión en la perspectiva de ingresos del mercado y no de un pago del estado, que se da por seguro. O se daba :-). Lo cierto es que, salvo excepciones contadas, uno considera que las decisiones de producir en España se toman en función de las subvenciones, mientras que en el cine llamémosle americano se hacen por escenarios de mercado. Eso sí, son profundamente proteccionistas, ya se ha visto en Wikileaks.

 

 

Hay argentinos que también dicen que su cine no les gusta nada

2 comments

Está Imanol Arias en Buenos Aires. Aparte de recordarnos que el nivel de interpretación de allá es mucho más alto que acá (para mi gusto insultantemente más alto), dice: “al argentino le gusta más su cine que al español el suyo”. El periodista le responde: “Hay argentinos que defenestran al cine nacional…”. Debe ser así, porque ha aparecido una página en Facebook que se llama “El cine argentino es una vergüenza” que es pura anécdota ya que tiene dos seguidores. Pero por poner ejemplos. La curiosidad de todo esto reside en que en ese mismo artículo se asegura que los españoles aman el cine argentino. Concluyendo: le escuché a Enrique González Macho en televisión hace mucho tiempo un razonamiento sobre estas percepciones que es seguramente el bueno. Aquí vemos películas de otros países ya filtradas porque el distribuidor elige lo que tiene entidad y no vemos el panorama completo, ya que si lo viéramos todo tendríamos la misma sensación que se tiene con el español. #Yoconfieso que he visto películas argentinas malas. Al final, hay películas buenas y malas y la ciudadanía no les concede una garantía de falta de calidad, me temo. Otra cosa es el exceso de películas con proyectos mal enfocados y otras cosas conocidas. Pero por seguir eliminando excepcionalidades.

Olivares, carbón y cine

4 comments

Préstese atención a esta noticia de ayer: “El 99% de los olivares de Jaen no es rentable sin las ayudas de la PAC”. Visto desde una perspectiva similar, las películas españolas podrían tener los mismos porcentajes. Cuando el mundo del cine advierte de que no se les acuse de estar subvencionados como si nadie más lo estuviera, tiene toda la razón. Pero la cuestión de las subvenciones no puede terminarse ahí. La misma noticia refleja los problemas de la explotación de esos olivares: se reclama concentración, mejora de la oferta, profesionalización… Hay expresiones que se han usado para el cine. Ante la misma crítica que a la cinematografía, hay mineros que se unen al argumento: la agricultura y los coches también tiene subvenciones. Y podríamos seguir. Lo importante es que en los tres casos se plantean problemas de eficiencia: ya que parecen inevitables, más allá de la posición personal de cada uno sobre las subvenciones, por el mero uso de dinero público, subsiste la cuestión de su utilidad, su beneficio real para el propósito que se proponen y si tienen que tener fecha de caducidad o para reevaluar su función. En ese terreno, se esté a favor o en contra del sistema, hay un punto de discusión racional. Pero, de nuevo, el cine no es excepcional. Ver, por ejemplo, el déficit de las televisiones públicas no hace su coste tan dramático. Lo que no quiere decir que no sean, todos estos casos, examinables.

Limitando la “excepcionalidad” del estado de opinión sobre el cine español

6 comments

En un intercambio de twits entre Juan Herbera, Pedro Pérez y quien les escribe veníamos a poner en perspectiva el mejor o peor estado de la cuota de mercado española. Por hacer la historia corta, la cuestión no sería que no es tan excesivamente dramático como lo pinta la prensa, ni tan estupenda la recuperación como se presenta cuando cambian las cifras por efecto del tiempo y el poder de los títulos, sino si se puede uno conformar con lo que hay. Creo que todos coincidimos en que no, pero conviene poner la industria española en contexto, para limitar su posible excepcionalidad: hace poco veíamos como en Hong Kong se quejaban de la desconexión entre público y producción un tanto a la española. Resulta que en Chile se plantean la misma reflexión tras un buen año de reconocimiento en festivales, pero mala conexión con el público local: con el 8,4% de los títulos sólo se llevan el 2,6% de la taquilla. Ya querrían el caso español. Mientras, este año la caída de espectadores en EE.UU. es del 20% y eso genera algunas cuitas, pero no existen grandes desgarros sobre una “incompetencia” estructural: mayormente se atribuye a los títulos. Por supuesto, la asistencia a salas es un fenómeno descendente en el que influyen factores de todo tipo (patrones de ocio, crisis, etc.), pero no hablamos de algo que no sea nuevo. Tampoco es nuevo que tras los problemas de cuota aparezca la fuerza del cine americano (en Chile, también cifras parecidas a las españolas). Por eso un servidor de ustedes se pregunta si un cambio de paradigma no debe ser aprovechado para invertir las reglas del juego y mejorar la posición en la partida. Dice Juan Herbera esta semana sobre estos debates: “Desde que hay datos fiables, nunca se ha llegado al 20% de cuota en recaudación. Sigo pensando que un mal año ese debería ser el listón mínimo. Por tanto, estaríamos bastante lejos de alcanzar una estabilidad satisfactoria para la industria”. En definitva, mal de muchos no debe ser consuelo de tontos. La industria española tiene muchas cosas que mejorar pero tampoco la hagamos peor de lo que es. Uno cree que hay que reinventarla (con cuidado), pero que ya va siendo hora de corregir esa idea de “excepcionalidad” en forma de maldición.

