Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

escasez

·...

Del espectro a las redes: del fin de la escasez como meta política

2 comments

En 2009 yo escribía lo siguiente: “No basta con la red: hay que terminar con el uso privilegiado del espectro por organizaciones que juegan con ventaja en el mercado en cuanto las redes sean ubicuas. Lo poco que no llegue, satélite. Y dejar el espectro para acceso en movilidad. Algún ingeniero sabrá diseñar esto. Es una cuestión de libertad y derechos civiles: ser libres para emitir, evitar gobiernos secuestrados por los intereses de los grupos de comunicación y disponer de grupos de comunicación que no tengan que secuestrar gobiernos para salvar sus cuentas de resultados. Se supone que su función en las democracias, es controlar a los gobiernos permitiendo que la opinión pública esté informada de modo independiente. Que no quiere decir que no sea partidista o partidaria, sino que no está sometida al interés del boletín oficial del estado. Y porque entonces, de verdad, será plural.” Referido por Enrique Dans, me someto a la lectura de una serie de extensas, complejas y fascinantes (sobre todo por lo implícito) recomendaciones y análisis sobre el futuro de la banda ancha en el Reino Unido realizadas por su Parlamento. Las citas decisivas están en sus apartados 141 a 143 e inequívocamente invitan (que no obligan) a dejar el uso del espectro para asegurar una red de alta capacidad facilitando las solución del problema de la última milla. Decía que el informe es fascinante de modo subyacente porque toma partido por un espacio abierto y destinado al uso civil (es decir, entendido como una autopista para todo el que quiera usarla) sin parecer en ningún momento político. De hecho el trabajo es condenadamente técnico, sofisticado y repleto de matices, pleno de argumentos en favor del fin de la brecha digital de personas y territorios. Quizá por ello, no se aborda la cuestión de fondo en lo que tiene que ver con el negocio audiovisual: la propuesta lo que implica es eliminar la escasez implícita en la regulación del espectro por un entorno donde, en la práctica, no hay límite de espacio. Y, si no hay límite de espacio, se acabó la excusa para regular la publicidad, los contenidos y, especialmente, el quién. Quién puede emitir y con qué potencial. Televisión y radio a la altura de lo que fue el papel o lo que es crear una página web. El informe es consciente del salto que suponen sus propuestas (no solo estas, todas) y la dificultad y el tiempo que requieren. Lo aclaran con el consabido nadie dijo que sea fácil, sino que es pertinente, dicho en mis propias palabras. Por cierto creo que los del cine, debieran pujar por este tipo de soluciones porque les abre muchas oportunidades, en vez de llorar por esquemas obsoletos, tengan la vida artificial que tengan. Y para terminar, darnos cuenta de que, efectivamente, hay espacios institucionales donde sí hay capacidad para el pensamiento radical. No es aquí, claro.

La calidad como herencia de la escasez

9 comments

Si no es por Alberto Tognazzi, no me hubiera sentado a paladear el ensayo sobre la mutación de Alessandro Baricco. De esos textos con reputación, que habrán pasado alguna vez por mi mano en las librerías, pero que han sido desechados por cualquier oscuro mecanismo. Qué error. Y nada como en un día como hoy, donde el barbarismo de la red ha terminado con el papel de la Británica, santa ella. Da para mucho, pero hoy me quedo con su forma de describir la calidad en las industrias culturales, ese término contrapuesto al de telebasura, esa falsedad. No es su terminología, pero se refiere al mundo de la escasez ante la realidad no tan lejana de segmentos enormes de población ineducados cuando no analfabetos y públicos reducidos sofisticados únicos consumidores de esa industria que, en realidad, estaba más cercana a la artesanía. De ello sale esta cita: «lo que hoy conocemos como calidad era exactamente la expresión de las necesidades de esa reducida comunidad a la que se dirigían: incluso en el espejo de sus costumbres (el librero, la tercera página de los periódicos, las estanterías en el salón…). Todo el mercado existente lo abarcaban ellos…». Vale para casi todo: el criterio editorial de los gobernantes de las teles públicas de la era del monopolio incluído con sus secuelas correspondientes. No hay tertulia o encuesta que no exija una televisión pública (o privada) de calidad, un mito imposible ante la necesidad de la comunicación de masas de acercarse al mínimo común denominador del gusto que maximice el ingreso y la realidad que la desintermediación demuestra: no existe la salsa de spaghetti perfecta.

Experiencia de precio, experiencia de uso

1 comment

El diario El País lleva toda la semana anunciando cine gratis en distintas promociones. El Mundo traía ayer también en su portada (no tengo imagen) las opciones de contemplar cine gratuitamente. Sobre este fenómeno comenté hace tiempo: la desvalorización del producto en el quiosco – ahora también online – ofrecido a precio cero gracias a un patrocinador. Son esquemas que demuestran que “lo gratis” compitiendo contra “lo gratis” (desde la televisión, a la descarga no autorizada) es un fenómeno real, persistente y posible: las quejas serán como siempre el receptor del dinero y el poder controlar precio y disponibilidad del catálogo: administrar la escasez. Pero como pasa con el caso de Chico y Rita, la pregunta esencial reside en las legitimidades: cómo convencer al consumidor del precio que se aspira a cargar con tecnologías que reducen a toda velocidad la mera posibilidad de fijar el precio que quieres (ausencia de escasez) si todo el mundo percibe que, al final, siempre se ve “gratuitamente” y que los modelos publicitarios lo permiten.  Expertos en marketing suelen decir que la gente hoy vive experiencias más que compras de productos. El futuro son, pues, experiencias. Lo que estamos llamando financiación colectiva, es también una experiencia.