Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

twitter

·...

La crítica a las limitaciones de expresión en Twitter ocultan una limitación de libertad mayor

6 comments

Los periódicos han decidido, de toda la vida, qué cartas al director se publicaban y cuáles no. No sólo eso, se reservaban el derecho a editarlas y extractarlas. Nunca nadie llamó censura a estas prácticas. Como es conocido de todos, hemos pasado de un mundo donde el lector solicitaba humildemente al director del periódico que publicara su opinión o rectificación de sus artículos a otro en el que los lectores se convierten en autores/lectores simultáneos, se compran un dominio, emplean una herramienta de autopublicación y dicen lo que quieren sin esperar al dictado del director. Es decir, las personas – se habla mucho del poder de las personas en la red – se empoderan, que tiene que ver con tener poder propio: poder  hacer cosas y ejercer una soberanía en condiciones de igualdad que, antes, no tenían. El antiguo lector y el periódico se tornan pares. Por eso los blogs no gustan nada en los medios, aunque llamen blogs a las columnas de opinión de sus redactores y amigos. Me dirán que al del blog no le lee nadie. O pocos. Que, en el periódico, hay mucha audiencia. Eso sólo es una batalla de mercado en la que, normalmente, los diarios tienen tanta ventaja que indigna que pidan leyes de protección. Por eso cuando se alega que la libertad de expresión está amenazada y que se trata de un derecho humano el que, por ejemplo, twitter no censure, lo que se está eligiendo – queriendo o no – es volver a un mundo mediado donde unos pocos siguen filtrando el poder de decir. La red posibilita la desintermediación y el empoderamiento, así que no se entiende lo de reclamar mediaciones. Es lo que hace El Cosmonauta o cualquier otro que usa las redes para agregar muchos pocos, construir su audiencia y su financiación y no esperar a las subvenciones o la publicidad. Esto sirve para la telebasura y cualquier otro elemento censor cubierto de dignidad en nombre de la protección de la infancia y la dignidad del oficio del periodista, reportero o tribulete. De hecho, que sea la clase periodística la que tanto proteste por estas cosas – con absoluta buena fe por supuesto – no deja de ser, en mi opinión, un reflejo mental de la defensa de un privilegio anteriormente monopolístico: el de decidir lo que sale y lo que no sale. Si damos la bienvenida al Apple Store o saludamos a Twitter como esa herramienta que da voz al pueblo y luego nos encontramos que deciden aplicar filtros (que no salgan penes o que han de cumplir las leyes contrarias o restrictivas a la libertad de expresión de los gobiernos), no tiene sentido llorar, sino explicarle a la gente que puede ser libre de eso: ellos también podrán decidir quién habla y quién no en su propio medio. Y asumir las consecuencias legales, aunque muchas sean disposiciones absurdas o de triste control social.

Vestiduras rasgadas por Twitter: lágrimas de cocodrilo

Comentarios desactivados en Vestiduras rasgadas por Twitter: lágrimas de cocodrilo

Esto es un [Off-Topic]: es muy interesante comprobar el relato sobre la retirada selectiva de mensajes en Twitter contrarios a las leyes de algunos países que están haciendo gurús y expertos en social media. Lo resumo: vestiduras rasgadas. Motivo: twitter, censura. Muchos no han entendido que, en realidad – Galli lo explica bien– es una medida que a esos gobiernos no les va a gustar nada: el twit traspasará fronteras impidiendo la censura que tanto se teme. En realidad, lo que denotan es una conceptualización de internet pobre y deficiente. Que los mismos que explican el efecto Streisand digan que se censura ante la evidencia de que en la red nadie es censurable, forma parte del discurso que se ha instalado en la red y en los medios de masas en el que Twitter es un elemento de liberación y libertad: basta con comprar un dominio, subir una herramienta de autopublicación y hacerlo (por favor, no les llamémos más blog, que luego no nos miden). No hace mucho que El País publicó un pedaso de editorial con argumentos similares alimentando el sueño de que la identidad digital es algo que debe o puede hacerse en servicios cuyo servidor no controlas: Twitter, Facebook y…. Google. Justo salimos de la polémica de la unificación de usuarios  del servicio de Sergei y Larry (me preguntaron en Cinco Días sobre ello) y volvemos a estas cosas. Twitter no censura: lo que explica es que es el dueño del espacio el que impone sus condiciones (exactamente como hago yo aquí, decidiendo cómo, quién y sobre qué se comenta). Si no te gusta, ya sabes: no lo uses ¿no era gratis?. Si quieres decirlo y el dueño no te deja o no quiere, ponlo en tu sitio y enlaza. Si lo que haces (Twitter o yo mismo) te aleja de tus usuarios pues allá tú, aunque yo tengo claro que no me interesa conversar según con quienes o sobre según qué cosas y, desde luego, no quiero comentar mis artículos en un sitio ¡dónde no hay espacio para explicarse!. ¿Me cuesta popularidad? ¿Y?. Lo que (me) importa es con quienes delibero y qué juego de enlaces establezco interactuando con otras personas que, también, tienen su personalidad controlada. Twitter puede ser útil para difundir (destruyendo algo muuucho más útil como el RSS, pero vaya…) pero desde luego no es nada bueno para sostener una identidad digital. Vale para empresas.

