Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

INCAA

·...

Estreno legal en Cuevana y más paradojas de la nueva distribución

1 comment

Mientras sigo buscando el espacio para argumentar los beneficios del mundo red para los problemas clásicos de lo que conocemos como cine español (insisto e insistiré en la cursiva, es una denominación que ya no alcanza para explicar nada), llego a un enlace que aporta un hecho interesante: Cuevana estrenaría por primera vez una película que no obtuvo distribución en Argentina y que se quedó, por decirlo así, fuera del sistema. El director, que prefiere no tomar partido por los aspectos legales del site argentino, cree que una fracción de los quince millones de usuarios registrados que tiene Cuevana ya es más que suficiente para dar a conocer su trabajo. Esa audiencia se ha construido, obviamente, con el acceso a contenido protegido de mucha notoriedad (no aloja nada, sólo facilita el acceso vía Megaupload) y ese es un aspecto importante. Pero ahora lo que nos interesa es observar como lo que no tiene cabida en las estructuras oficiales (el INCAA) puede, gracias a lo que llamamos la red, ser vista. La cita es reveladora del estado del arte de los verdaderos problemas de hoy: «Hay una explosión de tecnología, todo el mundo puede filmar, todo el mundo puede grabar discos, todo el mundo escribe libros, pero no todo el mundo puede mostrar lo que hace». Salvo que salga a internet: eso es lo que tiene el fenómeno de la desintermediación y el empoderamiento que produce. En unos días, en cuanto su autora lo libere, podremos ver un vídeo financiado mediante crowdfunding en el que una persona con una posición decisiva en la reflexión sobre la distribución online profesional y legal española, dirá que los autores (o todos) debemos contribuir a dar prestigio al estreno en internet. Obvio, se diría en Argentina. Simultáneamente, el mundo de los juegos ofrece otro ejemplo del trabajo de creación de comunidades para soportar la creación: Humble Indie Mumble no sólo recauda 1,2 millones de dólares en dos días (¡también sin DRM!), sino que eligen un sistema de microdonaciones a medida en el que el usuario decide qué parte dona a Cruz Roja y a una ONG dedicada a que los niños enfermos puedan acceder a videojuegos y qué parte va al desarrollador. Todo eso aderezado con información amplísima sobre el dinero recibido que merece la pena ver en su página web. Los nuevos paradigmas empiezan a consolidar sus espacios propios y, cree uno, la cultura no tiene nada que temer: el creador tiene la oportunidad de construir audiencias por si mismo y encontrar su modelo de financiación.

¿Un mercado latinoamericano de cine?

1 comment

Unas declaraciones recientes de Juca Ferreira, el último ministro de cultura del gobierno de Lula Da Silva en Brasil sugieren un intento de crear un mercado latinoamericano de cine. La información, propagada por la agencia EFE y que aparece en multitud de diarios latinoamericanos, no da muchos detalles de si son intenciones reales o meras propuestas intelectuales. Pero es interesante. En realidad, todo parte de la conocida queja por la escasez de espacio de las cinematografías locales frente a la producción norteamericana. Aquí debe leerse la producción norteamericana para el mercado de masas, no otras cosas más elaboradas. Una mirada a las cuotas de mercado de cada país corroboraría la cuestión de la misma forma que en España. Sin duda, esta idea de mercado único es atractiva y comercialmente de interés pero, en mi opinión, además de los conocidos problemas de falta de distribución, matices linguísticos o renta per cápita hay que lidiar con ciertos aspectos de la realidad: el hecho es que a la gente le gusta Hollywood y que si bien lo local compite bien cuando tiene la oportunidad (televisión) la orientación de las políticas cinematográficas nacionales es, en general, identitaria y condicionada por la preferencia del concepto de cine de autor. Una mirada a la reforma del INCAA argentino es una buena piedra de toque: la burocracia extraordinaria y la complejidad institucional que están teniendo que desarrollar para evitar la corrupción es deliciosa de leer. Me recuerda a algo cercano. Las películas que se hacen, al final, las decide un comité que pasa a otra instancia y se forma con estos y con aquellos… El mercado real, quedará lejos. El incentivo para abrir mercados, también. En realidad, uno cree que sólo una alineación de políticas de incentivo fiscal (como la brasileña o la mexicana) reduciendo dependencias de los territorios y que eso sea abrazado por compañías como Telefónica o América Movil, con intereses en todo el continente y que precisan vincularse a sus públicos en la nueva era de la comunicación, puede lograrlo. Si hay disrupción en la comunicación habrá que intentar algo diferente a lo que no ha funcionado, la protección de mercados y sus integrantes, y buscar entornos nuevos donde haya más espacio para competir. Pero ya se les ha metido Netflix. En China, mientras, el proteccionismo a ultranza (sólo 20 películas extranjeras al año) parece funcionarles para la conquista de mercados… en un movimiento que parece buscar el consumo de masas.