Una mirada rara a la causa de Pablo Herreros
6 noviembre, 2011 – 17:18 | 18 Comentarios

Ver que un puñado de anunciantes ponen los pies en polvorosa porque un blogger la lía… eso no se había visto por estos lares. De la madre de El Cuco, El Cuco y sus crímenes …

Leer el texto completo »
La Sociedad Red y el Audiovisual

Contenidos para la Era Digital

De la Red al Televisor

Distribucion Online

Modelos de Negocio

Pulsiones
Corolario al síndrome de Aute
La clave es observar esto: “la escasez en la que crecí”. De la escasez a la abundancia, al cambio de reglas y al cambio de la forma de organizar tu cerebro. La antísesis[..] Leer más
Hace 30 años que El País dijo que la industria musical estaba acabada: al hilo de la caída de Pirate Bay, Series Pepito…
Hace pocos días recordábamos el fracaso de Aute como explorador del futuro: la música, que no iba a existir, existe. Mientras los sospechosos habituales nos regocijábamos,[..] Leer más
Inicio » La Sociedad Red y el Audiovisual

Por una consulta pública

Escrito por el 4 enero, 2011 – 16:5410 Comentarios
Por una consulta pública

Dice Adrian Johns en su historia de la piratería : “Lo que está en juego, al final, es la naturaleza de la relación que queremos que mantengan entre sí la creatividad, la comunicación y el comercio”. Es decir, nos atrevemos a decir, que las modificaciones en los modelos de producción y las relaciones humanas que introducen la digitalización y las redes, obligan a revisar las bases de todo lo que se desarrolló en las tres grandes siglos del capitalismo desde su punto de partida y, sería absurdo, sin reflexionar sobre sus bases. Las de la propiedad intelectual.

Muchas son las voces que insisten en decir que es hora de efectuar la enésima revisión de las leyes de propiedad intelectual. La mía, pequeña, también piensa que es el camino. Tras el clima de concordia mediático obtenido por Alex de la Iglesia en el famoso encuentro con personas de la red, conviene plantear si tiene sentido profundizar ese diálogo de una forma real, democrática, sin prisas y con la creación de un verdadero debate social. Lo que implica no centrarse en descargas sí, descargas no.

No ha mucho que David Cameron anunció sus intenciones de estudiar reformas (nada más llegar al gobierno, por cierto), resuenan todavía los comentarios algo apocalípticos en los que se decía que con las leyes europeas Google nunca se hubiera inventado en Europa (uno piensa que no se ha inventado en Europa, punto, y que no lo ha hecho no por la ley o no sólo por la ley sino por otro tipo de contexto de la innovación, basta con fijarse en Quaero). En Canadá también se abrió consulta pública. La UE lo hace constantemente para multitud de temas, esa misma Unión que tiene comisarios que recuerdan que esto no es cuestión de los caprichos de los profesores de derecho de la era de Gutenberg, o que el modelo actual no funciona. Nuestra ministra, curiosamente, considera que si no se hacen consultas públicas sobre las hipotecas u otras propiedades, no hay que hacerla. Salvo la sensación de prisa y ansiedad que suele mostrar la responsable de Cultura, me parece razonable que estimara invertir más tiempo y conseguir un alto nivel de deliberación y consenso social (que no es el de los partidos, es el de las personas): durará más, se cumplirá mejor.

Revisar las bases de lo que conocemos como propiedad intelectual no es un asunto de freaks o de libertarios ilusos. Al menos únicamente. Juan Alberto Belloch, hace ya unos cuantos años, al hacer su aproximación al mundo del software libre (y a la sociedad) en la campaña que le llevo a la alcaldía de Zaragoza, dijo: Mientras los políticos sólo hemos abordado Internet para prohibir, regular y restringir, en una lógica ajena a la red, hay un naciente tejido social haciendo otra cosa. Esa otra cosa va desde el software libre a El Cosmonauta, cosas que reclaman otras reglas de juego.