¿Pero el cine español no estaba en crisis de recaudación?

2 comments

La alegría de la prensa es lo que tiene, ya tienen titulares como “el cine español dispara su recaudación”. Pedro Pérez comenta hoy en Málaga los datos de recaudación del conjunto del año y lo hace con la prudencia y corrección de aislar el efecto Torrente. Resultaría que, sin ellos, la recaudación del cine español habría crecido de un año a otro un 22% (130%, teniendo en cuenta a Torrente). Supongamos que el año termina, gracias a estos incrementos, con un treinta o un cuarenta por ciento más. Eso nos podría llevar a una cuota de mercado del quince o el dieciséis por ciento, puede que subiendo mucho hasta el diecisiete por ciento, que seguiría dentro de los rangos históricos de la última década, por arriba y por abajo. Ni antes era tan dramático, ni ahora tan extradordinario, es la dinámica habitual. Pero todos los que anunciaron debacles ahora no rectifican ni dicen que ya no lo es. En serio: alguien debe pensar por qué esta crisis de los medios es algo más que una caída de publicidad.

Ispansi, capítulo final

3 comments

Leo unas declaraciones de Carlos Iglesias en Cinemanía: “Cuando estrenas una película tienes que elegir: o buen presupuesto y mala distribución, o lo contrario. Yo elegí lo primero”. Estas son las cosas que no tienen sentido cuando se pretende tener un modelo industrial. Si la película no se puede vender, jamás puede plantearse un escenario de explotación mínimamente riguroso. Priman los deseos de un creador sobre lo que se puede realmente hacer. Con las pelis a veces hay milagros, pero nadie quiere confiar su vida a un milagro y una cuenta en twitter. Una película española con cuatro millones de presupuesto (al menos, lo que pone en los papeles) y sólo setenta y siete copias de estreno, tiene toda la apariencia de no tener excesivo sentido. Añade más adelante: “Pero la película -bromea- no trata de la Guerra Civil, sino de la II Guerra Mundial”. La percepción desde fuera era exactamente esa, el halo de guerra civil, ese sambenito del cine patrio, lo que demuestra cómo el marketing de la película era decisivo para posicionarla en otro punto. Lo que nos lleva a volver hablar de los por qués de cuotas de mercado tan débiles y viejos debates que no se terminan de resolver sobre la sobreabundancia de producción, etc. etc.

La batalla que no cesa (y III): una industria en busca de su espacio

2 comments

Me remiten ayer los datos de la cuota de mercado del cine español en las televisiones. Es un trabajo de Media Research & Consultancy, una firma de gente muy competente. Digamos que el entorno es similar al de salas: la industria norteamericana copa alrededor de tres cuartas partes de todo. A los productores locales, sólo RTVE les da un poco de aire: el total de cine español supone en 2010 el 12% de las películas emitidas en televisión, en las autonómicas sólo son el 5%. Si vamos a cine de estreno español, la cosa es más fea, sólo el 7%. Sería ideal disponer de una serie de varios años para ver tendencias. En el Panorama Audiovisual de Egeda de 2010, se hace un cierto desglose: la tendencia mejora algo (no sabemos si es porque hay más canales) pero la tónica es la misma que en salas: business as usual, no se rompe la inercia minoritaria esencial. Es una pugna histórica la de crear un marco legal para que lo americano no lo cope todo. Una pregunta pertinente sería si, dado que estamos en un marco tecnológico y social disruptivo, no se dispone de una oportunidad única para cambiar las reglas del juego abrazando la disrupción y poniéndola de tu parte. En un mundo globalizado, con una nueva visión de la creación y la autoría, la cuestión sería cómo encontrar un nuevo equilibrio con la sociedad y un marco legislativo orientado a objetivos diferentes de los tradicionales. Más fácil decirlo – me disculpen – que hacerlo. Creo, sin embargo, que es inevitable ponerse a pensarlo.

