Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Cámara de vídeo “segura” para el activismo

Hemos comentado recientemente la labor de Witness tratando de poner una cámara de vídeo allá donde haya que dar un testimonio que contribuya a proteger los derechos humanos. Hemos comentado como una de las premisas básicas de un activismo efectivo en la red consiste en proteger la identidad de quiénes de alguna forma se ven involucrados, especialmente cuando se muestran rostros (es vídeo) o, además, se dejan con facilidad nombres y vínculos (las redes sociales). En cooperación con The Guardian Project están trabajando en una aplicación para Android que permite grabar vídeo y automáticamente proceder a la ocultación de los rostros de quienes son retratados. “Secure Smart Camera”, lo llaman. Los usos que se proponen son muy  lógicos, lo que no deja de restarles interés: borrar el rostro de quienes aparecen por detrás de un entrevistado, evitar problemas si el teléfono es confiscado por la policía, borrar todo lo que pueda comprometer y poder conectarse cuando se bloquean las redes.

Comentarios desactivados en Cámara de vídeo “segura” para el activismo

¿Qué tal si todos los defensores de los derechos humanos tuvieran una cámara de video en la mano?

Es lo que se dijo a sí mismo Peter Gabriel hace veinte años cuando vió el vídeo del apaleamiento de Rodney King, uno de los mayores escándalos de abuso policial que se recuerdan. Se descubrió gracias a un videoaficionado en la era previa a las redes que grabó toda la acción. Por ese hecho y esa reflexión se fundó Witness, una organización que se dedica a fomentar, divulgar y enseñar el uso del vídeo para difundir las causas de derechos humanos. Ahora cumple veinte años. Su labor se ha visto apoyada por YouTube y forma parte de lo que yo entiendo como audiovisualización del mundo.

Vídeo, activismo y derechos humanos

La gente suele decir con mucha alegría que las últimas revoluciones suceden gracias a Facebook. O que el activismo se da – en buenas condiciones – a través de esta herramienta. Si la cosa va en serio (es decir, cuando te arriesgas de verdad), para la policía es lo más sencillo del mundo identificar a todos los rebeldes: fotos, identidades bastante reales, el grafo social perfectamente dibujado. Ver al capitoste de Google en Egipto regalando a un posible represor la identidad de todos sus seguidores no tiene precio. Los blogs son menos controlables y más anónimos. Pero en fin. El vídeo tiene también riesgos: mostrar tu rostro no parece lo mejor cuando las cosas se ponen feas. YouTube hace tiempo que dio unos consejitos en asociación con Witness. Hace poco esta organización vuelve a la carga y dedica una entrada a dar consejos para garantizar el anonimato a los proveedores de servicios.

Comentarios desactivados en Vídeo, activismo y derechos humanos