Una consulta pública debiera ser un procedimiento por el cual un grupo de personas de probada independencia y suficiente cualificación designadas por los poderes públicos, recibiera el conjunto de aportaciones de cualquier ciudadano, grupo social o entidad que quisiera hacerla y, con ellas, presentara un informe con propuestas de reforma a esos mismos poderes públicos. Digo debiera porque no aspiro a decir cómo debe hacerse, no tengo experiencia en esos procesos. Pero sí me atrevo a proponer la idea (más gente lo ha hecho, creo) y a sugerir qué tipo de preguntas debiera hacerse al conjunto de la sociedad:

  • ¿Cómo modifica la sociedad en red las premisas de la creación y la divulgación de la cultura?
  • ¿Cómo se crea el mejor incentivo para la creación y su difusión en la sociedad red?
  • ¿Qué aspectos de la legislación actual impiden, dificultan o desincentivan la creación en este entorno?
  • ¿Qué propuestas legales pueden hacerse bajo los esquemas anteriores para el corto y para el largo plazo? (Asumiendo que la transición de una sociedad industrial a otra en red es un proceso difícil de acotar en el corto plazo)
  • ¿Cómo afecta a la situación real de los autores los cambios anteriores y las propuestas legislativas realizadas y qué medidas de apoyo, soporte precisan para su adaptación?
  • ¿Cómo afectan los cambios anteriores y las propuestas legislativas realizadas a las llamadas industrias culturales y cómo se propone abordar su reconversión?

Como en los referanda, nunca las preguntas son inocentes. Siempre tienen carga ideológica y, las mías, la tienen. Pero es una propuesta. Sería interesante ver otras, que alguien discuta, que le den la vuelta a lo que digo, etc. Como siempre, un servidor no tiene ninguna esperanza de nada, pero le parece positivo extender la idea de una revisión desde los principios con un debate social amplio. Soy consciente de que mucha gente se ríe de estas cosas, y no suele faltar la desconfianza implícita en la predisposición celtibérica al uso más bien comedido de la razón, desconfianza que suele ejemplificarse con el interés social por la señora Belén Esteban, madre militante y ex novia de torero. Pero eso es simplicar la sociedad, no es lo que se ve en los blogs y en cientos de grupos de todo tipo que hacen cosas todos los días. No abordarlo por esta creencia sólo es un estúpido complejo de inferioridad colectivo. Me excusen.

También me suelen recordar que el problema de la propiedad intelectual es internacional y está englobado en industrias, valga la redundancia, globales, regidas por leyes y tratados internacionales de alta complejidad. En efecto, pero ¿qué otra cosa podemos hacer? Poner granos de arena. A los suecos no les importa ser minoría. En la UE hay cargos públicos que dicen que no cesarán de explorar ideas. Hay personas en España de probada talla académica y profesional para contribuir a preguntas como estas con nivel internacional: desde el mismísimo Manuel Castells, hasta Juan Urrutia, pasando por Juan Freire y Javier De la Cueva. Añado a José Luis Orihuela y a Carlos Scolari. Me dejo muchísimos, y he elegido perfiles que estudian el mundo digital, pero me parecerían casi obligados. Es el turno de quienes me leen.

Créditos: la fotografía pertenece a la galería de Rodger Levesque, distribuida con licencia CC.

10 Comentarios »

  • […] This post was mentioned on Twitter by Gonzalo Martín. Gonzalo Martín said: Por una consulta pública sobre reforma de propiedad intelectual: por si quieren ustedes comentar http://ow.ly/3y0qy […]

  • Bárbara dice:

    Al margen de la propuesta que planteas sobre la consulta pública, podrías esbozar cómo o desde qué principios abordarías la necesaria reforma de la propiedad intelectual?