Comentarios desactivados en Vestiduras rasgadas por Twitter: lágrimas de cocodrilo

Pasmados por partida doble

3 comments

Vivo en la inopia. Aunque Antonio Ortiz me había dejado algo sobre los #cuatrotuiteros en un comentario, yo andaba a por uvas. Me tropiezo hoy con el enésimo escándalo y la protesta de los presuntos autores. Habría dicho Joan Navarro que los medios estarían pasmados ante Twitter (más feo, se le atribuye a Ramoncín hoy que los medios atienden al chantaje de las redes sociales) y, claro, fueron los tuiteros, se enfadaron, la liaron y le pusieron de trending topic mundial. Qué molón. Miren: yo sí creo que los medios están pasmados por Twitter. No sé si por desconocimiento o demasiado conocimiento: hace poco el diario El País hablaba de censura en Twitter – indignado, claro – reclamando todo tipo de cosas y la restitución de la cuenta afectada y bla, bla. Lo cierto es que en internet, no hay censura: mañana compras otro dominio, te instalas tu propio cms y dices lo que quieres. Por resumir, eso son los blogs. En los blogs, a diferencia de Twitter, hay espacio para pensar y reflexionar, incluso para decir bobadas. Esto último es común con Twitter, pero no lo primero. Así, el diario, en vez de promover la autonomía personal de quienes se crean una identidad digital sugiriendo al usuario que se cree su propio espacio (incensurable, chinos aparte) prefiere reforzar Twitter: la sospecha retorcida es sin son conscientes de que el blog le hace daño al poder del periódico para fijar agenda, algo que Twitter no hace. Twitter y sus trending topics son perfectos para fabricar noticias porque lo tomo como fuente y nos quedamos nosotros el debate. Usuarios de internet que presumen de activistas: tomen nota. Pero, igualmente, los medios están pasmados con lo que filtran y dicen los presuntos creadores y sus coaliciones: todavía estoy por ver que los responsables de la democracia y el control político del gobierno nos hablen de lo que ha pasado en Suiza o se lo pregunten directamente a Joan Navarro. Sin embargo, en el mundo desintermediado de los blogs tenemos debates más ricos y fuentes más diversas. Usuarios de internet que presumen de activistas: tomen nota otra vez, no se trata de que te ratifiquen tu revolución, se trata de hacerla. Uy, lo que he dicho: ¿he dicho revolución?. Ya me pueden pegar. Todos.

Otra vez twitter como predictor de taquilla (y excelente visualización)

4 comments

La Escuela de Comunicación de Annenberg, en la vanguardia de casi todo, acaba de presentar su modelo de estimación de taquilla basado en twitter. Dicen que funciona. Si tiene o no que ver con lo que Hewlett Packard presentó hace un poco más de un año con conclusiones aparentemente similares, no queda aclarado (en esencia, que funciona, que funciona bien y que las regresiones cuanto más sencillas y con menos artificiosidades de análisis de sentimiento, mejor). Pero lo más interesante son dos cosas. La primera, la excelente visualización de los datos que presentan (con sentimiento incluído) que permite entender lo que ha pasado en el fin de semana perfectamente. La segunda, una tendencia que parece emerger: el poder de los medios sociales en tiempo real para conducir a los consumidores al producto audiovisual hacia su primera ventana, allá donde la máxima rentabilidad se decide. Esta es la estrategia para el prime-time, por ejemplo, de Play Television – la empresa de Globomedia – y es la pregunta que hay que hacerse en el cine: ¿viendo los primeros muestreos puede actuarse a nivel de comunicación sobre la marcha para reconducir mercados críticos y condicionar el último momento, la llegada a la sala? Recordemos que pueden organizarse geográficamente los twits. ¿Una técnica para paliar daños y para empujar todavía más los éxitos?

¿Y si twitter y las redes se han convertido en la televisión interactiva?

