Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » Contenidos para la Era Digital, Distribucion Online

Coppola, enunciando el espacio exterior de la digitalización

Escrito por el 28 diciembre, 2009 – 7:585 Comentarios
Coppola, enunciando el espacio exterior de la digitalización
coppolaInvertiré una sentencia habitual en estas páginas: si el dinero está en el copyright – por lo menos hasta el momento – el alma del negocio está en la creatividad. Los problemas del mundo digital serán resueltos por el talento. El artista que de verdad lo es lo que busca son cauces de expresión. Francis Ford Coppola:

Lo digital abre horizontes y el cine se torna maleable. Es la primera vez que hablo de ello, pero me gustaría rodar una película que fuese diferente de un día para el otro. Que la película proyectada el lunes no fuese igual que la del viernes. Una forma maleable y viva de hacer cine, que pudiese controlar desde mi casa y enviar a todas las pantallas que quisiese. Este es el milagro digital, no el de hacer volar a Superman. Sólo el live y la experiencia única pueden hacer frente al DVD.

Una forma de pensar más allá del límite de las opciones actuales. Pero supongamos que alguien crea una red de salas capaz de hacerlo. Con la proyección digital y la idea de ampliar el uso de las salas, puede no tardar, la cuestión es dar con el espectáculo: si alguien puede recrear lo que de modo espontáneo suponía The Rocky Horror Picture Show y convertirlo en una combinación más masiva de shows en los que la acción cambia en el tiempo, tendremos una forma de reinvención de lo que hemos venido llamando cine.

Aquí hemos hablado del 4D
y, aunque estoy forzando las palabras de Coppola, no creo hacerlo en su esencia: en cierta forma, es volver al cabaret. La gente de teatro, que tan decisiva ha sido en grandes momentos del cine de ahora y de siempre (desde Orson Welles a Kenneth Branagh o Sam Mendes) tiene mucho que decir en reinventar lo que fue el sueño industrial de la sociedad industrial: veo en televisión cómo se crean salas para efectuar juegos de rol mezclados con pantallas y videojuegos, estamos hartos de ver esas emulaciones en el campo de batallas y ejércitos. En la era de las redes sociales y de la gente conectada, una era que aguanta mal dos horas de silencio sin mirar el movil, las combinaciones de proyecciones mutantes con interacción en espacios cerrados deberían crear el nuevo entretenimiento fuera del hogar.

Dos notas más. Dice Francis Ford inmendiatamente antes de la cita: “Hay algo interesante en el aire en estos momentos en el universo del cine. Como el pirateo, que no se podrá detener. Todo se ha tornado reproducible. Y por eso vuelvo a mi live cinema”. De lo abundante a lo escaso, sin escasez no se puede cargar un precio diferente a cero. La segunda:

Pero, al final, hacer cine es estar de acuerdo con la idea de que se va a perder dinero. Mas, aun así, la cosa funciona.

Seguramente por eso su última y sus últimas películas se ruedan en países como España donde se aprovecha un sistema de ayudas e incentivos en el que no se busca el retorno económico sino el sostenimiento de la producción. Está bien ensayar con el dinero de otros, mucho más si no hay que devolverlo, pero seguramente el Coppola que recordaremos es el de las películas en las que, con discusiones memorables con sus productores, se trabajaba para recuperar la inversión. Ni el circo ni el cabaret se sostuvieron sin vender entradas, copas y palomitas. Aunque los artistas necesitan explorar en el riesgo puro (bien lo sabe gente como Coppola, capaz de perderlo todo por una película) para encontrar las ideas que terminan funcionando. Eso será siempre así y, el conflicto que contiene, inevitable.

P.D.: ¿Hemos dicho ya que es dificilísimo ganar dinero con una película si sólo te dedicas a financiar la producción del negativo? Bueno, hoy máster digital.

P.D.: Cada vez más productoras españolas abren unidades dedicadas al mundo escénico: lógico, se busca donde lo que no se puede emular en el hogar. Pero no se ha roto todavía la división de negocios con espectáculos no diré transmedia, pero que sí que rompan la división entre cine (o televisión) y teatro. Supongo que lo veremos cuando se pueda hacer en más de un local a la vez. Demanda creo que hay. Pero el caldo de cultivo se está produciendo. La TDT no va a dar para mucho… pero si alguien combina performances con canal en abierto y le sale bien…
Créditos: la imagen de Francis Ford Coppola pertenece a la galería de Fikirbaz, distribuida con licencia CC

5 Comentarios »

  • Juanjoc dice:

    Gonzalo… ¿y los juegos? ¿Por qué no puede ser lo que se consume en un sillón producto de una combinación de UGC (no es eso Gran Hermano de manera incipiente) con contenido generado por ordenador en tiempo real (también llamado juegos) con producción profesional a la antigua usanza? Y ese sillón, ¿no puede ser el del cine?

    Y ahora que lo pienso la visión de arriba está ya creada para el textual en lainformacion.com. Lo textual siempre llega primero porque es más fácil de manejar. El vídeo viene después.

    Se me va la pinza, quizás.

  • Gonzalo Martín dice:

    Yo creo que todo es posible: que se tienen que inventar las combinaciones de off y on para crear nuevos espectáculos donde haya quien pague una entrada. Una cuestión es ¿por dónde empiezan las historias? Al final,parece que todo empieza por convertir algo en un evento social y, cuando eso ocurre, todas las combinaciones pueden empezar a funcionar. El problema, como siempre, es que nunca se sabe lo que el público acepta. A cada nivel de inversión (riesgo)

  • […] Otra consideración no presente en el artículo merece  hacerse sobre, al menos, el producto clásico hindú: es más fácil de verse varias veces. Uno de los problemas de la explotación audiovisual frente a la música, es que la misma pieza musical se escucha muchas veces en la vida, pero raramente repetimos películas. O sí. Los segundos pases siempre han tenido intención de captar públicos que se han perdido el pase original, aunque hay un selecto grupo de fans que puede ver infatigablemente sus obras de referencia. Los tropecientos pases que lleva Aquí no hay quien Viva en las cadenas temáticas debieran hacernos pensar. Pero mucho más el cine hindú que, por supuesto, responde a clarísimos patrones culturales, donde la estructura narrativa (sabida de memoria por el público) está repleta de escenas de baile y canciones que entusiasman a los seguidores. Pasiones como las que muchos tenían y tienen por Moulin Rouge:  además de los elementos de precio y experiencias no copiables, el diseño del producto tiene algo que decir (recomiendo leer esta nota que hice sobre Coppola). […]

  • […] una propuesta audiovisual. A la vista de la evolución de la tecnología y el potencial que los artistas parecen percibir ya en un entorno tecnológico que permite la remezcla sin fin de los contenidos y su crecimiento y […]

  • […] que ha sucedido con Twitx, estaba más o menos anunciado: Coppola ya decía hace año y medio por lo menos que aspiraba a realizar una película cuya proyección fuera diferent…, sea por la vía del montaje o por la vía del puro show. Quizá algo desordenadamente yo hablaba […]