Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Otros

No me gusta nada OpenTalent, pero…

Escrito por el 29 marzo, 2009 – 10:348 Comentarios

Una lectura apresurada de la contextopedia de los Exploradores Electrónicos bastará para apreciarlo:

“Un argumento común dice que los rankings ayudan a mejorar. La pregunta es ¿a mejorar qué y según qué criterios? Porque lo que es mejor desde el punto de vista de un ranking global no es sino lo aceptado como mejor en la mayor de las subredes.”

La iniciativa OpenTalent se presenta con la aparente intención de crear un fenómeno de filtrado de talento por la red, una forma en que las votaciones del público (¿la red? ¿las subredes de los participantes?) generan un cierto consenso que premisas ciertas de la red, que todos sabemos más, debe llevar a una decisión más acertada que la de los expertos. Pero una lectura esta vez atenta de las bases y la forma de conceder premios y ayudas junto al resultado de las votaciones, sólo da que pensar. Mi opinión: se trata mucho más de una operación de marketing que el intento decidido de una entidad financiera de promover la innovación. ¿Hasta cien mil euros sólo si nos gusta y encaja con las prioridades del banco? ¿Por qué no dicen los criterios que realmente emplearán? ¿No dicen que se trata de proyectos de base tecnológica que mejoren el entorno empresarial y social? ¿Y le discuten la pasta al ganador? ¿Son los intereses del banco los de la sociedad?

Quizá el que en este momento esté encabezando las votaciones una serie para la web como es Malviviendo, refleje mejor que nada lo defectuoso de la iniciativa. Malviviendo es un producto audiovisual, no es una empresa ni una innovación tecnológica. Sin querer hacer comparaciones estéticas (que no tienen que ver), se está eligiendo Malviviendo como se eligió a Chikilicuatre. Es bien cierto que esa elección popular refleja un éxito que los expertos negaban, pero la selección de un proyecto de innovación empresarial o técnica no reside en que sea popular entre el público en general o, en los términos empleados, en la subred más grande. Sirve también para que una subred más pequeña recaude dinero para un proyecto audvisual, por ejemplo. Lo que sirve para encontrar artistas y contenidos de masas no sirve, en mi opinión, para extraer la premisa que plantea el banco: “el interés tecnológico y de innovación para la entidad”.

Yo puedo hablar por mi campo, los proyectos presentados al área de imagen y sonido, donde contemplo una curiosa mezcla de iniciativas que no tiene ningún sentido que compitan unas contra otras (que haya un ránking sobre ellas): ¿cómo comparar proyectos de contenidos con plataformas de desarrollo de canales? ¿tecnologías de transmisión de imágenes con tecnologías de visión artificial? La información limitada que se puede dar en las páginas más los considerables niveles de expertise que se requieren para juzgar si hay hechos diferenciales en algunos planteamientos (la tecnología es muy compleja de entender) son elevados.

Me produce una mezcla de asombro y cachondeo leer algún proyecto que parece que no se ha enterado de qué va el mundo del vídeo en la red (por cómo lo vende) y que acumule muchos más votos que proyectos con una base más seria, dentro del absurdo de hacer competir a churras con merinas. Si habláramos de puro emprendimiento, la capacidad de los gestores para vender sus proyectos por la red tiene un valor estimable, pero si estamos enfrentándonos a la innovación y la tecnología, mundos fronterizos más característicos de visionarios y talentos escasísimos difíciles de comprender esto no pinta nada bien y remite a mis peores temores: la innovación es una actitud personal y social, aquí estamos creando algo profundamente español, la pura apariencia de que innovamos y fomentamos la innovación.

¿Y el pero? El pero es que el propio raquitismo de la actitud social hacia el emprendimiento y la innovación, no digamos al valor de la ciencia, conduce a que el noble derecho a fracasar que tiene todo emprendedor e innovador ni siquiera pueda ser normalmente reconocido: ¿dónde se encuentra dinero? Somos un país donde se puede adquirir una ventaja competitiva suficiente en el mercado local copiando lo que se hace en el mercado global por lo que casi se puede decir que no tiene sentido arriesgar más de lo debido probando soluciones que aún tienen demasiada incertidumbre. Resultado: financiar proyectos que no tengan una base consolidada de mercado es un fenómeno casi imposible.

