Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

Paco León

·...

¿Es el crowdfunding únicamente para los más conocidos?

4 comments

Una casualidad me lleva a contemplar un episodio de America’s Most Wanted. Es interesante porque, siendo un viejo show cuya estructura sería similar a otra cosa olvidada como ¿Quién sabe dónde?, hoy día puede mirarse de una manera distinta: los dos son fenómenos crowd anteriores a la era de las redes. A saber: se pone un caso en manos del público (la búsqueda de un criminal o la de un familiar desaparecido) y con datos de partida comunes la multitud va remitiendo pistas y nuevos datos, útiles o no, hasta dar con el resultado. En el episodio que recupero, en un ejercicio que voy a llamar osadamente de procomún, conduce a que la suma de espectadores genere la información que localiza el criminal al extenderse entre muchos participantes. El procomún en este caso es una recreación de escultura forense de cómo debe ser el individuo en cuestión muchos años más tarde de la fecha del delito. Llevado a la producción fabril o a la innovación, es como cuando una organización regala conocimiento para obtener el resultado de la participación de los demás generando un output superior: el resultado es que se ha hecho justicia a un coste muy inferior que el poner a toda la policía del mundo a buscar al culpable desaparecido. En la fábrica, se acortan los tiempos de diseño y puesta en producción. Pero de todo esto ya se hablaba en The Wisdom of The Crowds y tienen hoy una interpretación muy avanzada en el Manifiesto Crowd de Freire y González-Rubí.

More: Read the rest of this entry…

La defenestración del ACTA, Paco León y el futuro

10 comments

El rechazo del ACTA por el Parlamenteo Europeo no es, en sus caractarísticas íntimas, una especie de Waterloo de la protección al copyright. Señala Martin Schulz, uno de los promotores de la derrota, «que será necesario encontrar otros medios para proteger la propiedad intelectual, “la materia prima de la economía de la UE”». Para los de mi grey, la de los peligrosos libertarios partidarios de la relajación hasta el límite máximo de esta protección, no es alentador. Resulta que, como sucedió con SOPA, el fracaso de estas leyes se produce no porque se cuestione el valor de estos monopolios, sino porque se entra en colisión con otros derechos importantes y a todo el mundo le empieza a parecer excesivo lo que hay que hacer en términos de control social para garantizar que las películas, por ejemplo, no circulen por ahí indiscriminadamente. Lo que es, claro, también bueno. La lectura de Hollywood va en esa misma línea: el tratado estaba descafeinado en sus medidas con respecto a las intenciones iniciales, pero el coste simbólico de pérdida ante la opinión pública hace que para quienes aspiran a un régimen internacional más duro de control todo se va a hacer más difícil en el próximo intento. ¿Se ha llegado entonces prácticamente al límite de lo que se puede aceptar en regímenes democráticos? Sabemos que, a medida que sube el precio, el interés por el uso de software y plataformas para sortear el pago se incrementa. Con o sin Ley Sinde/Wert, o sin Megaupload, otra cosa aparecerá (en realidad, ya existe). Es decir, que el juego de vender películas está condenado a precios bajos, algo que ya sugería la “economía de internet” por su capacidad de limitar la generación de rentas de la actividad productiva. A precios bajos, uno de los escenarios para encontrar modelos de trabajo, consistiría en basarse en inversiones (riesgos) bajos y el apoyo en la capacidad de construcción de audiencias que tiene el artista por su propia cuenta. Audiencias que se identifican con el producto y tienen un fuerte incentivo para apoyar al artista para que saque su producto adelante. Este es el caso de Paco León, del que tanto hablamos y al que, se dice en los pasillos, le está yendo estupendamente en los primeros días de lanzamiento de Carmina o Revienta. ¿Seguir este camino en el futuro le permitirá subir su nivel de riesgo, es decir, el presupuesto que puede asumir?.

Notas sobre Paco León y el estreno de «Carmina o Revienta»

12 comments

No hay una línea de desperdicio en las citas que El País asigna a Paco León en el lanzamiento de su película por tierra, mar y aire. Se puede decir que ha conseguido un importante efecto publicitario al explicar y reproducirse por todas partes su planteamiento. Que es interesante no porque aparezca o no únicamente porque aparezca como alguien que lo hace porque quiere «hacer mercado» (qué gran frase, cuánta reflexión debe llevar haber concluido con esa expresión, especialmente cuando rechaza el calificativo de antisistema). Lo interesante es que muestra como la verdadera consecuencia del cambio de paradigma tecnológico y de su incipiente modo de producción subyacente, es el empoderamiento de los autores verdaderos: no depende de una regulación anticuada, no depende de subvenciones, depende de sí mismo y de su audiencia. Algunos verán en su modelo de bajísimo presupuesto y aportaciones no dinerarias la herencia de la miseria de la producción de cortometrajes, incluso puede que rechacen la cuestión como modelo porque esos presupuestos no son realistas para una producción sostenida y mínimamente industrial. Contiene una base de verdad, pero esto no ha hecho más empezar y lo que vemos es que la cultura, frente a las peores predicciones, no se muere, y que el desarrollo de su marca personal le permite construir una audiencia y una plataforma de marketing propia y que el bajo presupuesto permite enfrentarse a modelos de sostenibilidad económica de bajo riesgo. Seguramente el camino indie verdadero, ese donde reside lo más puro de la autoría cuando al sistema se le llena la boca de palabras bellas sobre el concepto, es el que transforma el sistema, tanto de forma periférica como en forma de spin-off: Dani Calamonte me contaba que Jandro, uno de los artistas de El Hormiguero, sólo tiene que anunciar en su twitter sus actuaciones para llenar las salas donde acude. Si me he equivocado, que vean el efecto de las masas de seguidores de otros artistas, como en el caso de Conan O’Brien al ser despedido. Algunos dirán que es el medio convencional el que crea el personaje – y es cierto – pero también debieran ver que, llegado un punto, el artista se hace autónomo y puede gestionar sus audiencias en su beneficio, especialmente el artístico: los fans te llevan en volandas. Que se lo digan a J.K. Rowling. Y a Visto lo Visto. En el otro extremo, Bárbara López me cuenta cómo el esfuerzo brutal de sacar adelante una serie online (Crónicas de Maia) con recursos espartanos y la ayuda de la web de Antena3 le ha reportado millón y medio de visionados, una fruslería para la tele convencional pero cuántos proyectos editoriales los desearían. Eso sin contar el aprendizaje y el espacio para el futuro que se ha creado: es que he visto a Bárbara luchar como nadie.