Sector público y cine: de Hong Kong a Korea y retornando a España

2 comments

Un blogger en Hong Kong se lamenta de los problemas de la producción independiente de allí. Lo interesante, es que se parece un tanto a las percepciones que suele decirse que tiene el público español sobre su cine: “su reputación”, pues parece ser que los cineastas se centran más en ser muy independientes y personales y no asumir que el concepto de independencia se refiere a la financiación y no a huir del público. El mismo autor se refiere a los buenos resultados de la política de soporte público realizada en Korea y su éxito internacional frente a una industria local, antaño exitosa, que tendría cierto declive. En Hong-Kong, a pesar de sus pasados éxitos de mercado, también existe un fondo público de soporte para el cine independiente. Esta comparación entre ambas industrias serviría para centrar algunos problemas de debate en España: asumiendo que las majors se marcharon de Korea por la piratería y que la industria local no parece haber muerto, ¿qué política pública es más efectiva para el cine o el audiovisual en general visto desde la óptica de la creación y la de industria? ¿Y en la era digital? España no es una excepción, sino lo corriente, en ayudas públicas al cine: lo raro es no tenerlas. Intento reivindicar la calidad de los debates: hay que empezar desde una posición sobre las ayudas públicas a sectores privados y a las artes en general (sí, no, por qué, cómo) para llegar después a si las vigentes y las propuestas generan los incentivos adecuados o crean distorsiones poco edificantes, si son efectivas para sus propósitos o si hay métodos alternativos.

¿Y cómo le va a Pa Negre?

Comentarios desactivados en ¿Y cómo le va a Pa Negre?

Tomo los datos de Pau Brunet: 10,5 veces la recaudación del primer fin de semana (lo más frecuente suelen ser ratios entre 3 y 4). Pau estima que la recaudación puede llegar hasta los 2,4 millones de euros cuando termine la explotación en salas. La película se ha relanzado con los Goya como era de esperar y se ha hecho bastante evidente que ha llegado a mucho público fuera de Cataluña donde bien nos advierte Pau que la película no se conocía. Pero me interesará más saber cómo le va en su estreno online.

Comentarios desactivados en ¿Y cómo le va a Pa Negre?

Documentales malditos

4 comments

Publica El País una larga pieza sobre el documental español. Un género de vida industrial compleja. El artículo resalta constantemente la escasez o falta de eficacia de la ayuda pública. Tienen razón, no recibe el trato que más apoyo le puede dar. Sin embargo, se debe notar que quienes pisan fuerte en el documental español lo hacen gracias al mercado internacional: los contenidos se globalizan como se globaliza todo el comercio. A pesar de la falta de apoyo, viven gracias al mercado mundial. La política inevitable es pensar desde el día uno en el mercado global. Ya comentamos que es mejor pensar, a mi juicio, en quitar el apellido español para el cine y hacer cine. Esto es lo mismo. Casi como pensar que en el documental por el documental y no el producto que es a ojos del espectador: naturaleza, un tema social o histórico… lo que realmente se consume es interés en algo, no un género.

Pantelion en el 2011: puede consolidar el mercado latino como nicho industrial con personalidad propia

Comentarios desactivados en Pantelion en el 2011: puede consolidar el mercado latino como nicho industrial con personalidad propia

La explotación diferenciada del nicho latino como mercado llamémosle autónomo en los Estados Unidos ha estado desaprovechada durante años. El rey del marketing latino en el cine americano, mi amigo Santiago Pozo, lo ha anunciado de modo persistente (por cierto, aparece el día uno en el Españoles en el Mundo dedicado a Los Angeles por si alguien quiere verlo). Televisa siempre estuvo detrás de ello y tras algún fracasó volvió a la carga junto con Lionsgate hace unos meses. Ya tiene algún éxito. Ahora anuncia sus próximos cuatro lanzamientos en un mix entre lengua inglesa y española (el inglés es más seguro, créanme). La cuestión es: ¿cuánto puede hacer la industria local para plantearse aprovechar oportunidades aquí? De verdad, cuesta mucho entender que no se quiera ver con otra mirada…

Comentarios desactivados en Pantelion en el 2011: puede consolidar el mercado latino como nicho industrial con personalidad propia