Muchos han criticado en la red el esfuerzo de autopromoción de diferentes proyectos. ¿Quién puede culparles? Es lo que el sistema creado por el banco ha provocado. Desesperados en busca de financiación mientras exploran un mar desconocido, tan desconocido que requiere el sentido del riesgo de una Isabel la Católica que le pagó un viaje de enormes promesas y poquísimas garantías a un tipo que proponía locuras, los emprendedores e innovadores a los que se dirige este concurso tienen que luchar por cualquier fuente de financiación y promoción por muy absurdas que sean las reglas.

Todo esto no tiene que ver con la mayor o menor bondad de los proyectos: importa el caldo de cultivo, que la gente se equivoque, enfrentarse a la realidad. Si tienen modelos de negocio razonables o no, si requieren mucho más capital y estructuras de lo que han previsto, eso es otra cosa. Lo que sucede es que el banco está jugando con la red y los innovadores porque no se compromete a nada y crea un sistema perverso que seguramente expulsará a la verdadera innovación y no crea una estructura de mérito. En definitiva, no fomenta nada y sirve para hacer creer a la sociedad que se apoya la innovación y la creación de empresas.

Pero a falta de pan, buenas son tortas. Si les interesa el desarrollo de los proyectos audiovisuales en el entorno de la red y las nuevas tecnologías, pueden agraciar a alguno de ellos con su voto y a esperar a ver si les sale y ven algún dinero. Allí hay gente conocida de esta casa como Balzac, Verycocinar o Zapper TV. Les deseo mucha suerte.

P.D.: Por cierto, ¿cómo se puede tener tal castaña de web?. Y ya que estamos: el banco de los miles de millones de beneficios racanea cien mil euros a emprendedores minúsculos en un concurso hecho para su propia imagen. Luego te dicen los políticos que hay que cambiar el modelo productivo. Seguro que todo esto se dice en cócteles que sumados todos puede que sean más que el dinero que llegue a los emprendedores.

8 Comentarios »

  • Luis Rivera dice:

    Comparto tu escepticismo sobre los concursos de startups, al final las iniciativas que ganan concursos sirven para ganar concursos y demuestran poco más.

    Respecto al peligro de esto, no sé si conoces “The Cult of the Amateur” de Andrew Keen, creo te resultaría una lectura interesante en linea con tus comentarios

  • Gonzalo Martín dice:

    Gracias, Luis. Ese es un libro interesante, pero no comparto su tesis principal: la cultura no muere, eso es una leyenda de los que están instalados en el statu quo. En el caso de Opentalent no se trata del amateurismo de los participantes, sino del amateurismo de los organizadores… o su falta de interés en emplear la red con inteligencia. Esto es humo para crear imagen.

  • Consultor Anónimo dice:

    Como no podía ser de otra forma, estoy 100% de acuerdo. Bueno, 95%: yo ni siquiera veo bueno el “a falta de pan, buenas son tortas”. Es verdad que hay dificultades de financiación, pero también es verdad que hay inversores profesionales que, cuando ven un proyecto sólido y solvente, apuestan por él (y ahí tenemos decenas de proyectos que, sin tanto bombo y sin salir en ningún sitio, consiguen dinero).

    La dinámica del concurso (de todos los concursos de este tipo) es perversa desde el inicio: ganar votos no es sinónimo de nada más que de capacidad de movilizar a tus fieles, pero no de lo bueno o malo, razonable o ridículo, que sea el proyecto en sí. Claro, al banco y a la organización le viene muy bien, sale en muchos sitios, los “aspirantes a emprendedores” se encargan de hacer la promoción gratis y se pone la etiqueta de “apoyar a la innovación”…

    Y el premio… ¿100.000 euros, a quien nosotros veamos, y eso “ya veremos si llegamos a un acuerdo”? Es el chocolate del loro, hombre. ¿Cuánto dinero invirtió el mismo banco, por ejemplo, en Strands? Si comparamos esos 24 millones de dólares con el “premio” de este concurso nos damos cuenta de hasta qué punto es ridículo. Lo de Strands sí es apoyo a una iniciativa. Esto es una iniciativa de marketing muy baratita.