9 comments

Un título conscientemente provocador y moderadamente tramposo, se trata sin duda de una pregunta para José Luis Vázquez, que tantas veces nos ha ilustrado sobre lo que es la interactividad real y no la especulación a la que tantas veces nos hemos sometido con cosas que nunca han funcionado demasiado bien (eso de los finales alternativos sobre la marcha y el clicar sobre la ropa del actor y comprarte su camisa). El astutísimo vídeo para la estrategia de Twitter sobre el uso de este servicio en los contenidos de televisión y que tanto está circulando (lo merece, aunque por supuesto todo son ejemplos anglos y no los nuestros, que los tenemos) pone en evidencia una forma de interactuar con los contenidos televisivos que seguramente nadie pensó, como nadie los vió decidamente multiplataforma y transmediáticos y, sin embargo, nos tropezamos con ello: la gente comenta los programas con gadgets en las rodillas mientras ve la televisión al tiempo que las cadenas sacan poco partido de ese tráfico porque lo monetizan otros, si bien lo emplean para enriquecer sus propios contenidos y atraer audiencias en un espacio muy fragmentado. Todo esto dicho desde la perspectiva de que llamar por teléfono a una brujita nocturna es una forma de interacción, palabra compleja. Pero recordemos que nadie está mirando las multas ni su extracto bancario por la tele como se nos prometía en la primera borrachera TDT y que, seguramente, la televisión híbrida se dedicará a ver cómo saca partido a estas cosas y no a ver multas ni extractos bancarios. Ahora recuerdo que a todo se le ponía una T: t-commerce, t-administración… e iba a llevar la sociedad digital a todos los confines y edades. Y lo que se ha gastado en congresos.

¡Sorpresa!: Las televisiones emplean las redes sociales para diseñar contenidos

4 comments

No vamos a recriminar a un diario por buscar un titular que incite a la lectura, aunque luego apenas se hable del titular en sí mismo en al artículo, asumámoslo como gajes del imperfecto oficio de la prensa. Pero dice así: “Twitter pide paso a la televisión”. El subtítulo es tremendamente original: “las televisiones se apoyan en las redes sociales  para diseñar contenidos”. Bueno, es el clásico reportaje en el que un medio generalista se presenta como descubridor de América y, en realidad, lo que hace es caerse del guindo. Con un batiburrillo de fuentes (no enlazadas) que consiste en testimonios seguramente tomados de publicaciones norteamericanas, viene a decir que las redes sociales se usan en la televisión y que, a lo que están, es a ver cómo se le saca dinero a eso. Bueno, los autores no debieron ver la toma de posesión de Obama en CNN apoyada en Facebook, no recordarán la creación del personaje y las votaciones para elegir a Chikilicuatre para Eurovisión, la red social que montó rtve para la última Olimpiada, no ven ninguna noche a Buenafuente, ni siquiera a El Hormiguero que es más temprano. O han hecho un poco de indagación para ver las experiencias, esta vez sí, con Twitter de Current TV y la propia CNN, casi desde la fundación del invento de las ciento cuarenta. Para la anécdota, ETB ensayó con Rubén los primeros envíos de Twitter a la televisión en España y Melchor Miralles no ha dejado de explicar a nadie su nominación a los Rose d’Or por Twision. Vamos, que es nuevo. Si es que nos piden que confiemos en su jerarquización profesional y rigurosa de las noticias.

¿Y Twitter qué puede enseñar sobre el interés de la audiencia de los oscars?

3 comments

Si no se ha sabido encontrar la forma de que la sabiduría de las masas diera con los premiados, sí se ha mirado Twitter para estimar qué genera más reacciones en la audiencia televisiva. El blog oficial de Twitter da la relación de mensajes enviados y el valor del hashtag creado para la ocasión, que se dice que ha tenido unas respuesta sonada. Otros observantes producen un curioso gráfico que vincula los picos de mensajes con los momentos de la gala. Hace tiempo que le proponía yo a algunos agentes del mercado que jugaran a cruzar las mediciones de audiencia con los mensajitos de 140 vinculándolos con el minuto a minuto del prime-time. Y a ver qué se aprendía o que estrategias se podían montar para retener público en interrupciones publicitarias o para analizar cualitativamente el abandono o la recuperación de audiencia. Claro que la cuestión es la validez de que algo menos de cuatrocientos mil usuarios enviaran mensajes sobre el conjunto total de la audiencia y de la población. Si se emplea como muestra, sus sesgos pueden invalidar mucho. Pero no sé cuáles son.