Aunque quizá para usted, sí

Comentarios desactivados en Aunque quizá para usted, sí

Desmontan Chico y Rita en una crítica de El País, no le gusta a J.O. El texto es una serie de matices y disquisiciones propia de cinéfilos desencantados que me resulta extraordinariamente familiar con mi forma de ver y entender las películas. Pero lo que me seduce es la sentencia final, redactada destacando, por fin, algunos valores de la producción: “¿Suficiente? No. Aunque quizá para usted sí.” Es decir,  lo de siempre, nadie sabe dónde está el favor del público. Y eso que, público, somos todos. Corrijo: nadie sabe donde está el favor que hace al público suficiente.

Comentarios desactivados en Aunque quizá para usted, sí

Filmin estrena Pa Negre en la red

2 comments

Filmin anuncia el lanzamiento oficial de Pa Negre en su site. Era conocido, pero no por ello menos trascendente: una película con repercusión importante de medios consumible en condiciones completamente óptimas desde el punto de vista técnico como jurídico. Yo la veré con mi tarifa plana. Será interesante el que los productores y Filmin compartan dentro de un período los resultados.

El gusto y las opiniones son como… todos tenemos uno

Comentarios desactivados en El gusto y las opiniones son como… todos tenemos uno

Un tipo le pregunta a Fernando Trueba: “¿Por que no haces películas que le gusten al común de los españoles que son fin de cuentas los que pagan con sus impuestos las subvenciones que te dan?”. Me obsesiona la calidad de los debates, una cuestión siempre compleja. Esta pregunta se parece a esa otra que hacen las encuestas televisivas sobre la calidad de la televisión. Son todas preguntas imposibles: el gusto es individual, los medios cuestionados son de masas. Es imposible que todo guste a todos. La creatividad es personal, aunque esté industrializada. El éxito, el gusto del público, un gran desconocido. Si la crítica al cine español para mamporrear las subvenciones se basa en que hay que hacer películas que les gusten al común – que no es lo mismo que producir ignorando a la audiencia – vamos, como con las descargas, por donde no es. Como con la telebasura. Jobs, ese remedo de dios, ya advirtió que la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas.

Comentarios desactivados en El gusto y las opiniones son como… todos tenemos uno

Discursos incompletos

Comentarios desactivados en Discursos incompletos

Le divierte a un magazine del colorín que Bigas Luna opte por presidir la Academia de Cine. Entrecomillan una vieja entrevista realizada por ellos mismos donde el director, literalmente, afirma que él pondría “una alfombra roja a quienes se descargan mis películas. Yo sólo quiero que la gente las vea. Ir contra las personas que se las descargan es una hipocresía brutal”. Después añade, también con comillas, que el malo de la película son, claro, las telecos “que se forran” y no le pagan nada. La tristeza de este debate descargador es que sigue centrado en cómo me dan dinero a mi (excusemos, de momento, que el director, como director, ya cobró su sueldo por realizar la película) y no qué clase de relación entre comercio y creación debemos tener. Si le plantamos un canon a la teleco, volvemos al mismo problema: la creación de una tasa que no se sabe quién gestionará y de qué forma y que desvincula al creador de su creación y su comercio – cuando sea comercio – generando sopas bobas y, por supuesto, trasladando el precio al usuario sin que este tampoco sepa cómo se reparte su dinero. En una lógica devolucionista algo hay que hacer para gestionar una transición a otro mundo con, al menos, menos propiedad intelectual y este esquema – algo a las telecos – podría ser un formato de discusión. Así, los Bigas Luna de este mundo parecen guais cuando son titulados por la prensa (vienen a decir que a la  ministra le crecen los enanos) pero en realidad siguen exactamente la misma lógica. De hecho, la lógica más deseada por lo que rodea a la ministra: págueme y no cuestione. Discutamos el dinero, pero no discutamos la base de su legitimidad.