    Si una entidad quiere de verdad apoyar a la innovación y atraer proyectos serios y solventes, define un presupuesto en consonancia y lo invierte siguiendo criterios profesionales. Todo lo demás son ganas de hacer ruido.

    Ahora bien, creo que en el pecado está la penitencia: a un concurso de este tipo atraes lo que atraes. Por usar una analogía: las topmodel no se presentan a Miss España.

  • Gonzalo Martín dice:

    Completamente de acuerdo con el 5%: sí, si hay gente solvente. Pero quiero decir que el emprendedor, bueno o malo, se tiene que agarrar a lo que hay y no le culpo: estas iniciativas no profesionalizan la búsqueda de dinero. Y ocurre lo que dices muy bien dicho: que la que va a miss universo no juega miss españa. Aunque alguien malvado dirá que en puridad para ser miss universo primero has de ser miss españa.

    Ni siquiera estoy seguro que Strands sea “el proyecto” pero la clave no es esa, sino que existe un mecanismo para financiar la apuesta aunque salga mal.

  • Luis Rivera dice:

    Hummm…. interesante

  • Alvaro dice:

    Pues más o menos como la “oferta de empleo” aquella de la isla australiana 😉 que en realidad no era una oferta de empleo, si no un concurso que explotaba la viralidad del concepto. Más de lo mismo, una promo para el banco y luego efecto meneame/chikilicuatre en los resultados.

    Como de costumbre.

  • Anonymous dice:

    Hablo como participante de Opentalent. Desde que se puso en marcha la iniciativa saqué mis conclusiones, y no se han modificado, porque el tema es evidente.
    1. Opentalent es una campaña de marketing de BBVA con el objetivo de transmitir la imagen de que el banco apoya al tejido industrial(campaña paralela diciendo que son los que más ICO´s dan), la innovación y el espíritu emprendedor.
    2. El sistema de votaciones no es más que una estrategia para conseguir banners gratis. En el caso de Malviviendo, estoy seguro que se aceptó el proyecto por un tema de difusión.
    3. Se plantea una inversión como un premio, cuando el objetivo de una inversión es multiplicar lo invertido en forma de ganancias.
    4. Es evidente que con 100.000 euros no se levanta ningún proyecto competitivo.
    5. Todos los concursos sin excepción son una pantomima que sólo benefician a quien los convoca, son útiles, eso sí, desde el punto de vista de los participantes (con la mentalidad adecuada) para preparar proyectos nivel teórico imitando un contexto real.
    Y al margen del concurso como pre-emprendedor. He confirmado que está todo el pescao vendedido, y el resto, son casos extrañísimos o pura propaganda. La imaginación, que es lo que produce creatividad e innovación, es un valor peligrosísimo que hay que controlar en todo momento. Es materialmente imposible crear un proyecto puntero si no es con la ayuda de la industria, que será quién decida quién sube y quién no, dependiendo del mercado ( es decir, de la peligrosidad de que se le haga competencia. El dinero cambia de manos, pero el número de manos es siempre el mismo.

  • […] Un antiguo emprendedor americano, de esos visionarios del primer internet, me dijo una vez que no se trataba del dinero, sino de la calidad del dinero.  Al ver el papel de distintas entidades financieras y sus fórmulas de financiación a emprendedores de empresas en sectores innovadores y de alto riesgo cabe preguntarse frente a lo que estamos: ¿es verdadera gestión de riesgo o es publicidad institucional? ¿Se adoptan criterios de lo que los especialistas en inversión llamarían equity y no riesgo? ¿No son las pequeñas cantidades que se invierten gotas en el océano de los grandes activos de estas organizaciones que un día están organizando conglomerados para Bolsa y otros en su obra social? ¿No genera eso un acercamiento a los proyectos carentes de la mentalidad entre tiburonesca y loca del venture capitalist? Las bases del Open Talent del año pasado invitaban únicamente a la suspicacia. […]