  • Olga Gil dice:

    Hola Gonzalo,

    Yo creo, y no soy original, que “The trade costs of lost from infringement depend on where you are in the World.” Es una frase de Nathaniel James, de Mozilla Foundation, en el congreso Future Web 2010 en North Carolina el mayo pasado. Vamos, que los mas pobres y los menos organizados, mas chinchan (pero no en los distintos países, sino también dentro de los países). Es el problema de la acción colectiva. Por eso funcionan tan bien los chiringuitos que no lo tienen, como por ejemplo, CEDRO o Sociedad General de Autores, la SGAE, que cualquier día verán a su tio de la vara, sino lo han visto ya, jajaja!

    También creo que el debate está viciedo y es una pérdida de tiempo. ¿Como defender crisis del cine cuando Youtube es el lugar donde mas se busca? ¿Como defender crisis de la industria editorial cuando un video juego cuesta 40 euros y tiene un gran mercado? ¿No será que los hay que no quieren adaptarse a lo que pega? Pues chicos, dejemos las discusiones y vayamos a lo que pega.

    Os dejo por si aporta algo este tabajo de reflexión de dos semanas tras un viaje ex-profeso a Estados Unidos en Mayo para cubrir la casposidad (el apelativo se lo pongo hoy, no se lo puse antes de hacer mi estudio), de la propiedad intelectual, para una revista española. Entreviste a personas con puntos de vista muy interesantes. El artículo sufrió recortes en la revista pero aquí lo tenéis completo: http://olgagil.es/blog/2010/09/01/copyrigh/

    • Gonzalo Martín dice:

      Comparto algunas de tus sensaciones. No sé si servirá para algo, en Canadá están bloqueados con la nueva ley y los argumentarios son exactamente los mismos que aquí. La ley que discuten, con dos intentos fracasados ya, no deja contento a nadie. En teoría, liberaliza más usos. Es ligera con las descargas (mucho más ligera que en Francia, aquí no hay avisos), amplía los usos educativos del material protegido a juicio de muchos de forma irresponsable. Pero ha tenido un debate social tremendo, en primer plano de la agenda pública, justo lo que se hurtaba por la vía de la Ley de Economía Sostenible.

      Si sirve o no sirve (dos acepciones, si “no sirve tener debate” o “si no sirve cualquier ley que se haga”) no debe renunciar a que se haga. Y, creo, que en beneficio a largo plazo de las “industrias culturales”, puesto que serían partícipes de un proceso de cambio de paradigma más suave y equilibrado que la tensión permanente contra la sociedad. El tipo de declaraciones “policiales” de algún lobbista anunciando que irán contra los usuarios me ha parecido un calentón de boca: si lo piensan realmente la resistencia social y la deslegitimización de cualquier forma de remuneración “privilegiada” a los autores será probablemente irreversible.

  • Isabel dice:

    Como siempre, mucho que pensar. Una consulta ciudadana es un objetivo tan necesario como difícil, pero entre elites la cosa tampoco se va a solucionar. De entrada porque tampoco están todos los que debieran (y no digo más).

    Este todo para el pueblo pero sin el pueblo acelera la descomposición del sistema. Igual es lo que tiene que ser para que la ciudadanía despierte. O que despertemos, porque moverse en las capas altas a veces puede ser lo mismo que perderse entre las multitudes.

    Leí el post y me fui a un concierto. Igual por eso me ha dado por la divagación filosófica y algo he escrito en mi blog. En fin, algunas palabras y pocas aportaciones.

  • […] bastión. Es decir, se corroboraría el sentimiento de por qué en España no es posible hacer un cuestionamiento público de la materia pero en otros países sí. Igualmente, se corroboraría la dificultad de discutir […]

  • […] con el pesimismo cansancio de quien lleva mucho tiempo diciendo y explicando, propone Gonzalo Martín la realización de consulta pública, Y hace su propuesta sobre las preguntas que deberían formularse a una ciudadanía que suele […]

  • […] que a veces entran dudas, pero también que la vida se abre camino, lo que tenemos que saber hacer es dejar de quejarnos y […]

  • […] con el pesimismo cansancio de quien lleva mucho tiempo diciendo y explicando, propone Gonzalo Martín la realización de consulta pública, Y hace su propuesta sobre las preguntas que deberían formularse a una ciudadanía que suele […]