Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

Impresión 3D

·...

Mientras Disney ensaya la impresión 3D, aparecen DRM’s y pistolas

Comentarios desactivados en Mientras Disney ensaya la impresión 3D, aparecen DRM’s y pistolas

Gracias a Michel Godin, doy con una cadena de enlaces de lo más interesante: Disney tiene en sus laboratorios la producción de juguetes con técnicas de impresión digital en 3D. Ojo, nada se dice que sea para que lo impriman los nenes, sino que emplean la tecnología de impresión 3D para realizar los muñequitos. Bien, supuesto que salga adelante, será cuestión de esperar el hack que permita imprimirlos en otras máquinas sin permiso y las consiguientes evoluciones creativas del modelo realizadas por la gente: de esa perspectiva ya hemos hablado como nuevo horizonte de la guerra sobre la propiedad del conocimiento y las ideas. En esa misma cadena, se encuentra ya la aparición de DRM’s para evitar el pirateo de figuras en tres dimensiones: a Cory Doctorow le da la risa. Pero la secuencia de enlaces no estaría completa sin la aparición de una nueva amenaza en forma de usos presuntamente inesperados de la tecnología: ¿Qué tal si se pueden imprimir pistolas en impresoras 3D? Ya ha ocurrido. Lo más interesante es que también ha ocurrido ya el típico episodio de acción/reacción sobre lo que la gente puede hacer con sus máquinas y su software: que el fabricante, agarrándose a su contrato de alquiler, se la ha retirado. Suceso que sirve para que Peter Frase construya un largo y excelente artículo en Jacobin sobre el futuro que nos espera: con los antecedentes de la música, ahora serán los diseñadores industriales los que pedirán protección de sus ideas al tiempo que se desmantela al fabricante como intermediario, todo ello unido a la propaganda sobre terribles amenazas sociales (las armas serían perfectas), como ya se ha hecho con la cuestión de la música y las películas: vincularlo a terrorismo, pederastia y cualquier otro mal para crear más espacios represivos. Uno sospecha que la convivencia de piratería y formalidad está aquí para quedarse, puesto que al final otorga cierta ventaja a quien tiene la capacidad de influir en la legislación y llevamos suficientes años de anuncios de un nuevo Armagedón como para perder la costumbre. Frase se pone pesimista y termina inspirándose en William Gibson para evolucionar una de sus citas clásicas: “En el futuro, anticipe que los cárteles del copyright y el estado de seguridad nacional se unan para anunciarnos una nueva: el futuro está aquí, pero a usted no le van a dejar formar parte de él”.

Comentarios desactivados en Mientras Disney ensaya la impresión 3D, aparecen DRM’s y pistolas

Copias, disrupción, innovación, persecución

4 comments

En mi experiencia, una de las cosas más complicadas de explicar o exponer ante los conflictos de paradigma que supone la sociedad digital, informacional o como la queramos llamar, es la cuestión de los bits. Te sientas a exponer tu postura sobre la cultura o los derechos razonando en torno a una realidad que, por lo menos como la veo yo, se cae por su peso, y te encuentras con que esa realidad puede ser algo muy duro de aceptar: si las cosas se hacen de bits, los bits son copiables, imparables y tremendamente baratos. Esta semana en La Red Innova he visto mi primera presentación puramente comercial de la impresión 3D en un evento para lo que en un tiempo hubieran sido geeks y ya hoy es gente corriente. Hoy Antonio Ortiz compartía un artículo de Wired sobre las primeras demandas por colgar archivos para imprimir figuritas de juegos, con lo que podemos decir que ya estamos en el mainstream y que esto va a ser otra oleada de enormes conflictos con leyes mucho más porosas que las de copyright. El artículo llama la atención sobre la potencia de lobby de las empresas de manufacturas, como si los lobbys de las industrias del copyright fueran a su lado las madres mercedarias del convento de al lado de mi casa. Conviene recordar que la industria del entretenimiento construye mucho y modeliza mucho por lo que también nos divertiremos profundamente con la cuestión: cadenas de hamburguesas que, a lo mejor, no quieren pagar licencias de merchandising porque los nenes se han impreso la figurita. O porque este o aquel autor independiente ha clonado decoración y atrezzo. ¿Quien dijo que las guerras del siglo XXI serán o son las guerras de la propiedad intelectual? ¿El conflicto por fabricar a tu medida desperterá otras valoraciones sobre estas protecciones sobre el ciudadano medio atolondrado ante un problema filosófico y económico complejo como es de la propiedad de los conocimientos y que suele reducir a quiero una canción ya y sin pagar? En todo caso, la violencia legal de todo un mundo puesto en cuestión por otra lógica económica va a ser extremada y será interesante ver cuánto presunto cinismo aparecerá: un fabricante de impresoras 3D necesita archivos que le den sentido a la compra de la máquina tanto o más que el operador de telecomunicaciones para vender banda ancha. Y ya saben lo que opinan algunos sobre la razón para tener tropecientas megas en casa.