Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

La noria

·...

Por qué he firmado la petición en favor de Pablo Herreros

4 comments

No lo he hecho porque Telecinco presuntamente haga o sea telebasura, ni porque deba retirar una querella porque sí (nadie es nadie para decirle a nadie cómo tiene que defenderse si cree que las leyes se han violado), ni siquiera porque en el origen de la cuestión yo compartiera la argumentación de la protesta (más bien no). Lo he hecho porque la única lectura coherente es que se trata de una venganza por un fracaso comercial y de relaciones públicas (Mediaset asegura que no lo es). Fracaso y venganza que busca un escarmiento y hasta la ruina a quien cuestiona los márgenes de actuación de una organización poseedora de un poder de mercado abrumador, una posición privilegiada fruto de una licencia otorgada por un gobierno y que le conduce a abusar de su posición: boicotear pidiendo a los demás que no consuman tu producto forma parte del juego que permite tener una mínima higiene de mercado donde, en realidad, no hay mercado, sino un oligopolio muy cuestionable. Es esa posición anómala la que permite gastar el dinero de sus accionistas e ignorar el sentimiento de parte de sus espectadores resucitando una cuestión por la que se llegó a pedir perdón en público. La expresión matonismo legal, me parece adecuada al venir de organizaciones donde el riesgo de quiebra fruto de su privilegio regulatorio es verdaderamente una quimera. Es justo que el lector sepa que como, hablo y me río con Pablo de vez en cuando y que estar en su círculo de amistades puede que invalide mi juicio y mi opinión, pero eso queda en la consideración de quien pase por aquí.

Lecturas interrumpidas (iii)

Comentarios desactivados en Lecturas interrumpidas (iii)

Más cosas que quedaron abiertas en el navegador sin reflexión inmediata. Para quienes llevamos años pretendiendo, aspirando o deseando que el mercado fuera otro y el maná publicitario dejara de centrarse en la interrupción y el granel televisivo (alguna reflexión sobre esto y el dos-punto-cero hice para Evoca), el GRP es la hidra de las siete cabezas. A lo mejor es un signo de los tiempos el que Adrián Segovia se lanzara al cuello. Observen la rotundidad demoledora que produce el hastío: «El GRP es mentira. El GRP convierte la bazofia en masiva, las bajezas en grandezas y pervierte las cuentas de resultados (aunque aún no lo sepan). El GRP ha matado el solito a miles de excelentes contenidos. Ha creado EREs y decapitado directivos, ensalzado a otros y deteriorado, al fin y al cabo, las buenas historias». Si hay que leerlo entero: «¿Qué más da el contenido, si hay GRPs?». Hace tiempo que Adrián también nos dijo que el KPI de una empresa de contenidos, es el contenido. Lo que nos lleva a recordar La Noria, y su fin anunciado para hoy aunque no le cambien el nombre. Creando un círculo perfecto, Eduardo Madinabeitia analizaba la brillante campaña dedicada a Gila de Campofrío, uno de los protagonistas del boicot a Telecinco. Decía Eduardo que «no va a ser una campaña que se emita muchas veces; no va a acumular GRPs. No los necesita. Todo el que la vea una vez la va a recordar». Curiosamente, Jaime Lobera, de Campofrío, reflexiona con hasta veinte responsables de publicidad de grandes marcas en un vídeo que reproduce Javier Regueira y que, más o menos, da por terminado el modelo publicitario vigente: «nos olvidaremos de esta obsesión por la cobertura». ¿Para qué? Para los nichos, la interacción, etc. Pero todo esto, los geeks ya lo decían hace más de un lustro en medio, perdón por el dramatismo, de la ignorancia y el desdén.

Comentarios desactivados en Lecturas interrumpidas (iii)

¿Se puede hablar del asunto La Noria sin citar a Pablo Herreros?

4 comments