Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

fernando trueba

·...

Aclarando un intercambio de twits

19 comments

Twitter es malo para debatir y yo mismo he incumplido mis reglas personales al respecto: pero, dado que no era yo el iniciador y simplemente me he sumado a un intercambio de mensajes que ha perdido su sentido original (en el que me releo y me siento agresivo, cosa que ruego me disculpen: me escudaré en la herramienta), lo mejor es evitar el límite de espacio y explicarlo. Mi propósito al seguir el intercambio tiene que ver – y creo que se inició – al respecto de las últimas declaraciones que la prensa atribuye a Fernando Trueba y a Mariela Besuievsky criticando la no aprobación del reglamento de la Ley Sinde. Si para Trueba «La cultura es la identidad de un país, lo que permite que la sociedad evolucione» y con eso reivindica la intervención estatal para su actividad, si Besuievsky afirma que «es alucinante que no se haya aprobado, es educación y es cultura, y tenemos que ser muy conscientes de ello» nos encontramos ante un argumento que merece una discusión: si es el dinero y la regulación realizada por los ciudadanos, destinatarios en nombre de la cultura de la oferta que se financia con dinero público en porcentajes mucho más que significativos, ¿no merece la pena discutir si tienen derecho a descargárselas ya que las pagan en proporciones muy, pero que muy considerables? Es Macho, y no yo, el que dice que «si quieres ganar dinero, mejor no te dediques a hacer cine» por no hablar de que la retribución de productores y personal creativo – suicidios aparte – se produce gracias al esquema ministerio+television(es) e independientemente de la rentabilidad que, como sabemos, es casi siempre negativa si todo dependiera del mercado. Es decir: no se trata de afirmar de antemano que tenga que ser así, pero quienes viven de esas ayudas concedidas por la gracia ciudadana deberían estar dispuestos a discutir que, si lo que hacen es cultura para el pueblo, que accedan a ella por otros métodos a los que previeron no es precisamente lo peor. Tiene hasta sentido. Y eso merece un debate público abierto y no llamar ladrón al consumidor. La Unión Europea acepta las ayudas al cine como una excepción al mercado. Si es una excepción, podemos discutir si su acceso puede ser excepcional. ¿Es así en toda Europa? Pues sí. Pero el problema es el mismo. El gobierno suizo acaba de decir que las descargas no crean el daño que se dice y ha decidido permitirlas no prohibirlas. Hay todavía mucho que conciliar y esa es la idea que quería defender.

El exceso de televisión pública sale a la luz

12 comments

Quizá es porque la crisis es la crisis y, tras ella, se vuelva a las andadas. Pero sospecho que nada volverá a ser igual en la televisión pública el día en que otra nueva euforia regrese: la convergencia lo cambia todo, la saturación de oferta lo apuntilla. Lo que brillantemente Juan Varela llamó telestado del bienestar era claramente insostenible (por no decir absurdo, irracional, desmesurado) y ahora se ve. Pero por primera vez veo a políticos locales plantearlo en términos de elección pública cabales y asumiendo la razón de fondo: “Dedicar entre 20 y 40 millones de euros al año a un aparato de propaganda no es de recibo”, explica Ángel Agudo, actual consejero regional de Economía y Hacienda, del PSOE, que asegura que el coste de oportunidad de renunciar a la televisión ha permitido situar a Cantabria entre las comunidades “con mayor nivel de desarrollo de la la Ley de la Dependencia” o contar “con la universidad “mejor financiada del Estado”.  Más: “La televisión pública de la Comunidad Valenciana, Canal 9, tiene 1.800 trabajadores, una plantilla superior a Tele 5 y Antena 3 juntas. También y como este lunes recordó José Bono, el presidente del Congreso, una deuda de 1.287 millones de euros (la congelación de las pensiones durante un año cuesta 1.500 millones) y un presupuesto para este año de 184 millones (equivalente al mantenimiento anual de 552 camas en el hospital de Henares).” Esto se sabía, pero parece que no llamaba la atención: yo creo que es indignante, ahora que está de moda la expresión. La tele pública, como se ve, no es gratis y crea serias distorsiones en un momento en que la oferta de contenidos que puede ofrecer tiene escasa capacidad de diferenciación (por tanto, de necesidad). Aunque Fernando Trueba piense otra cosa.

Aunque quizá para usted, sí

Comentarios desactivados en Aunque quizá para usted, sí

Desmontan Chico y Rita en una crítica de El País, no le gusta a J.O. El texto es una serie de matices y disquisiciones propia de cinéfilos desencantados que me resulta extraordinariamente familiar con mi forma de ver y entender las películas. Pero lo que me seduce es la sentencia final, redactada destacando, por fin, algunos valores de la producción: “¿Suficiente? No. Aunque quizá para usted sí.” Es decir,  lo de siempre, nadie sabe dónde está el favor del público. Y eso que, público, somos todos. Corrijo: nadie sabe donde está el favor que hace al público suficiente.

Comentarios desactivados en Aunque quizá para usted, sí

El gusto y las opiniones son como… todos tenemos uno

Comentarios desactivados en El gusto y las opiniones son como… todos tenemos uno

Un tipo le pregunta a Fernando Trueba: “¿Por que no haces películas que le gusten al común de los españoles que son fin de cuentas los que pagan con sus impuestos las subvenciones que te dan?”. Me obsesiona la calidad de los debates, una cuestión siempre compleja. Esta pregunta se parece a esa otra que hacen las encuestas televisivas sobre la calidad de la televisión. Son todas preguntas imposibles: el gusto es individual, los medios cuestionados son de masas. Es imposible que todo guste a todos. La creatividad es personal, aunque esté industrializada. El éxito, el gusto del público, un gran desconocido. Si la crítica al cine español para mamporrear las subvenciones se basa en que hay que hacer películas que les gusten al común – que no es lo mismo que producir ignorando a la audiencia – vamos, como con las descargas, por donde no es. Como con la telebasura. Jobs, ese remedo de dios, ya advirtió que la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas.

Comentarios desactivados en El gusto y las opiniones son como… todos tenemos uno