Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

gratis

·...

Experiencia de precio, experiencia de uso

1 comment

El diario El País lleva toda la semana anunciando cine gratis en distintas promociones. El Mundo traía ayer también en su portada (no tengo imagen) las opciones de contemplar cine gratuitamente. Sobre este fenómeno comenté hace tiempo: la desvalorización del producto en el quiosco – ahora también online – ofrecido a precio cero gracias a un patrocinador. Son esquemas que demuestran que “lo gratis” compitiendo contra “lo gratis” (desde la televisión, a la descarga no autorizada) es un fenómeno real, persistente y posible: las quejas serán como siempre el receptor del dinero y el poder controlar precio y disponibilidad del catálogo: administrar la escasez. Pero como pasa con el caso de Chico y Rita, la pregunta esencial reside en las legitimidades: cómo convencer al consumidor del precio que se aspira a cargar con tecnologías que reducen a toda velocidad la mera posibilidad de fijar el precio que quieres (ausencia de escasez) si todo el mundo percibe que, al final, siempre se ve “gratuitamente” y que los modelos publicitarios lo permiten.  Expertos en marketing suelen decir que la gente hoy vive experiencias más que compras de productos. El futuro son, pues, experiencias. Lo que estamos llamando financiación colectiva, es también una experiencia.

Esquizofrenia y contradicciones del usuario común

4 comments

Ahora que todo el mundo ora ante el mausoleo de Steve Jobs, todo vecino nos hemos aprendido eso de que el usuario no sabe lo que quiere hasta que se le enseña. Un clásico del profesional televisivo es la contradicción sublime entre lo que decimos que vemos – documentales de La2 y alta televisión de calidad – y lo que realmente vemos con entusiasmo: lo que mide Kantar Media y que, tantas veces, decepciona. Una más: como casi nadie sabe, lo que en la red parece gratis, no lo es (lo siento por los autores que no comprenden la red). Lo que se presenta como gratis es exactamente lo mismo que la televisión en abierto, esa que finamente en inglés llaman free to air, con esa palabra – free – que sirve tanto para cerveza gratis como cerveza libre, una que podríamos reproducir sin patentes. En realidad, se trata de generar datos de la conducta de los usuarios para venderlos a anunciantes (otra cosa es que dé de vivir o quién se lo queda). Jeff Jarvis, que es un pedazo de gurú, ha hecho un análisis detenido de lo que aceptamos en el mundo analógico y lo que no aceptamos en lo digital. Así, el New York Times sería un hipócrita por pedir editorialmente controles para impedir que se traquee (es decir, se trace la conducta de un usuario en un sitio web y se venda esa información a terceros), mientras que sus propias condiciones de servicio a una subscripción analógica son mucho más duras para el usuario que las digitales: pueden vender montones de datos sensibles y sin polémica. Pero el usuario también sería hipócrita. Renunciando a proporcionar información relevante de su conducta, renuncia a una buena monetización del productor que es lo que permite disfrutar gratis de ese excepcional producto. No es momento ahora para debatir sobre eso, que tiene debate. Pero miremos más al usuario: protesta por la telebasura que dice no ver y protesta si le quitan un canal gratuito que no está dispuesto a pagar. Tampoco quiere televisión de pago para salir de la dictadura de las audiencias. Ni hemos visto hashtags en twitter pidiendo cerrar una tele pública a cambio de no reducir prestaciones hospitalarias. Una moraleja que no se deduce demasiado de lo que digo: es mejor pagar y ahí lo dejo que esto se hace largo y el asunto vale para comentar.

Gratuidad y datos

Comentarios desactivados en Gratuidad y datos

En algún tren que coincidíamos, o puede que al comienzo de alguna charla, Carlos Barrabés contaba que cuando marchaba fuera de España lo que le preguntaban inversores de todo pelaje era “cuántos datos tienes” y “cómo los usas”. Los datos, ese petróleo para predecir conductas y asignar publicidad o generar ventas. Los datos, esa pesadilla de la intimidad: muchos están preocupados por su foto en bikini pero, como recuerda Paloma Llaneza, Facebook sabe si eres gay aunque no hayas salido – aún – del armario sin siquiera mostrar tu foto vergonzante y eso es mucho más inquietante, me parece a mi. Barabási tiene nuevo libro y cuenta cosas interesantes sobre cómo se esparcen, lo recomiendo. La industria cultural suele mostrar un discurso obsesionado con la – falsa – idea del todo gratis: los servicios gratuitos se pagan con los datos de nuestra conducta y con el trazado de nuestro perfil para poder venderlo a terceros. Y aquí tienen su doble estrategia: pueden, como la televisión, generar y vender datos con los perfiles de los espectadores, o pueden educar al público en que regalarlos no es una buena cosa para sus vidas privadas y crear un interés en pagar los por otro lado bastante módicos precios de un alquiler prometiendo un trato limpio. ¿Será ésta una tendencia emergente? De momento Fast Company habla hoy de una startup en Singapur – MyCube – que se diseña para que los usuarios vendan el acceso a sus páginas y no comparte datos con terceros. El título es inquietante: ¿debe pagarte Facebook?.

Comentarios desactivados en Gratuidad y datos