Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

Hargreaves

·...

Enmarcando la realidad, en versión MPAA

5 comments

Hace ya muchos meses que la MPAA tomó la decisión de emplear siempre en sus comunicaciones la palabra robo en vez de piratería para referirse a los usos irregulares y/o ilegales que se producen en las redes o fuera de las redes en lo que se refiere a la propiedad intelectual. La razón la justifica su Chairman en razón de que el término piratería se percibe como un delito sin víctimas. La última entrada en el blog del gran lobby de Hollywood arranca con una afirmación de este tipo: “… el Institute for Policy Innovation concluye que actuar contra las webs deshonestas será decisivo para promover la innovación y la creatividad a nivel mundial”. Tiene que ver con los proyectos de ley norteamericanos para bloquear el acceso a páginas webs extranjeras que permiten acceder, vía enlaces o de otra forma, a contenidos protegidos como sucedió con el caso Roja Directa. Lo interesante es que se argumente sobre el estímulo a la creatividad y la innovación: ese incentivo es la clave de la visión del derecho americano (por extensión, anglosajón) sobre la creación de leyes de propiedad intelectual. Hay varias curiosidades: mientras que el artículo original hace una defensa cerrada de estas leyes, no puedo encontrar una sola línea que afirme taxativamente que sean un incentivo o estímulo a la creatividad (todo aderezado con las clásicas amenazas de crímenes y robos, además de llamar ¡comunistas! a quienes se oponen a las leyes de propiedad intelectual). Más curioso aún es que cuando se bucea en la composición del Institute for Policy Innovation se encuentra que uno de sus investigadores (Peter Ferrara, hay que seguir los enlaces internos, no tiene URL propia) ha realizado también trabajos para el Cato Institute, otro think tank muy influyente en posiciones libertarian en los Estados Unidos. El Cato Institute tiene un amplio número de publicaciones sobre los debates acerca de la propiedad intelectual y, aún cuando es partidario de ella, hace una crítica abierta a los defectos y mutaciones del sistema provocadas por las reformas efectuadas por el Congreso. Obvia decir que con la MPAA haciendo de lobby pero, en resumen, no cree que la extensión de la duración del copyright vaya en beneficio de la innovación (posición esencial de la MPAA) o en contra de que las leyes prohiban determinadas tecnologías para proteger modelos de negocio y el copyright. No hace tanto que el informe Hargreaves, encargado por gobierno británico, concluía con rotundidad que la legislación actual, efectivamente, está perjudicando la innovación. El blog de la MPAA hace muy bien en proteger, explicar y argumentar las posiciones de sus socios – algunas de mucho sentido – pero, como todos sabemos, es muy tentador y útil efectuar el tradicional ejercicio de framing para limitar las visiones del problema y llenar los pañuelos de lágrimas con los puestos de trabajo que dicen que se pierden. La cuestión de fondo sobre la guerra de la propiedad intelectual es si son leyes que cumplen sus fines (creatividad, innovación), no la de proteger modelos de negocio (o empleos, para el caso).

El Informe Hargreaves está aquí y avisa de lo que sospechábamos

9 comments

Estoy falto de tiempo para una lectura atenta de las más de cien páginas y me quedo con lo enunciado en la introducción (este fin de semana trataré de hacer la lectura larga). Antes, recordar que fue David Cameron quien, tras su victoria electoral y visto el debate social, encarga el informe, en una prueba de una muy superior calidad del debate en las Islas al nuestro. Superior calidad de debate que queda patente en la pregunta del Primer Ministro al ponente: ¿Podría ser cierto que las leyes diseñadas hace más de tres siglos con el propósito expreso de crear incentivos económicos para la innovación y proteger los derechos de los creadores están hoy obstruyendo la innovación y el crecimiento económico?. Atención, amigos e ideólogos en las revueltas antisinde, ésta es la cuestión, muy por encima de cuestiones de derechos humanos y la descarga ubicua. Quédense tranquilos, la respuesta, como viene anunciando la investigación académica desde hace tiempo es rotunda: . Amigos y compañeros de la industria: ¿esto es todo?. No, es peor y mejor. Es peor porque se habla en definitiva de menos propiedad intelectual y se deja poco bien la labor de los lobbies de las industrias culturales. ¿En qué es mejor? Pues que se reconoce que “esto no quiere decir, sin embargo, que debamos poner industrias creativas enormemente importantes en riesgo“. Sobre lo que es “riesgo” podemos debatir mucho, pero por hacer la historia corta, esta tesis es la que aceptamos personas que hemos llegado a la conclusión intelectual de que el devolucionismo (la progresiva reducción de derechos y la ampliación progresiva de los espacios de dominio público) es no solo la mejor solución, sino la más equitativa: en un mundo repleto de propiedad intelectual el paso súbito a otro sin ella o con muchísimo menos de ella no es ni simple, ni justo, ni enteramente bueno. Discutir cómo se hace esto es, verdaderamente, harina de otro costal. La de Hargreaves es, también, una mirada anglosajona y debe tenerse en cuenta: los problemas del sur son seguramente más acuciantes no en pérdida de derechos, sino en necesidad de acceso a ideas y mercados. De ahí que yo crea que la oportunidad para la industria local consiste en subirse a la ola de este cambio para encontrar más espacio de mercado en vez de seguir la lógica de quien se lo cierra.