Que lo santifique una agencia como J Walter Thompson permite pensar que la oportunidad para publicitarios y productores de contenidos de obtener el favor de las marcas para financiar sus proyectos puede ser algo más que una esperanza.