Comentarios desactivados en Discursos incompletos

Relatos sobre la financiación del cine

Comentarios desactivados en Relatos sobre la financiación del cine

Pablo Herreros me llama la atención sobre esta descripción del proceso de financiación de una película que hace Mi Mesa Cojea, enlace que si no leen primero no les dejará entender mi nota. Tengo objeciones, aunque asumo que el autor es consciente de su propio caracter reduccionista y hasta deliberadamente cómico. La objeción esencial es que no es tan sencillo hacerlo, otra cosa es que no hacerlo con la filosofía subyacente no ha servido históricamente de mucho: hay que conseguir una televisión y eso no es fácil. La segunda objeción es que el ICO no te descuenta todo y que normalmente todas las producciones tienen complicaciones tremendas con la tesorería por los plazos de los cobros. Ganar quinientos mil…¡buf! Tradicionalmente las películas suelen proporcionar el valor de un sueldo (muchas veces bueno) para un productor, director, etc. Hay locos que han hecho las películas sin tener la televisión y sin tener todo el dinero (y dejan sin pagar). Y hay películas en otro rango que juegan en otra liga. En resumen: describe una serie de prácticas, pero está simplificado y falto de detalles relevantes de la operativa legal, hay varios esquemas de subvención. Y hay gente que siempre produce. Como, por cierto, que no es el único sector subvencionado hasta las cachas. Lo que no quiera decir que no me apetezca otra cosa.

Comentarios desactivados en Relatos sobre la financiación del cine

El marketing de Pa Negre

1 comment

El marketing de cine en España es históricamente el gran olvidado, no se sabe cuánto por desidia y cuánto por escasez de recursos. Es muy recomendable leer esta entrada de Juan Hebrera en la que describe el proceso seguido en el marketing de Pa Negre y la participación de la agencia de marketing desde la fase de guión. Es lo que saluda Hebrera y es lo que saludo yo. Pero, para curiosos, merece la pena atender a las cifras: con esas inversiones de marketing – su recomendación, un 30% de la taquilla esperada, en este caso el 40% antes de los premios – las cuentas del cine local no salen ni pueden salir con la taquilla como factor determinante para justificar una inversión. Se sabe, pero no está demás seguir pensando sobre ello.

Lujo pertinente

1 comment

Leo con retraso la revisión de Juan sobre los Goya y el cine. No acabo de compartir su conclusión: le parece que para lo raquítico del negocio debieran tener menos lujo en sus galas y menos ambiciones presupuestarias. Yo creo lo contrario: si algo le falta al cine español es marketing y esta gala lo es. Y no malo. Deben trabajar en reducir su polemización sociopolítica permanente, en ampliar el ámbito de mercado para convertirse más en una fiesta del audiovisual del español y el portugués y dejar la especialización en cine y local que queda corta como remedo de los Oscars. Y hasta de los BAFTA. Pero hace falta lujo y brillo, que el buen paño en el arca se vende. Algunas producciones deberían bajar de presupuesto, pero otras debieran tenerlo alto: que el sistema legal juegue a crear productos para funcionar en el mercado internacional. Las producciones pequeñas que, por ejemplo, David Trueba teme perder, deben buscar un mecanismo de financiación más parecido al arte a base de donaciones y fundaciones. Pero me paso de la brevedad de este espacio. Lo que sí comparto con Juan es que para esta miseria – aunque es un mal año, es coyuntural que sea tan malo – hay que afrontar una revisión de conceptos y supuestos al completo: la sociedad es muy generosa con el cine, pero el cine no parece ser tan generoso cuando cierra filas ante algo tan imperfecto como la Ley Sinde.

Secuelas de Goyas, secuelas de un mal año de taquilla

4 comments
La crítica periódica a la calidad y financiación del cine español regresa con la misma superficialidad de siempre: la que me parece errónea comparación entre importe de subvenciones e importa de taquilla, la insistencia en la preponderancia del guerracivilismo y la marginalidad, etc. etc. Pero también es verdad que el cine español se explica muy mal a sí mismo (a ver, esos blogs de la industria, dónde están) y que todo el mundo naufraga al mirar el futuro: ¿en un mundo globalizado hay que hablar de cine español o de cine? ¿en un mundo transmediático hay que seguir pensando en un producto del siglo XX o en tratar de innovar dentro de las nuevas reglas de un mundo diferente y dar por perdido donde ya has perdido?

¡No esperar, no esperar!

Comentarios desactivados en ¡No esperar, no esperar!

Creo profundamente que la creación no puede estar esperando a las subvenciones y a la publicidad eternamente para salir adelante. Hay que crear ya con lo que tengas. Ponte a rodar ya. Hoy El Mundo recoge la experiencia de Tina Olivares que se ha financiado la película con su dinero: “Esperar a que un productor apruebe el guión, esperar a que se levante la financiación, esperar a que la subvención sea aprobada, a que una cadena de televisión y una distribuidora digan que sí…” El problema es encontrar distribución: hay que pensar desde el principio que distribuirás tú y por y para eso tienes internet.

Comentarios desactivados en ¡No esperar, no esperar!